domingo, julio 03, 2005

Amor y frivolidad

Amor: "Ya se que hace un día soleado y es domingo. No obstante hace dos días que empezaron las rebajas y hoy está todo abierto. Sé cuanto te gusta ir de tiendas, así que si quieres ir yo te acompaño".
Frivolidad: Tengo un armario tan lleno de ropa que no se qué ponerme. Realmente no necesito nada más. Mi gusto por las tiendas es puro instinto recolector y consumista. Me muero de ganas de ir de rebajas.
Reflexión:
Las necesidades de techo y comida son cuantificables y pueden satisfacerse para la mayoría con unos recursos relativamente homogéneos (uno puede comer pan o caviar , 2 o 5 veces al día, pero no pasa de ahí). Pero las necesidades accesorias son insaciables, lo que constituye el verdadero motor económico del sistema.

Conclusión: Creo que propondré plan alternativo: paseo, periódico, tapas, cine, rollo....

1 comentario:

Xurri dijo...

hiedra | 03 julio 2005

Una vez mas el amor ganó la partida.
Me gusta este final feliz