lunes, mayo 22, 2006

Batallitas nupciales

A Hanna se le casa una hermana. He ido a ponerle un comentario (en catalàn) y cuando llevaba 5 párrafos me ha dado vergüenza, lo he copiado, y lo he abierto en modo post. Lo que pasa es que -rompiendo la tradición de Xurri- está en catalán (V.O.).
Espero comprensión por parte de los que no lo habláis, pero no sufráis, este es un post bilingüe. Lo he traducido a pie de página, en plan arare_.

****
Això dels casaments és com la mili i els parts: propici a les batalletes sense fí. Xerres i no calles. Jo procuro no fer-ho massa sovint- pel bé de les meves escasses relacions personals- però de vegades em disparo. Avui no me’n he pogut estar.

Al primer casament vaig anar prenyadeta - això si, de 4 mesos, no de 8. El vestit el vaig comprar (jo sola) quan estava de 3 mesos. La noia de la botiga m'esbroncava per les preses. Quan ja m'estava molestant de debò li vaig tancar la boca ràpid; amb mitja llàgrima forçada li vaig dir "que més voldria que no tenir pressa, jo també m'ho imaginava diferent. Estic embarassada...sniiif". Apa. Crec que es va venjar ajustant-me perfectament el vestit, especialment de cintura: increïble com creix la panxa el 4art mes.


Boda civil en una capella: quin mal rollo. A instàncies impertinents del contraient mascle, el llibre del jutjat de pau va ser il•legalment tret del jutjat. Sobre el paper hauria estat nul. Un convidat per part del nuvi, particularment desagradable i pollós, es va passar el dia dient-ho. Premonitori. Ja es veia que allò anava gafat.


El jutge – que presumia, el pobre, que mai se li havia separat cap parella que ell hagués casat, mentre que al capellà del poble se li separaven més de la meitat - va oficiar en català, fent cas omís que els nuvis érem castellans, tots dos, parlàvem castellà entre nosaltres i amb els amics, i tota la família de la núvia (jo) es castellana, vull dir de Castilla. Devia sentir-se evangelitzant, el colega.

El meu pare no va voler seure a taula amb mi i amb la meva mare perquè duia la seva companya, i suposo que no es refiava que la meva mare es comportés. El meu oncle per part de mare, el ric, m’havia trucat per a dir-me que si venia era per dir-li al meu pare el que pensava d’ell i de la seva mare (és a dir, res de bo) – i jo, tota moixa i amb l’hormona fluixa (recordem – embarassada) que mira, que no vinguis, que és el meu pare, i sa mare, la meva avia, així que millor et quedes a Madrid.


El fotògraf: un espontani amic del nuvi. Conclusió: fotos de la família i amics del nuvi. Únicament. Els meus (sembla que) no hi van anar. La núvia, guapa com era (i tan fresca i joveneta, jé) va sortit horrible a totes les fotos. Encara avui les miro i m’ho sembla. El millor: sota el vestit blanc de fadeta, vambes blanques.


El menjar va estar fluixet – francament indigest, conjuntament amb els efectes secundaris de la gestació incipient. El pastís duia la parella de nuvis més lletja que he vist mai, ell com el Júnior i ella com la Marisol, que jo crec que fins i tot feien olor de ranci. Ja ni recordo si ens la van fer partir amb espassa, Sincerament dessitjo recordar que no.

A la nit varem anar al Salón Cibeles. Varem arribar massa aviat i varem marxar massa aviat. Per cert, sortint del ball ens varem creuar amb els meus amics, que tot just arribaven. By the way, un d’ells és el meu actual costillu. Com a nota de la nit, dir que el flamant marit no va voler ballar amb mi, que no li va petar, que ell passava.


La “lluna de mel”, a instancies del marit, van ser 4 dies de vacances en una tenda de càmping a Tabascan, fent acampada il•legal, en mig d'una turmenta espantosa per la que varem quedar colgats a l'altra banda d'un riu. De camí vam parar a una torre familiar on una làmpada de vidre força pesada i aparatosa, que duia anys penjada del sostre de manera aparentment estable, va caure sobtadament passant a escassos centímetres del meu cap. Sustu. A més, la bomba de l’aigua no anava.

