sábado, enero 28, 2006

Elegir quien eres hoy

Ante la existencia en general y ante la vida en particular las opciones son múltiples, tantas como seres humanos se las plantean y como colores hay para los cristales de mirar.

Es divertido simplificar y clasificar (un vicio como otro cualquiera), en base a características más o menos arbitrarias.

Por ejemplo, hoy me ha dado por verlo así:

Los que miran
Hay quien se siente como un animal en el zoo cuando es observado: gente que se incomoda cuando es el centro de atención. Visten discretamente, no bailan, no inician conversaciones, no se levantan para decir unas palabras, no llevan la voz cantante en los grupos. Gente pasiva que recopila información y la digiere para sí, introspectiva - que no comparte, que no suelta prenda, que no se moja. Deciden si si , o si no y se quedan o se van, sin más. Sin compromisos ni deferencias. A su bola.

Los que actúan:
Hay quien se crece cuando le miran. Gente deseosa de darse a conocer, que destaca en cualquier ambiente, gente ruidosa, brillante, energética, extravagante. Gente que propone, contagia, organiza. Que inicia brindis, que habla de sí misma, que emite juicios y opiniones sin reservas- escucha poco y mal - que mueve al rebaño, que no existe sin su corte. Dependiente de la aprobación ajena. Protagonistas.

Quien aplaude y quien saluda.
Público y actores.
Los que leen y los que escriben.

Y a mí me parece que los que miran son más independientes que los que actúan, y más egoistas, aunque me parece que eso puede parecer contradictorio. No sé... . Los que actúan suelen llamar taaanto la atención, piden refuerzo continuamente, no saben recibir nada de los demás, no les interesan tanto como ellos a si mismos...

Cambio de lado de vez en cuando, según me da, según el ánimo que tengo. Personalidad poco sólida, supongo. Paso de mirar a actuar, de actuar a mirar. De leer a escribir, de escribir a leer. De mirar a a bailar, de bailar a mirar. Con grandes dosis de sonrojo y autoflagelación al saltar la barrera de un lado a otro. Según el papel que me toca representar.

9 comentarios:

Albert dijo...

M'agrada aquesta teva proposta. L'afegiré a la meva "llista" de possibles categoritzacions. Hores d'ara, la que faig sevir jo és aquella de que al món hi ha dos tipus d'individus: 1) els qui, quan van en tren/metro, s'aixequen del seient just quan el tren comença a sortir de l'estació anterior a la d'on ells han de baixar i 2) els qui s'esperen a aixecar-se de seient quan el tren s'ha aturat a l'estació on van. A cada tipus d'individu pots aplicar-li una sèrie de funcionaments prototípics (els previsors, porucs, malfiats.../ els que viuen al dia, confien en ells mateixos,´poc previsors...) ia així anar fent i passant l'estona.

bellosoli dijo...

Resulta esgotador estar sempre al capdavant guiant i tirant dels demés. Però també és difícil estar sempre mirant el que succeeix reprimint les ganes d'aportar la teva opinió. Per això oscil·les d'un cantó a l'altre, com quasi tothom. No crec que tinguis una personalitat poc sòlida, senzillament passa que segons l'estat d'ànim ets més combativa o més passiva. Almenys això vull creure perquè és el que a mí em passa! De totes maneres sigui com sigui no m'agrada ser el centre d'atenció. No m'importa dirigir però no suporto que la gent em tingui en el seu punt de mira o parli de mi.

Hanna B dijo...

la mezcla siempre es más alegre, pero me pregunto si depende de nosotros (as)
estaría tan bien controlarse y ir cambiando de emisora según los ánimos o la compañía...
normalmente hago de voyeur sin darme cuenta, alguna vez me doy cuenta que estoy bailando (fatal pero bueno) y de tal ridi me siento a ver lo fatal que baila el resto (y me troncho, penoso)

pere dijo...

Com tu dius (no ets única, xurri:-) no hi ha uns o altres sinó moments, circumstàncies, amics o coneguts, matins o nits, en grup, en parella o en trio, des del bloc o en directe... Sí que és veritat que ja tendències a ser dels que miren o dels que actuen, però trobar l'equilibri és el que ens caldria.
Penso que a mesura que la gent es fa gran va perdent la capacitat d'escoltar els altres si els altres no dieun allò que un vol escoltar. No sé, sensacions.

Folken dijo...

También hay personajes que son el centro de atención sin quererlo y escuchan y analizan, no quieren empezar a hablar etc.

tenblog dijo...

sip claro siempre hay de tó ....

Hans dijo...

Querida Xurri, qué excesos!

Lo que pasa es que no has hablado de -digamos- "observadores" y de "actores": has hablado, directamente, de tímidos e histriones. Y, salvo casos patológicos, yo no creo que la cosa sea tan "cesurada"*.

Si así fuera, frente a una dicotomía como ésta, uno -todos- optaría(n) claramente; los adjetivos que se emplean al definir cada elemento de tal dicotomía desvelan a quien escribe: alguien "INDEPENDIENTE" es, claramente, mejor que alguien que "pide refuerzo constantemente, no sabe recibir de los demás, sólo está interesado por sí mismo".

Y vuelvo a lo de antes; entre tímido e histrión (así definidos), prefiero mil veces ser tímido. Lo que pasa es que después de mucha introspección al respecto (a instancias por cierto de una conocida común), he llegado a la conclusión que ni de coña, la verdad.

Lo único que creo, en realidad, en relación con todo esto, es que la independencia consiste, precisamente, en poder hacer (y cito tu última frase) que NADIE ELIJA POR TÍ EL PAPEL QUE TE TOCA REPRESENTAR :D

* No, no falta la "n". Aunque hay un juego obvio de palabras. Por supuesto.

nimue dijo...

dons jo vaig alternant segons múltiples circumstàncies. Quasi mai encete una conversa i en principi donaria la sensació de ser dels que observen però per algun motiu mai passe desapercebuda i em toca portar el carro. Així que he aprés a fer-ho sense grans manifestacions però de manera que m'agrade.

m'encanta la classificació de l'Albert, jeje...

Grigri dijo...

Pos yo diría que soy más de los de mirar que de los de actuar. No es que no tome la iniciativa y no sea activa.. si no que lo soy menos.
Me gusta pasar desapercibida, no soporto ser el centro de atención, y me encanta ir a mi aire..
Pero supongo que como todos, tenemos momentos y circunstancias que nos permiten saltar al otro lado sin tener que sonrojarnos.
En círculos más íntimos, con gente que te conoce y te quiere puedes soltarte un poquito más!!

un abrazo

P.D. sé que te debo un post. pero hoy tenía el tiempo justito de salir por aquí y leer a un par de vosotros..