lunes, septiembre 26, 2005

La risa tonta

Hoy cenando hemos tenido el placer de compartir un auténtico ataque de risa tonta adolescente con nuestro angel particular. Se reía sin sentido, por todo y de todo, pura hilaridad absurda, cayéndole lagrimones por la cara. Contagiosa.

Me ha recordado mis ataques de risa inadecuada- compartida con mi hermano, ambos presos del catastrófico descontrol- en plena regañina severa de mi padre. O aquellos ataques reprimidos con la compañera de pupitre durante las clases de filosofía o física en el instituto, en pleno silencio sepulcral, delatados por un "hiiii" sofocado y patético de inspiración asfixiada.

O aquel desafortunado incidente en los bancos traseros de la iglesia en el responso de un vecino, otra vez mano a mano con mi hermano. O aquel enrojecer congestivo con mi amiga, en pleno claustro de la facultad. El ridículo no tiene límites.

Pero la risa franca es deliciosa, aunque sea absurda. Si además es racional, produce agujetas y endorfinas a chorro. Bien.

9 comentarios:

Hans dijo...

Qué envidia, Xurri. Me hace falta un "encane" de esos. :-D

Alfredito dijo...

La risa nos transforma en otros, mejores, más dispuestos a la comprensión.
En ocasiones, es el único modo de sobrellevar todo esto.
¿O no? (como diría Bo Peep)

tenblog dijo...

que guay....

Hanna B dijo...

me encanta ese placer! sobretodo si te puedes desahogar libremente. a mí me daba por reirme con mi hermana en el ascensor cuando nos encontrabamos algun adulto serio. y en los sitios donde no se podia, claro, tipo iglesias, bibliotecas, etc... autentica histeria compartida.. "hiiiiiiiii"!!!!!!

Xurri dijo...

Hanna, ¿no te pasaba que cuanto peor era reirse, más risa? Recuerdo auténtico dolor de espalda y de barriga y de garganta, de no poder respirar, incluso de pasar mal rato, pero a la que había via libre (acababa la clase, la misa, salías del ascensor, de la biblio)se pasaba el ataque...

Hanna B dijo...

sisisi, esas explosiones de risa contenida y la sensación de ridi, claro... :)) pero se llegaba a pasar mal, si, con ese esfuerzo por no reir...el dolor de la risa contenida, que rimbombante queda oi?

Diablilla dijo...

Dicen q sonreir purifica el alma!! Sonríe, seguro q de haber estado allí me habrías contagiado xD
X cierto, siempre he oído q hay q sonreír al menos una vez al día ... jejeje hoy has sonreido??? xD

besitos

Luc dijo...

En el colegio, todos teníamos miedo a aquel profesor de química. Y claro, los dibujos que la sombra le pinto sobre su calvo (como si fuera tan gracioso) nos daban la risa tonta. Horroroso, pero lo echo de menos.

Pelut dijo...

De pequeño, yo era un modelo de estudiante y no sólo por las notas, sino sobretodo por lo de ser "bueno" en clase... Todos los 'profes' me adoraban (puagh casi me doy asco ahora, repelens totalis!!)

Bueno, pues imaginaos la cara que se le quedó al 'profe' más serío de todos, Don Hilario (Domilario o Dromedario pensaba entonces), cuando se dió cuenta que la hilarante super-risa que compartíamos dos ocho-añeros (o quizás tenía 9??) casí en primera fila se debía al haber descubierto un uso indebido del diccionario. Ejem, entre otras, nos desternillamos al leer la versión academica de "nalga": cada una de las dos partes carnosas del trasero (creo recordar)... Mis orejas todavía recuerdan con trágico horror hasta que punto los cartílagos pueden llegar a soportar un estiramiento sin romperse (suerte que no soy un Ferengi -los trekies me entenderán-)... y los dos seguíamos entre riendo y suplicando que parara...
Pues eso, baje muchos puntos aquel día, pero anda que no me reí con esa palabreja y muchas otras que descubrí aquel día…