El càmping silvestre –us ho dic ara- no és ideal pel descans d’una embarassada, fa mal d’esquena. Molt. Gràcies a alguna força oculta (devia ser la meva filleta) no varem morir fulgurats pels tres-cents llamps que van trencar dos arbres propers, o arrossegats per l'aigua del que el dia abans era un rierol i que per obra del miracle del cel obert en dos es va transformar en RIU amb nosaltres a l’altra banda. Val a dir que les meves llàgrimes no van esser adequadament enteses, i em vaig sentir dir “pija”. Després a currar de nou, que ell no podia/volia agafar més dies.

Quan la nena va fer dos anys, i desprès d’unes quantes experiències vitals de les que no cal ara entrar en detalls, ja vivíem separats.

El segon cop que em vaig casar en realitat no calia. Ja dúiem anys vivint junts i compartíem hipoteca. Fins i tot havíem testat l’un en l’altre.
Aquest cop varem celebrar abans de contraure, amb la família de primer grau (pares i germans, i uns tiets d’ell que es van apuntar) amb pastís de noses i tot – coronat per una parella de Mickey i Minnie de porcellana perlats i força xillons que va triar la meva nena a la botiga Disney de la Illa.


Hi van ser tots els parents que havien de ser-hi, incloent la dona del pare. Cap dels meus tiets madrilenys, aquest cop, no obstant. I a la nit varem fer un fiestorru celebreixon total: varem tancar un bar de copes per a nosaltres, i aquest cop els amics eren de tots dos.

Amb tot ja festejat, ens varem casar al dia següent, al jutjat de Barcelona, fent pacientment la pertinent cua, lleugerament – bé, en realitat molt- resacossos, una mica tendres i tot, llàgrima fluixa. Era un dimarts i 13, i ens va cassar una jutgessa encantadora i eficient – però a l’hora suficientment emotiva - puntualment a la 1 del migdia. Casualment era Sant Antoni, patró dels nuvis. Plovia. En total érem 13 persones comptant la jutgessa, la meva filla, la nebodeta recien nascuda i un tiet d’ell espontani que es va apuntar a darrera hora, desobedient.

De vestit duia un de llí blanc no gaire car, no gaire aparatós, comprat la setmana anterior a una botiga del portal de l'àngel, i collaret i sandàlies vermelles. De ram, dues flors, comprades aquell matí. El meu pare va venir sol: la seva (ja) dona estava de viatge de negocis.

En acabar varem agafar un vaixell cap a Mallorca, on varem estar tants dies com varem poder, que van ser forces.


Encara estem casats, i de fet estem cercant una hipoteca més grossa – sembla que no escarmentem.


**** Traducción **** Traducción *****Traducción***

**Esto de las bodas es como la mili y los partos: se presta a las batallitas sin fin. Empiezas y no paras. Yo procuro no sacar el tema demasiado a menudo – para el bien de mis escasas relaciones personales - pero a veces me disparo. Hoy no he podido contenerme.

A mi primera boda acudí embarazadita – eso sí, de 4 meses, no de 8. El vestido me lo compré (yo sola) cuando ya estaba de 3 meses. La chica de la tienda me regañaba por las prisas. Cuando ya me estaba empezando a molestar en serio le cerré la boca rápidamente; con media lágrima forzada le dije "qué más quisiera que ir sin prisas, yo también lo imaginaba distinto. Estoy embarazada ...sniiif". Ea. Creo que se vengó ajustándome a la perfección el vestido, especialmente de cintura: es increíble como crece la cintura en el 4º mes.

Boda civil en una capilla: qué mal rollo. A instancias impertinentes del contrayente varón, el libro del juzgado de paz fue ilegalmente sacado del juzgado. Sobre el papel la boda podría ser nula. Un invitado del novio, especialmente desagradable y piojoso, se pasó el día pregonándolo. Premonitorio. Ya era evidente que aquello estaba gafado.

El juez de paz – que presumía, el pobre, de que nunca se había separado pareja alguna que él hubiese casado, mientras que al cura del pueblo se le separaban más de la mitad – ofició en català, haciendo caso omiso a que los novios éramos ambos castellanos, hablábamos castellano entre nosotros, con los amigos y con la familia, y que toda la familia de la novia (yo) y toda es castellana, quiero decir de Castilla. Debía sentirse evangelizante, el colega.

