miércoles, septiembre 28, 2005

Estrés lingüístico

Nacimos en un hogar castellano injertado accidentalmente en el Cor de Catalunya. Cosas de los tiempos y los coles religiosos, no necesitamos aprender el catalán hasta la transición. Luego nos vino el inglés, con la colonización cultural y laboral. El francés fue una anécdota desaprovechada, lamentablemente, como mis pinitos con el alemán. El italiano, a nivel de playa.

La cuestión está en que me agobio cuando estoy rodeada de gente con dominio diverso de diversos idiomas, y no se/me entienden. Sin fluency, que diría aquel. Mi espíritu de pastor de los pirineos se angustia con el deseo de reunir un consenso comunicativo en el rebaño. Evitar a toda costa situaciones tensas. No quiero que se enfade nadie, que nadie se vaya, que nadie se sienta excluído, maltratado...ufff.

Por ejemplo, camarero encantador que se dirige en estupendo y normalizado catalán a mi padre, o mis tíos por tercera vez, tras constatar perfectamente que ni lo hablan ni tienen intención de hacerlo: aarrrrgggggg.

Por ejemplo, dependiente en sitio público de gran afluencia de público en Barcelona, que persiste en el uso del castellano con un consumidor catalán con rastas y banderita estelada que tengo inmediatamente delante en la cola de caja: aaarrrrrrrrrrgggggg.

Por ejemplo, teleconferencia con los USAs donde tras 10 minutos de esfuerzos vanos por entender de qué se ríen desconecto, y de repente alguien dice: Could you share with the group your impression on this, Xurri? Y Xurri que no s’ha enterao de la misa la mitad suelta aquel socorrido: pardon me? the line is quite bad today...: aaaaaarrrgggggggg

Por ejemplo, reunión europea donde la francesa da su brillante opinión supuestamente en inglés y nadie pilla una coma, ni la primera, ni la segunda, ni la tercera vez que lo explica: aaaaaaaaaaarrrrgggggg.

Me estreso, por si alguien es intolerante. Por si alguien se siente excluido. Por que no me salen las palabras y no soy yo. Por si es culpa mía. Si lo he propiciado o no lo he evitado. Por si me toman por tonta porque no me expreso. Por que no me acuerdo de dónde y hacia dónde van las tildes en catalán y en castellano, porque se me escapan tildes en inglés.

Quiero un traductor universal como el de Star Trek.

9 comentarios:

Albert dijo...

Suposo que hauria de tenir un comentari a la recàmara per aquestes ocasions, però la veritat és que no estic massa fi. Diria que la qüestió es prendre alguna mena de decisió general de om vols funcionar tu (per exemple, i em sembla molt bé, mirant de ser tant comunicativa com puguis) i deixar que les "coses" que no estan al teu abast et rellisquin una mica. Ja veig que et costa i tampoc sé massa com s'aconsegueix, però engoixar-se o atavalar-se per funcionaments (lingüístics ode la mena que siguin) de la resta dela Humanitat no és bó per a un/a mateix/a. Consti que no he estudiat psicolgia, però n'he pagat algunes sessions.A veure si es nota. I, epr cert, no t'havia agraït "personalment" la teva abraçada "teletubi". La vaig sentir molt. Gràcies.

Alfredito dijo...

Hemos convertido nosotros solitos un sistema de comunicación en una mierda pinchada en un palo. Algunos hasta en una bandera o una frontera o un método de exclusión incluso. La Torre de Babel simboliza perfectamente ese desastre. Te comprendo.A mí cada día me preocupa menos todo esto. En mi pueblo te dicen aquello de "perdona pero no sé hablar castellano" y ya se sienten autorizados a hablarte en gallego sin parar. Es así.

Xurri dijo...

Albert, gràcies pels consells, a veure si algún dia aprenc a ignorar una mica la humanitat en general i la que m'estressa en particular.
Quin riure quan he vist el teu post amb anotacions en castellà per a visitants!!! (clar que quan he llegit el tema del post se m'ha passat el riure... he passat molt temps entre parets d'hospital i en tinc el record molt present.

Alfredito, a mi también me importa cada vez menos, pero me indigesta la inflexibilidad. Yo intento adaptarme a todo (lo cual es fácil porque tengo poca personalidad) y me repatean los que llegan e imponen, sean locales o foráneos, sean mayoría o minoría. Hombre, vamos a ser un poco buenos todos, que es más fácil, jolines...

Grigri dijo...

Tengo que darte la razón Xurri. El gran problema es la inflexibilidad.
Para mí es un gusto pero también un gesto de "apertura" mental, aprender e intentar hablar otros idiomas.
Es inevitable que haya quien hace del idioma, un motivo de confrontación. Pero no me parece una actitud positiva. Es signo de la propia identidad pero en lo esencial es un medio de comunicación. Es un instrumento puro y duro, con una única utilidad: entender y que te entiendan.
No es tan difícil no?
No debería serlo...

Hanna B dijo...

comunicación tambien es empatia, podemos no entender nada de lo que dice el otro aunque sea en el mismo idioma...
pero que las personas que atienden al público sean tan deficientes es un problema local nuestro. hay demasiados sujetos que imponen SU lengua y olvidan (no saben o no quieren?) la profesionalidad que implica hablar siempre la del cliente... que pais.!

Luc dijo...

Yo también siempre intento adaptarme, pero como hablo catalán con acento de guiri, muchos catalanohablantes, aunque me entiendan perfectamente, insisten en hablarme en castellano, por lo que muchas veces me encuentro en situaciones surrealistas. Y cuando hablo en castellano, algunos me contestan en inglés. Obelix diría: Estan bojos, aquests catalans.

Totalmente de acuerdo que el hablar o no hablar ciertos idiomas no tendría que ser un acto político, como también pasa muchas veces en mi país natal.

denke dijo...

Nacido en Barcelona de padres catellano parlantes, criado a caballo entre el Vallès y Mexico, con visitas continuas a Italia.
He dado gracias tantas veces por haber aprendido a hablar tanto el castellano como el catalan perfectamente que no sabria contarlas.
Siempre siempre siempre, procuro contestar a la gente en el idioma que me hablan. para mi los idiomas no pueden ser una barrera, ¡al contrario!
Tenemos que aprender a despolitizar la cultura.

Pelut dijo...

En general, me suscribo a todos los comentarios anteriores.

Por cierto si alguien logra adelantarse a los de Star Trek y patenta el Univeral Translator, que me lo diga, que suscribo una hipoteca pero fijo que me agencio con un ejemplar, aunque sea una versión beta.

Uy… ahora que pienso... mejor, si ese aparatito lleva incorporadas subrutinas de inteligencia social-emotiva y logra que hable un poco más... Sí! dije H A B L A R, parece fácil pero no lo es, al menos para mi, que reconozco que tengo cierta atonía verbal (no afonía, que el problema no es para estudio de otorrinolaringólogos, sino de los que se encargan de lo que tenemos un palmo más arriba...). Parece que el que programó mi cerebro no tenía claro el aspecto lúdico del habla, más bien le dio un matiz de necesidad... Y así hago, hablo si hace falta (bueno y a veces ni así) pero eso de hablar para ”romper el silencio” no quedó registrado en mi ADN.
Venga saludos a todos, y aunque soy catalán, os lo cuento en castellano para que veáis que la flexibilidad está en todos los pueblos.
;-)

Luc dijo...

Hola pelut, si algún día se arregla el error en tu cerebro, avísame, porque yo tengo el mismo error.