jueves, enero 19, 2006

Intermitencias

El fluir propio y ajeno dista de ser constante. Al contrario, es un vaivén.

De picos y valles.
De selvas y vacíos.
De hielos y desiertos.
De creaciones y plagios.
De frenesíes y hastíos.


Diría que las personas también vaivean.

De alharacas a indiferencias.
De hambres a inapetencias.
De agobios a añoranzas.
De amores a odios.
De risas a tristezas.

Tan pronto se amontonan, como encuentras que no hay nadie.

Vivo intermitentemente.

7 comentarios:

tatxe dijo...

Es que esa es la gracia. Si los valles de la tristeza nunca apreciaríamos las montañas de la alegria.

Lo malo no es eso, lo malo es que a veces parece que estés en una montaña rusa y que no controlas nada de lo que sucede.Lo más que puedes hacer es agarrarte fuerte y apretar los dientes esperando que llegue una recta para pensar que está pasando y por donde te vendrá el siguiente susto.

bellosoli dijo...

Tothom viu sempre intermitentment. Mai no es pot estar tranquil. Això m'ho va explicar la mare d'un amic quan li vaig dir que com que començaria quart esperava ja estar més tranquil, poder-me relaxar i fluir. Ella em va dir que al contrari, que sempre hi ha problemes i sempre hem d'estar atents. Tenia tota la raó tot i que no ho vaig acabar d'entendre. Després d'aquella conversa em va venir una època molt bona que es va prolongar fins fa uns mesos que n'hi ha hagut una de dolenta. La gràcia, suposo, és saver-se mantenir enmig, allunyat dels extrems. Es trist veure com és cert que es pot passar de l'amor a l'odi.

Pablo dijo...

Asi es... totalmente de acuerdo, y hay muchisimos estudios del caracter intermitente de las cosas de la vida.. muchos llegaron a atribuir hasta funciones trigonometricas (que oscilan constantemente) a las funciones vitales de las personas. No se si es tan exacto pero no dudo en que vivimos tratando de encontrar la virtud en esa infinita intermitencia. Les dejo un fragmento de un gran escritor de mi país que habla del ajedrez, y de la vida en sí:
"...También el jugador es prisionero
(la sentencia es de Omar) de otro tablero
de negras noches y blancos días
Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.
¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza
de polvo y tiempo y sueño y agonía?..."
Quizá no tenga mucho que ver pero esto me recordó a Borges y me pareció interesante compartirlo:D . Un abrazo grande

Albert dijo...

Jo ho dic d'una altra manera (changing, again), però més o més és el mateix. No sé massa si és la gràcia, però és com és. Ara, una cosa és saber-hi i una altra és menjar-s'ho. Si de cas, mentre tots plegats anem d'una banda a una altra i després d'estar us dies sense ordinador, ja torno a ser aquí, pa lo que mandes.

pere dijo...

I no és això la vida? La intermitència inharmònica constant. La mort la trobes a l'estàtica d'un o l'altre extrem (també al mig).

Hanna B dijo...

me apunto el término vaivén y el intermitencia. quedan mucho mejor que inconstancia, que es el que me aplico...
claro que la constancia implica voluntad, eso que cuando se tiene no se usa y cuando no se tiene se desearía.. (en mi caso) ay!!
ojalá el vaiven ese fuera regular y despues de una bajada tocara una subida.. pero no, a veces, te quedas abajo con pequeñas intermitencias..
bua..! me has pillao de bajón..!

Folken dijo...

lo que un dia es perfecto, otro es insuficiente y otro demasiado.