Mi padre no quiso sentarse a la mesa conmigo y con mi madre, porque venía con su compañera y supongo que no se fiaba de que mi madre se comportase. Mi tío materno, el rico, me llamó para decirme que si venía era para soltarle a mi padre lo que pensaba de él y se su madre (nada bueno)- y yo, blandengue y con la hormona floja (recordemos: embarazada) que mira, que mejor no vienes, que es mi padre, y su madre, pues mi abuela, así que mejor te quedas en Madrid.


El fotógrafo: un espontáneo amigo del novio. Conclusión: fotos de la familia y amigos del novio. Únicamente. Los míos (parecía que) no vinieron. La novia, guapa como era (y tan fresca y jovencita, jé) horrible en todas las fotos. Que aún hoy las miro y me lo parece. Lo mejor: bajo el vestido blanco de hadita, deportivas blancas.

La comida flojis – francamente indigesta, conjuntamente con los efectos secundarios de la gestación incipiente. El pastel llevaba la pareja de novios más fea que he visto jamás, él como Junior y ella como Marisol, que creo que incluso olían rancio. Ya ni recuerdo si nos la hicieron partir con espada. Sinceramente deseo recordar que no. Por la noche fuimos al Salón Cibeles. Llegamos y nos fuimos demasiado pronto. Por cierto, al salir del baile nos cruzamos con mis amigos, que justo llegaban entonces. By the way, uno de ellos es ahora mi actual costillo. Como nota de la noche, el flamante maridito no quiso bailar conmigo, que él pasaba.


La “luna de miel”, a instancias del marido, fueron 4 dias de acampada en Tabascan, en zona ilegal, en medio de una tormenta espantosa merced a la cual quedamos aislados al otro lado de un río. De camino para allí hicimos noche en una casa familiar donde una lámpara de vidrio bastante pesada y aparatosa, que pendía del techo desde hacía años de forma aparentemente estable, cayó súbitamente pasando a escasos centímetros de mi cabeza. Susto. Además, la bomba del agua no iba.


El camping silvestre –se sepa- no es ideal para el descanso de una embarazada, duele la espalda. Mucho. Merced a alguna fuerza oculta (debió ser cosa de mi hijita) no murimos fulgurados por ninguno de los trescientos rayos que a nuestro alrededor se cargaron dos árboles, ni arrastrados por la corriente de lo que el día anterior era un inofensivo arroyuelo y que por obra del milagro del cielo partiéndose en dos se transformó en RIO con nosotros aún acampados al otro lado. Debo decir que mis làgrimas no fueron adecuadamente entendidas y tuve que oirme llamar “pija”. Después a currar otra vez, que él no podia/quería cojer más días.


Cuando la niña cumplió los dos años, y tras una serie de experiencias vitales de las que no son precisos los detalles en este momento, ya vivíamos separados.


La segunda vez que me casé en realidad no hacía falta. Llevábamos años viviendo juntos y compartíamos hipoteca. Incluso habíamos testado mutuamente. Esta vez celebramos antes de contraer, con la familia de primer grado (padres y hermanos, y unos tíos de él que se apuntaron) con pastel de bodas y todo – coronado por una pareja de Mickey y Minnie de porcelana perlados y bastante chillones que eligió mi niña en la tienda Disney de la Illa.


Estuvieron todos los parientes que tenían que estar, incluyendo la mujer de mi padre. Ninguno de mis tíos madrileños, esta vez, no obstante. Y por la noche hicimos un fiestorro celebreixon total: cerramos un bar de copas para nosotros, y esta vez los amigos eran de los dos.


Con todo ya celebrado, nos casamos al día siguiente, en el juzgado de Barcelona, tras esperar pacientemente la cola de rigor, ligeramente – bueno, en realidad muy- resacosos, un poco blandengues incluso, con la lágrima floja. Era martes y 13, y nos casó una juez encantadora y eficiente – pero a la vez suficientemente emotiva - puntualmente a la 1 del mediodía. Casualmente era San Antonio, patrón de los novios. Llovía. En total éramos 13 personas contando a la juez, a mi hija, a mi sobrinita recién nacida y a un tío de él, espontáneo, que se apuntó a última hora, desobediente.

