martes, enero 24, 2006

Parecidos familiares

Ayer charlando animadamente y echando unas risas repasé los rasgos y características de buena parte de mi familia, foto en ristre. Y constaté(mos):

  • Que el mito "eres igual que tu madre" responsable de mi pío nombre no solo no es constante en el tiempo, sino que su límite tiende a cero.
  • Que el mito "no le pareces a tu padre" no solo es falso, sino que su límite también tiende a cero (este fue un contraste de hipótesis particulamente concluyente y sorprendente).
  • Los caracteres dominantes son muy mandones, como su nombre indica.
  • Que mi hermano es de otra hornada y nos encontramos en la calle.
  • Que mi ninia se me parece lo justo, en el pelo y el blanco de los ojos. Si es que no tengo carácter ninguno.
  • Que el ambiente cuenta: con la convivencia adquirimos ciertos parecidos a nuestros conyugues.
  • Que cada cual es él o ella y su circunstancia temporal y gravitatoria.
  • Segun dicen, en las fotos ya no sonreimos como antes, esa cara de celebreixon en las bodas de los 80.

Última e interesante, a modo de corolario y recordatorio absurdo:

  • Los guisantes, a parte de ser verdes, redondos y estúpidos para tatxe y de no dejarme dormir si me los
    guardo bajo el colchón, también sirven para otras cosas, como inspirar teorías de parecidos razonables con base cromosómica.

Esteee, quiero decir que no hay que despreciar el protagonismo que cobran de vez en cuando los guisantes.

5 comentarios:

tatxe dijo...

Ojo, que no solo lo digo yo lo del guisante, lo dice Google.

Y sobre los parecidos y hábitos que se pegan, como yo soy el del medio soy el que no me parezco a nadie, no tengo el caracter de nadie, y casi creo que ni existo. En realidad soy un perro pachón que le roba la conexión a sus dueños y se hace pasar por persona durante unas horas al día para darse cuenta que no hay nada mejor que ser un perro y que te cuiden, te den de comer y te saquen a pasear.

Por cierto, no sabeis la risa que me da cuando se me relaja el vajovientre y mi dueño ha de recoger mis cosillas. Inimaginable que esta actitud se pudiera dar entre los propios seres humanos, cagarse en la calle y que la pareja le recoja las cosas.... Soys fascinantes los humanos.

Hanna B dijo...

el problema principal que le veo a esto es comparar fotos con la realidad, que habrá gente que tenga retirada a sus propias fotos, pero hay otra (ej: myself) que ni eso. entonces, claro, yo no me parezco a nadie de mi familia según las fotos, pero si en realidad (lo juro).
dicho esto y según las fotos que he visto, reitero que te pareces a tu madre más que a tu padre, y que tu hija se te parece. me falta el ejercicio práctico ;)
no sé donde leí la teoría que buscamos parejas que tengan rasgos parecidos a los nuestros (no lo suscribo).

bellosoli dijo...

Doncs jo sempre havia sentit a dir que les dones com més grans es fan més s'assemblen a sa mare. I de fet mirant a ma mare puc corroborar-ho. Fa uns anys no s'assemblava en absolut a la meva padrina, però darrerament s'hi ha començat a assemblar de manera esgarrifosa, no ja físicament (q també una mica) sinó de caràcter. Sobre assemblar-se al pare, ma germana tothom diu que s'hi assembla (jo no se en què). Jo també dec de ser d'una altra fornada, com el teu germà, perquè no m'assemblo a ningú de la família (excepte en les pigues hereditàries i els dits petits torts de la família del meu pare). I, finalment, sobre el comentari de na Hanna, no estic d'acord amb la teoria de que busquem parelles amb faccions similars a les nostres. Físicament el meu ideal seria tirant a cabell llis i ros, ulls blaus, clara de pell i formosa. O sigui el contrari que jo.

TOROSALVAJE dijo...

Yo cada vez me parezco más a la antimatéria y sin remedio alguno.

denke dijo...

oh! entonces no hay duda eres una princesa!
yo a uno de mis hermanos y siempre segun mi madre...
me parezco en el blanco de los ojos y en la raja del culo...
olé!