sábado, noviembre 26, 2005

Confiar

Desconfío. De mí y del prójimo. Sobre todo del prójimo. También de mí.

Mi padre, que se educó en las moralinas de los Cuentos de Calleja, me contaba siempre uno de esos cuentos que no recuerdo bien, pero que era algo sobre un padre diciéndole al hijo que confiase, que se dejase ir que él le cogía, y acababa con el niño descalabrao y una colleja añadida del padre con la advertencia "no te fíes ni de tu padre".

Bueno, debo reconocer que la historia me caló.

Luego con el tiempo y la influencia de personas tranquilas - como mi santo - he aflojado un poco, y procuro no recelar tanto ni con tanta frecuencia. Me dice mi costillo que prefiere que se la den con queso tres personas que perderse a una en la que valía la pena confiar.

Bueno, debo reconocer que esta visión también me caló.

A eso se suma mi naturaleza íntimamente ingenua y antisocial. Cierto complejo de canela.
De este genuino mestizaje finalmente he hecho una síntesis por la cual tiendo a ir a tumba abierta unos 5 segundos y acto seguido recelo ma non tropo, esperando lo peor y deseando lo mejor del prójimo. Hipercompensando incluso. Aplicando a rajatabla lo de no fiarme ni del espíritu santo (bueno, de ese menos que de ninguno).

Y finalmente resulta que, de promedio, el prójimo es de lo más anodino. Ni Cruellas de Vil ni Annibales Lecter ni Blancanieves ni Michaeles Landon. Solo gente normal.

Desconfiar/confiar y preocuparse al respecto son tres formas de despilfarrar energía como otras cualquiera.

Entrópicamente rentables, anyway.

12 comentarios:

Albert dijo...

No sé si he acabat d'entendre bé la teva conclusió, però en grans línies diria que si tot això et suposo una mica un problema, benvinguda al club. Un servidor oscil·la d'una forma bastant permanent entre exercir la confiança (y que me la den con queso pero yo no pierdo a X) i la desconfiança (todos son tan falsos y tan malos, sobretot a la feina) que je no sé per on tirar. Si t'ho vols mirar en moviment, diria que pendulem, com un pèndol de rellotge qualsevol; si vols la imatge estàtica, diria que estemn instal·lats "còmodament" en el dubte. No sé gaire ni tan sols si podem triar.

pere dijo...

Jo, la veritat, no sóc gaire sociable, però de qui desconfio realment és de mi mateix, a la resta no els conec prou.

Hanna B dijo...

mmmm... lo mío tb va de antisocial y confiada (ingenua quizás tb,
y confiada un rato), despues de alguna torta gorda me he vuelto algo cauta, pero la verdad, lo mío es confiar. que me las den con queso. mi moraleja ha sido concluir: peor para ellos! mentir y engañar es demasiado cansado y complejo, la mayoría somos buenos :)

MH dijo...

Yo soy de los de tu santo: lo mismo es algo que los santos llevamos de fábrica.
Ahora, que una cosa es ser confiado y otra tolili: o sea, que si me mandan una carta dicéndome que es de mi banco y que les reenvíe la contraseña, pues no. O que es el hijo de un ex-ministro africano que, informado de mi honradez, quiere proponerme un negocio vagamente legal pero muy lucrativo. O que Sandra Bullock ha visto mi foto y desea tener un apasionado affaire.
Aunque ahora que lo pienso, con lo del alargamiento de pene me tiré meses pensando quién se podría haber ido de la lengua.
Luego resultó que era un timo, como los otros. Esto de la confianza en la red, es muy complicado. :D

denke dijo...

1º merci x tus consejos, en eso estamos...

2º soy como tu costillo, sobre todo en cosas de pareja. Prefiero que me tomen el pelo confiando q ser desconfiado.

tatxe dijo...

Es creo que todo tiene su margen, una cosa es que seamos confiados y otra es que seamos idiotas... pero claro, es muy sencillo decirlo y otra aplicarlo.

Alfredito dijo...

Yo soy muy confiado. Participo de esa idea, romántica y falsa, de que todo el mundo es bueno por naturaleza. Y así me va. Me dan unos palos...pero no escarmiento.
Besitos.

Hans dijo...

Yo también soy confiado, sobre todo en fin de semana. De lunes a viernes... en fín.
Besos

b-on//janbaar dijo...

yo me confío hasta que veo q voy sólo ...y ahi en quien puedo confiar si no es en mi sombra....nunca pierdo la confiANZA en el prójimo...bueno...empiezo a dudar....creo....en qué confiaba...cuando, pq...confi..qué?

Grigri dijo...

Buff... yo estoy como alfredito. No sé porqué no nací con un lirio en la mano directamente (los hay que nacen con la flor en el culo, pos yo debí salir con el lirio, pero en la mano..!!).
Mi pareja me da el apunte contrario. Aunque obviamente muchas veces no escucho sus advertencias y me pego unas hostias monumentales..
y no escarmiento!!
pero no me importa. soy así y no tengo remedio. Me la pego, recojo los pedacitos, y me preparo para la siguiente.. la verdad es que a veces la jugada sale bien y conoces gente "buena" como tú!! jejeje...

se trata de una inversión arriesgada, pero cuando tiene final feliz vale la pena!!

Xurri dijo...

Bueno, veo que somos multitud de canelos confiados pendulando entre tóelmundoesgüeno y no se fiarse ni de su padre, ni muchísimo menos de uno mismo. Pero deseando íntimamente creer lo que nos gusta.

MH, que sepas que Sandra (que anda necesitailla) tras ver tu foto y hacer el comentario en el lugar oportuno se quedó esperando reacción, reflexionando sobre la confianza que una puede depositar en los mensajeros...es que hay mucha envidia, chico.

Besos confiados para todos.

Txakoté dijo...

Yo quizás voy de confiado, en tétminos generales, pero sobretodo con algunas personas. He concluido que prefiero que me la den con queso que estar siempre pensando que me la van a dar...

Como regla general quizás no sirve, pero con algunas personas siempre. Podría hablar de mi santa y paciente pareja, pero no vale la pena. Y si no vale la pena es xq no es una variable a controlar en un sistema multivariante sino una constante que se puede siempre predecir con un seguro que no me falla, o seguro que tiene razón. Y es por eso que ya no sigo hablando más ahora de ella. En ella siempre confio.

Soy afortunado (y esto no es un anuncio ni un link pop-up-ero) … Por lo que respecta a mi entorno, casi lo puedo aplicar a tantas personas como dedos de las manos y con bastante fortuna. No está nada mal!! A ver quien hay que tenga la suerte de poder presumir de sus cercanos, y así que no le haga falta hacerlo de él... Esto es lo que me hace feliz y como consecuencia fuerte. Saber que una parte del microcosmos que percibo se puede ignorar tranquilamente y que me basta con focalizarme en lo desconocido o malos conocidos (OJO QUE TAMBIÉN EXISTEN Y SON LOS PEORES!!!).

Nada, para los que tengan mi suerte, que lo intenten y verán que en el fondo sale a cuenta.
Tip: Antes de aplicar una norma/regla, se cual sea, hacer una prospección de su viabilidad… la experiencia de unos no siempre sirve para otros.

Besos