Llevaba un vestido de lino blanco nada caro que me había comprado la semana antes en una tienda del portal de l'àngel, y un collar y sandalias rojos. De ramo, dos flores compradas aquella mañana. Mi padre vino solo: su (ya) mujer estaba de viaje de negocios. Al acabar tomamos un barco hacia Mallorca, donde pasamos tantos días como pudimos, que fueron bastantes.

Aún estamos casados, es más, estamos buscando una hipoteca todavía más gorda que la primera – parece que no escarmentamos.

13 comentarios:

Hanna B dijo...

ole, que xulo el post! ara escric en català com a norma de cortesia :)
el primer casament, no comment, bé, que amb els anys tot es pot veure humorísticament i m'has fet riure molt!
al segon, totes les meves millors bendicions, que no calen, però les dono que estic en estat de felicitar als nuvis ;)
petons!

pere dijo...

M'agrada el post, xurri. En el primer casament observo alguns elements premonitòriament negatius, però, com diu l'Hanna i al menys així és pels teus lectors, la distància els fa divertits. I del segon, què vols que et digui?, una segona hipoteca prevista és una prova d'amor mutu irrefutable.
Podrem venir a la inauguració de la segona casa?

Pablo dijo...

Buenoo, menos mal que vino con transleishon que ya me estaba desesperando con el catalán XD, creo que me sería aún menos frustrante si no entendiera una palabra que como estoy ahora que adivino un tercio.
Me gustó mucho este post, si bien estoy medio joven todavia siempre me ronda por la cabeza el tema del matrimonio, de su utilidad y su carácter cada vez mas efímero.
Y recuerdo un post tuyo: occidente decae, y me pregunto si estos matrimonios cada vez mas cortos son una señal de involución o de evolución y... bueno, creo que me desvié del tema, mejor me voy a dormir XD.
Un abrazo!

Arare_ dijo...

Ei Xurri! Benvinguda a la bilingüitat! (o al bilingüisme, és clar)
Com diu el Pere, esperem venir tots a la inauguració de la nova casa.
Petonets blaus!!

Hans dijo...

Me ha gustado el post. Sobre todo porque el cuento acaba bien :D Eso sí, no veo por parte alguna ni lo "humorístico" ni lo jocoso en la historia del principio (salvo el nacimiento de tu hija y lo formidable de la imagen traje de hada/wambas blancas)
Y muy agradecido por la traducción. La verdad es que me cuesta en textos así largos .

Grigri dijo...

D'això se'n diu una història de pinícula..
i amb final feliç!


sort amb la hipoteca!

bellosoli dijo...

Ostres! llegint la primera part només em puc preguntar una cosa: com podies estar amb un noi així??? En la qual cosa prefereixo no pensar perquè comença a fer sorgir les meves inseguretats del tipus: "per què a les noies els hi agraden els tios dolents i els pringats com jo només estem com a emergència ulterior???". Però be, són paranoies meves que he de deixar enrera.

Suposo que el temps fa que ho vegis amb un cert toc d'humor. Però quina tela! sobretot això de la riuada!!!

Però be, resulta que has anat a millor i ja penses en una segona hipoteca!!! Jo la primera la veig encara a anys llum... Dius que et vas casar un 13 i que era sant antoni??? no seria el 13 de juny??? Perquè si ho és ara me n'assabento que el sant que celebro és el patró dels nuvis!!! (jo que pensava que era dels animals o algo així...)

Vinga! ànims amb la recerca de pis/"àtic que te cagas amb bones vistes i a 5 minuts del centre"

manel dijo...

tard o d'hora aprenem a fer les cose bé. felicitats.

manuel_h dijo...

pues me parece bien que hables de bodas. Vistas así, suena divertida hasta la primera.
¡y le deseo a usted la mejor de las hipotecas!

Alfredito dijo...

M'ha impressionat força la feinada de la traducció.
Pronto las bodas se celebrarán en La Caixa: que pidáis una ampliación de la hipoteca es una señal inequívoca de estabilidad.
Felicidades.
Y un besito

Tres dijo...

Ellooooooooo princesa!

Pues que bien tanto post catalán. Lo tuyo es de juzgado de guardia.

Muchos besos.

tatxe dijo...

