viernes, septiembre 16, 2005

La Xurri y el Volvo

Érase una vez una Xurri pequeñita que trabajaba por primera vez cobrando poquiiito poquiito en un sitio graaande graaande al que llegaba en metro, a la que llegaban todos los mayores en coche. En ese sitio los mayores aparcaban sus coches todos de ladito, ordenados en batería, tanto más cerca de la puerta cuanto más mandaba el mayor en cuestión.

Un día la pequeña Xurri estaba trabajando en su mesita cuando por la ventana vio venir una nube neeegra neegra que se acercaba deprisa. Un viento muuuy fuerte empezó a agitar los árboles en torno al edificio, y en un momento el cielo se puso de tormenta. Se vieron dos rayos tremendos, luego tres, los truenos casi instantáneos después. Y entonces se oyó romperse el aire con un rayo y un trueno a la vez, tan intensos que Xurrita estuvo a punto de esconderse bajo la mesita, de miedo. El suelo tembló, la luz se fue y todo el mundo salió asustado al pasillo del tercer piso.

Enseguida supieron que en el séptimo y último piso había impactado un rayo que había abierto un boquete en la fachada. Había caído cascote al parking, aunque sin heridos. Ufff. ...!!! pensaron todos, que suerte!!!!

Tal como había venido, la tormenta se fue, en 5 minutos. Entonces corrió la voz: LOS COCHES!!!. Todos habían recibido escombros como proyectiles, desde el séptimo piso. Trotaron escalera abajo para mirar (el ascensor no iba), movidos por el morbillo del proletario pobre.
El suelo estaba tapizado de escombros, que habían perforado techos y suelos de todos los coches causando tenían grandes agujeros en la chapa. Los dueños se lamentaban, alguno (a) lloraba...

Y entonces Xurri lo vio. Con el techo lleno de muchas piedrotas de 40 kilos, el suelo limpio bajo él, la chapa casi intacta. Una ventana rota, y basta.

Y se juró a si misma: Cuando sea mayor yo tendré uno, y así no me moriré nunca.

Tuvieron que pasar varios años y promociones para que una Xurri crecidita y suficientemente solvente al fin cumpliera su sueño con un volvo 850 de segunda mano para su uso exclusivo, sin compartir con varón alguno. Que cuida y conserva desde que lo compró, hace ya 110.000 kilómetros, sin reprocharle los 70.000 que ya había vivido sin ella. Y que le sorprendió en la convivencia por lo fácil que es conducirlo, y cómo gira, y qué comodísimo, y qué estable.

Desde entonces no puede imaginar su vida con otro. Y vivieron felices, y tal....

11 comentarios:

Hans dijo...

Iba a enrollarme.

Quédese V., simplemente, con lo siguiente:

:-)

La historia es estupenda.

Hanna B dijo...

xurri, te veo muy escandinava en tus preferencias :)
yo trabajé muchos años con suecos y les cogí tal tirria que no queria saber nada de productos suecos. ahora ya he superado esa fase de rebeldía anti sueca y reconozco que lo que es bueno, es bueno. y si el volvo es bueno, pues lo es. o lo será, que yo de coches nidea...

Xurri dijo...

Hans: verídica 100%. Tengo testigos.
Hanna: Pues ahora que lo dices... es verdad!!! No me había dado cuenta que en general lo nórdico me gusta! sus coches, sus muebles, sus arenques marinados, sus galletas y hasta el esquí! pero reconozco que más de una vez he oído a los que los conocen bien renegar de los suecos: su talente altivo y su complejo de superioridad, su frialdad humana y tendencia depresiva, y del mal vino que tienen (y eso que beben mucho!).
Pero son guapotes, mira... y esa pinta progre...

Luc dijo...

Cuando yo era pequeño soñaba con ir a vivir a Escandinavia (me habían dicho que los morenos valen mucho en el mercado del amor) y mira dónde he ido a parar. Pero al menos tengo sus muebles. Que disfrutes de tu Volvo.

Xurri dijo...

Luc: Una vez pasé 1 mes trabajando en Islandia... y como soy morenita (aunque nada del otro jueves, a fe mía) pues arrasé.

No lo descartes, creo que el mito es cierto...

Hans dijo...

Siejke... en la Patria NO SABEMOS VALORAR LO QUE TENEMOS, CUNTS!!!

;-D

Suyo,

Hans

Dicarlo dijo...

Seguro que no trabajas en una empresa de automoción y estás en el departamento de marketing de VOLVO? ;-) Me encanto la história

denke dijo...

Ostres... jo encara dec estar en la fase "denkitu" i sembla que em tocara esperar x tenir el meu (tambe)desitjat volvo.

Felicitats, i fas be de no tirar en cara aquells 70000km

Xurri dijo...

Tan feliz de mi cochazo!!! y eso que de vez en cuando se le afloja el tubo de escape y/o el catalizador y parece que lleve cencerro; también le ha fallado el abs, que abese iba y abese no, y también me ha tocado cambiarle los inyectores. Secuelas del paado? cosas de la edad?
Yo le cuido y le amo igual.
Pá que veas calamar que de marketing niente di niente.

Tranki Denkito, para cuando caigas en la cuenta ya tendrás tu volvo y un porron de años que ni sabrás de donde te llueven. Aiiisss, parece que fue ayer.

Faro justiciero dijo...

Xurri, comento en tu blog por primera vez, y sólo me viene a la cabeza un chiste machista relacionado con la similitud fonética entre "volvo" y "polvo". No me juzgues mal... xD

Xurri dijo...

Pues un Volvo dura de 10 a 20 años, y te puedes fiar de él, no sé donde le ves la similitud...;-))