miércoles, marzo 08, 2006

La tour Eiffel

Ayer a estas horas tenía aproximadamente esta vista (aunque la foto es de internet), y una copa de vino en la mano. Desde un bar de hotel en un piso 33.
La torre tiene luces azules que parpadean, en plan guirnalda navideña.
Ahora estoy en casa, en pijama y zapatillas.
He llegado hace un rato.

La verdad, llevo una vida muy rara.

6 comentarios:

bellosoli dijo...

L'any passat em meravellava de poder-la veure sempre que volgués. Només havia d'agafar el metro i observar-la. Em sentia estrany, o potser afortunat, de viure a Paris i poder tenir la Tour Eiffel com a un component habitual de la meva vida quotidiana.

M'agrada molt aquesta foto, m'ha fet recordar temps molt joiosos. El de les llums m'encantava, passava a les hores en punt durant deu minuts. M'agrada tant aquesta torre... Quina enveja que ahir la poguessis veure!

Pablo dijo...

Rara y sanamente envidiable (al menos en esa faceta) :D .

Hanna B dijo...

chère xurri: qué puntazo! será rara tu vida, pero vives momentos intensos que valen la pena!
sobretodo si puedes volver a casa en tiempo prudencial y ponerte el pijama y las zapatillas: intensidad + hogar roza la perfección...

nimue dijo...

jo vull anar a París! ara, ja!

Xurri dijo...

Ostres, Bellosoli, que xulo viure a París un temps...

Pablo, está bien en algunos aspectos - entre ellos ver mundo, pero tiene también sus cosas -entre ellas que no puedes ver casi nada. En realidad te pasas el día entre aeropurtos, hoteles y oficinas. Nada de pasear por los Quais...

Ay, Hanna, de tan cansada que venía ayer me caía a cachos. Intensidad + hogar = zzzzzzz. Agota, y a veces hasta pone de mal humor.

Nimue, no está tan lejos...líate la manta a la cabeza!

Dicarlo dijo...

ohhhhhhhhh!!!! Tinc uns records molt pero que molt macus de Paris, espero que hagis disprutat el moment.