Lo relevante no es el bilinguismo, sino que no ha aclarado un punto clave. ¿Se bailó Paquito el Chocolatero?, y la segunda, ¿se dieron croquetas y/o calamares rebozados?. Estos son los datos que marcan la diferencia.

Xurri dijo...

Bueeeno, como dijo Jack, vamos por partes:

Jocosidad y desmitificación: Hanna, Pere, manuel h, Bellosoli, si, yo también me sonreía de recordarme en situaciones tan frikis como una boda civil en catalán en una ermita llena de madrileños radicales, con el amigoelnovio casposo aquel repitiendo que la boda era ilegal. Gri-gri: Lo filma Almodovar y le tachan de exagerado. Y eso que no lo he contado todo!!!

Compromiso: Pere, Hans, manuel h, Alfredito: unanimidad con lo de la segunda hipoteca en plan casi bodas de plata: contigo pan y cebolla, confirmación de amor eterno (casi).

Celebración, Pere, Arare_: si cuaja la compra del stupendo atico que tengo en el punto de mira habrá sitio sobrado para fiestas: SI.

Idioma: Hanna, es que empecé hablándote a ti, y a ti te hablo en catalán. Es decir, va por usted, mi reina. Arare_, alfredito, La traducción era obligada, tengo ese puntillo que me obliga a hablar para que me entienda el máximo de gente. Tendrías que verme gesticular cuando hablo en inglés! Pablo: es verdad que rabia da cuando pillas algo de lo que lees pero no todo. Hans y Pablo, Gracias por intentarlo, besote fuerte, guapos!.

Decadencia: Pablo, la insoportable brevedad de los amores está claro que es un signo claro de decadencia moral, pero creo que la sociedad lo promueve a través de la publicidad de expectativas inasequibles que generan el más implacable e los descontentos, y eso porque la multiplicidad de parejas sucesivas fomenta el consumo: compras, amueblas y montas casa montón de veces, vendes, repartes y divides pertenencias varias veces, con la consiguiente sensación de pérdida que intentas compensar comprando de nuevo, mueves dinero, mucho más que una pareja estable, y eso te hace buscar más fuentes de ingreso, para sobrevivir. Los emocionalmente inestables somos el sueño del capitalismo.

Amargura: Hans, la historia del principio parece amarga, y en parte lo fue, pero queda peor escrita que vivida. Afortunadamente en caliente suelo tener sensación de irrealidad, y es como si no me pasara a mí, simplemente me dejo llevar. Luego al rumiarlo es cuando veo que no tiene sentido.

Irreverencia: Hans, Las bambas fueron un alivio premeditado a los dolorosísimos zapatos que me plantifiqué en primera instancia. Con el vestido largo no se veían, pero yo las enseñaba todo el rato, que me hacía gracia la irreverencia! (mi tía pensaba “esta niña…”)

Errores de percepción: Bellosoli, él no es malo, raro sí, malo no. Las chicas no nos vamos con los malos, nos vamos con el que nos cae en gracia en cada momento. De hecho con él estaba como resultado de un desengaño anterior, ya ves. Y es que ya lo dicen, el amor es ciego (y efímero). En cuanto te das de morros con la vida real y se reduce el factor sorpresa/descubierta/aprobación incondicional mutua pueden pasar dos cosas: que seas compatible o que no lo seas. En el primer caso había un cúmulo de desencuentros varios que con los meses se fueron evidenciando. En el segundo no han sido tantos ni tan graves, y ahí estamos.

San Antonio: Bellosoli, si, fue un 13 de Junio.

Horteradas: Tatxe, afortunadamente Paquito no, aún no estaba de moda en la primera y en la segunda no hubo orquestina pachanga, que a ninguno de los dos nos apetecía. Lo suyo en la época era el amigos para siempre (fue en la época postolímpica) y el lolailolalolá. Hay unas fotos nefastas al respecto. En la segunda bailamos lo de follow-the-lider, follow-the-lider, follow-the-lider, síguemé, sígueme!. También hay (AY!) documetación gráfica al respecto.

Menuses: Tatxe, croquetillas hubo para picar en las dos. Incluso patatas fritas y aceitunas. Calamares ni me acuerdo. En la primera hubo un banquete de boda estándar tirando a muy malo. En particular recuerdo unas truchas al horno resecas e infames – espantosas.

Tres: HOLAAAA!!!