sábado, septiembre 24, 2005

Passió castellera

Reconozco que nunca me han llamado las banderas. Al contrario, suelen producirme cierta urticaria.

Por un trauma infantil: hija de madrileños que ingresó a los 10 años y sin saber una palabra de catalán en colegio catalán integrista lleno de hijos de catalanes de pro -clase política y burguesía en general. Nunca me integré, y me generaron cierta esquizofrenia de la que aún arrastro el deje de intercalar frases en castellano cuando hablo catalán, lo que me da un aire de pija odioso.

Cabe decir que, en mi esquizofrenia, me considero a grandes rasgos de aquí: hablo catalán habitualmente, hasta con mi ninia y lo escribo sin problemas (con alguna faltilla- como el castellano por otra parte), si bien en general suelo esquivar las manifestaciones ostentosas del fet diferencial. Además desde entonces aborrezco los caganers, los tiós y demás lindezas de la escatología "nostrada" y me ponen de los pelos las sardanas y su irritante musiquilla.

Pero hay una salvedad: mi auténtica pasión castellera. Y es que eso es deporte: nada de barça ni chorradas deportivas con pelotita (perdón señores, no se me ofendan, es mi condición femenina).
Lo de los castells tiene un mérito tremendo. Desde la organización inicial a la diversidad de los que participan, pasando por la colaboración y la ayuda mutua, el valor demostrado del primero al último, esos niños chiquitines y tan valientes, trepando castillo arriba esos chicos y chicas en el medio del castillo, temblando y aguantando el equilibrio y el peso, esos sólidos señores en los bastimentos, ese gentío contribuyendo en la base. Y la competitividad: cada vez más alto, cada vez más difícil. Emocionante.

Hoy he estado viendo castells bajo un sol de justicia en las fiestas de la Mercé y estoy entusiasmada.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Sol de justicia, así te pones de justiciera.
La justicia es otra cosa, arrebatada nena del atolondre.
De costalera te veo.

Diablilla dijo...

Te dejé un comentario en el anterior post a este. Pensé q lo había echo en este, pero bueno ...
Muy curioso tu post ... está bien enterarse de cosas nuevas xD

bexets

Hanna B dijo...

yo tampoco soy fan de los símbolos ni de muchas tradiciones, pero de pequeña el caga tió me hacía muucha ilu, y ciertas sardanas me tocan la fibra..
el món casteller lo tengo lejano, no me llega mucho.. me angustia verlo y pensar en todo ese peso que aguantan..
yo faig país con la butifarra amb mongetes i los platos tradicionales :)

Diablilla dijo...

Gracias x tu visita!! Tú tb eres bienvenida siempre q quieras, estás en tu casa!!
Tienes razón en cuanto a comemmt ese. A mí tanta p junta no dejó, pero sí algunas como bien has leído. Mira, cuando me harte de verlo, yo tb lo borraré. No es algo q me resulte grato de ver, pero ... eso sería darle importancia a ese y paso.

Un beso y volveré. Me gusta tu blog!!

Hans dijo...

Ah... o sea que lo de mi jurgofobia trae causa e mi lado femenino? Bien, bien: siempre es bueno conocerse.

Lo de los castellets representa bastante una de las características mejores de la sociedad catalana, si se me permite la generalización. Frente al tremendo individualismo de mi tierra (yo soy muy individualista, pero si el individualismo sólo es el respaldo de una obtinación egocéntrica imbécil, cosa que pasa demasiadaa veces por que la gente da de sí lo que da de sí, pues francamente mejor no), la idea del aporte individual ordenado a la consecución de un fin común. Lo de la estructuración de la sociedad catalana y esas cosas, vaya.

Las sardanas... Bueno, pues como casi toda la música folklórica, no es que sea cosa que me interese demasiado (la verdad, prefiero armonías musicales tradicionales salidas de tradiciones que no deberían ser mías, he de reconocerlo. Pero la globalización tiene eso. Los galos lo llaman colonización cultural). Lo cierto es que... vaya, no recuerdo ahora el nombre del pífano ése sobreagudo de uso sardaní que me pone un poco enfermo.

Grigri dijo...

A mí concretamente els castells me ponen los pelos de punta.. Me gustan tanto como me aterran (ostias, ahora no sé si con lo del "aterran" acabo de enchufarte una catalanada..!). Me gusta verlos pero lo paso mal. Ese intringulis en el estómago, la respiración entrecortada.. Muchas veces pienso: ahora viene aquí un extraterrestre (o un terrícola de cualquier país que no nos haya visto nunca) y se piensa que somos una panda de locos, que estamos como p cabras, que cómo puede ser que no tengamos mejor manera de pasar el rato...
Pero es verdad que los castillos humanos tienen mucho de "germanor" y de trabajo en común que los hace aún más bonitos..
lástima, a veces, de alguna gralla que desafina!!! jejeje..
un beso

Albert dijo...

Un servidor no "fipa" ni amb els castells ni amb les sardanes, però reconec que tinc una certa coseta a la panxa quan veig com pujen els castells que, per cert, ideolgògicament (aquí hi fa falta tothom) em recorda molt el meu esport predilecte, el rugbi, amb pilota, ovoidal això sí (sorry, sóc un hme, ho reconec). De les sardanes et diré que no m'havien gardat mai, però ara que enfilo la recta final cap als 40, ja no em desagraden tant i fins i tot sóc capaç de parar a escoltar-les una estona, com aquest diumenge amb el meu petit (ell sí que va flipar, però és que flipa amb tot). Serà que em faig gran. En qualsevol cas, hi ha una tenora al disc de Joan MAnel Serrat sobre poemes de Joan Salvat Papasseit que m'emociona, em osa els péls de punta i, algun cop, em fa plorar. Nostrat? No ho sé.

Hans dijo...

American foot-ball: juego de bestias practricado por bestias.

Fútbol asociación: juego de caballeros jugado por bestias.

Rugby: juego de bestias jugado por caballeros.

Albert dijo...

Hans, jo vaig jugar a rugby amb uns quants quilos més dels que tinc ara (que no arribo no als 65) i et puc assegurar que de "caballeros" en vaig trobar molt pocs. Això sí, la frase és collonuda, com ho eren els tercers temps (les copes i cançons amb l'equip contrari després del partit). Sorry epr la intrusió, Xurri.

Xurri dijo...

i tant, Albert, aixó és casa vostre.

(Ya lo creo, Albert, ésta es vuestra casa)

((Of course, Albert, mine is your home)

Creo que ya tengo nuevo post: ese estrés que me crea el bi-tri-lingüismo... soon in your screens...

Hans dijo...

:D
Me alegra que te guste la frase, Albert. Y sí, también sé de la excelencia de los terceros tiempos rúgbycos (muchísimo más sanos, y por ello caballerescos, que los de otros deportes de enfrentamiento, estarás conmigo).

Xurri, no te dés mal. He aquí la demostración empírica de que gracias a Paca La Culona un problema ínfimo (la voluntad de algunas personas de hablar en un idioma diferente) se convirtió en un problema gravísimo (que hizo que ciertos estamentos, con esa "sutileza" que les caracteriza, tildase de traición a la Patria ese uso de un idioma diferente, justificando así el hostiamiento -y no, no falta una "g"- de los "traidores" en cuestión), y de esos polvos vienen estos lodos. Lo de la "Política Lingüística" me da terror.

Hace falta muy mala voluntad para ponerse integrista (digo, desde mi punto de vista) en un blog, como dices, bilingüe, máxime cuando el catalán, lo que tiene realmente difícil, es ESCRIBIRLO. Entenderlo lo entiende cualquier castellanoparlante a poca atención que preste, salvo media docena de cosas, que se pueden preguntar con toda tranquilidad a cualquiera y uno será debidamente informado acerca de su duda (hasta en las zonas más "rígidas", en el sentido de catalanoparlantes). Incluso lo de hablarlo en parte, contando con la buena voluntad de los oyentes, es posible.

No cabe duda de que los idiomas pueden emplearse como armas políticas, pero tampoco cabe duda de que cada cual puede hablar como quiera, así como que de lo que se trata es de comunicarse. Si hay comunicación, todo está bien.

Eso sí, hasta que uno recuerda que debe asociar cosas como "vaig jugar" o "vaig trobar" al passé composé del francés, suele sufrir un poco de desconcierto :D

Luc dijo...

Me encantan els castells, lástima que los domingos no consigo madrugar para poder verlos. Sólo me gustaría entenderlos mejor, porque los hay de muchas formas. Si no me equivoco, los de Vilafranca son los mejores; a ver si un día hago una excursión para verlos jugar en casa.

Xurri dijo...

Es verdad que los castells dan un poco de miedo, especialmente esos niñitos que suben tan alto y pueden caerse...el instinto maternal se espeluzna. De hecho el sábado una colla les puso casco, más monos... (léase con tonillo cursi).

Creo que hay algina norma sobre la dificultad: a menos personas por piso más, a más altura más, a menos base más. Y la nomenclatura es a base de dos números ("número de gente por piso" de "número de pisos") y algún apellido referido a los contrafuertes (con folre, con manillas) o a estructuras internas (con pilar...). Por ejemplo, 4 de 9 amb folre i manilles. Un peazo castillo. Los de vilafranca creo que lo hacen. Los minyons de terrassa creo que también son de lo mejor.

El tema esférico es claramente predilección masculina, no se si la aversión es femenina (¿aplican siempre los contrarios?). El tema amelonado (quiero decir "rusbi") a mi me trae una doble evocación: trompazos y tíos buenos. Ejem, disculpen el exceso. Serán esas hombreras?? esos pantalones ceñidos?? n fin.

Por último, Hans, un alivio leer tu comprensión y apertura lingüística, debo reconocer que me preocupaba un pelín...(...neurótica!!!)

Hans dijo...

Ahí va!!!! ¿Y eso? ¿A qué se debe? ¿Qué es lo que te ha llevado a una conclusión como ésa? (¿Como se pone el esmaili ojoplático?)
Duden, duden...

Xurri dijo...

Hombre, no fastidies ahora, si casi has reconocido que hablas catalán en la intimidad....