martes, julio 11, 2006

Corre, Xurri, corre!

Atención estampa: Calor. Sofocante. Lugar estrecho. Me toca la pata de la mesa, a partir de ahora agrediendo mis tibias y rótulas sin descanso. Niños cerca. Madre de los niños (desconocida hasta entonces) aún más cerca.

De frente un truño triunfador, fumador, de voz carajillera, rico, podridamente rico (eso da a entender), modelo business man, self-made, muy sencillo él, “jojojo –chiste verde –jojojo. Con despliegue de llaves, mechero, tabaco, super PDA-teléfono última generación. Conversación simple y grosera. Padre de los niños. Más allá otro businessman exitoso, que va de tener guante algo más blanco. Algo. Junto a él, su parienta, que por su cara está disfrutando enormemente de la compañía de todos y cada uno de los que están a la mesa. Como yo. Lejos, muy lejos, mis amigos.

Lentitud irritante del servicio, sin prisas, sobrepasado; mujer encorvada que debería estar jubilada y recibiendo sesiones de rehabilitación en vez de atender al público, y que pregunta no 1 sino hasta 4 veces la misma pregunta, para malentender la respuesta una y otra vez. Que lleva al resto del personal tieso: es la dueña, no cabe duda.

Comensales nerviosos y hambrientos, los niños inquietos, la madre irritadísima con ellos – que en realidad no hacen nada malo– y el padre contando sus batallitas de soberbia y gasto ostentoso, de “hacer pasar por el tubo” a diversas víctimas, sus gestas en 4x4, el precio de su PDA, su llavero con alcoholímetro, sus destinos exóticos de vacaciones sin mujer y sin niños, la mujer que se rebota, discreta pelea conyugal en mis morros. El sitio es muy estrecho y hace calor.

Llega la comida. En cantidades ingentes. El sitio es estrecho, como un comedero. Me siento como un animal de granja forzado a estar encajonado frente a la comida, no me queda más remedio que comer hasta convertirme en un bolsón amorfo de grasa. Se me va la olla, está claro. Bebo vino. Un poco más. Anestesia general.

El bisnesman agresivo se rie de gente que –él lo ignora – trabajan de lo mismo que yo. No ha hecho ni una sola pregunta para interesarse por los demás, yo yo yo yo yo. Debe darse cuenta porque de golpe le interesa lo que hacen los otros varones, debe asumir que las mujeres no hacemos nada. Mi marido contesta y de paso añade que hace lo mismo que yo.

Momento de incomodidad que se resuelve insatisfactoriamente con dos intervenciones igualmente afortunadas:

a) El comercial blando dice, como haciendo una gracia “eso es un chollo, verdad? no hacéis nada!”.
b) El comercial agresivo alardea de su capacidad de contratar gente como nosotros en caso de necesidad.

Me siento extraña como la replicante de Blade Runners.

Lentitud irritante entre platos. Lentitud irritante en los postres. Los niños molestan a sus padres en un alarde de justicia divina, pero en un momento dado desaparecen con un helado. El padre se crece con la digestión y describe con detalle el caso de un amigo que abandona a su mujer tras 20 años porque ya están los hijos criados, y de cómo consigue no darle apenas dinero, que espabile esa fresca. Ahora el pollo en cuestión se da la vida padre, a follar, que ya le toca. La mujer del padre de los niños se pone agresiva. El le marca el terreno como quine llama a un perro y ella baja los ojos.

Confusión inenarrable en los cafés, largos, cortos, cortados, solos, descafeinados, con hielo... Por fin llega la cuenta. Justo tras las primeras fases amables - muchas - de la dueña, interesándose por todos y cada uno antes del sablazo, vayamos a protestar. División extrañamente favorable a las pareja con 2 hijos, a expensas de las que no les hemos traído.

Ya llevamos 4 horas sentados.

Pensamientos de vuelta a casa: No me gustan los restaurantes. No me gustan las comidas sociales. No me gusta la gente, en general, y esta en particular. Quiero hacerme chiquitita y desaparecer por una rendija de la ventana. Correr, correr y no parar. Como Forrest Gump. Corre, Xurri, corre.

14 comentarios:

Hanna B dijo...

meingott xurri!! que duro! el dinar blogaire al lado de esto fue el paraiso ;)
supongo que fue un acto involuntario por tu parte asistir a eso, y que nunca mais, que al pavoreal ese le aguante su señora y su prole, que para eso paga.. uhhh el calor, lo que hace, me ha salido un comentario amargante!!
riete pensando en el super bisnis man que no se imagina su cruel retrato ni ciego de cubatas de hielos repicosos.. :)

bellosoli dijo...

buf! quina tralla de dinar! i que hi feies entre aquesta gent? De totes formes no tothom és igual i hi ha gent amb qui dinar és un plaer. Sobre el menyspreu de l'home sobre la parella, fet que erròniament creia anticuat, he de fer un post d'una experiència que vaig tenir l'altre dia. Insufrible.

Harry Haller dijo...

¡Ostras, corre Xurri, corre! ¿Cómo aguantas tanto? Ya sé, ibas tramando taimada tu venganza via blog pero quizá podrías haberle derramado el copazo en la pda con feminil ingenuidad como haciéndote la tonta o alguna otra putadilla más refinada y luego guiñarle un ojo cómplice a la conyuge (¿por qué todo el mundo dice "conyugue"? ¿Por eufonía?).
Bueno, por lo menos has vivido para contarlo y oye, yo me he reído, aunque ya sé que es una historia de miedos y "fantasmas".

Arare_ dijo...

Xurri, ja t'hi veia, he he he... la venjança ha estat molt bona!! llàstima que no ho llegirà mai, tchts, tchts...

bitxo dijo...

Déu n'hi dó, quin dinar, quina companyia i quin panorama! Pregunto el mateix que en bellosoli: i tu què hi feies allà, entre aquesta gent? (et conec poc, però prou com per saber que tu no hi encaixes) :)

Yadira Ramos dijo...

Saludos vistamdo tu blog muy interesante ,divertido y peculiar blog.

Andare por aqui

Jordi Gil dijo...

La situació em sona familiar, has de trobar el boto de "power off" que has de tindre per alguna banda, com la resta de replicants.

Marga F. Rosende dijo...

Que horror! No sé como te quedan energías para postear.
Un beso

Nuria y Jose dijo...

ufff, el sábado estamos de boda. Se casa la hermana de José en Suiza. Mucha peña de Suiza, España e Italia. Mogollón de preguntas en plan: "y cuando os casais vosotros?", "Como has crecido..." o "cuanto te pareces a xxx". Que complejo resultará el "post" de la boda... we'll see what's gonna happen.
un beso

Hans dijo...

Dios-bendito. Urghs.

Alfredito dijo...

Huye, Xurri, huye.
Odio cada día más los "actos sociales". Me temo que no haces una caricatura de un personaje, sino que existe de verdad, y es que yo conozco a alguno.
Un besito.

martí dijo...

On hi hagi una bona paella... :-)


i tu tranquila, que a la propera li preparem un palindroguantazo al paio de la PDA que no sabrà ni per on li vénen :D

Jepi dijo...

Hola Xurri , he arribat a tu via Arare i em sembla molt be el teu blog , força interessant m hi apunto . Desgraciadament sembla que abunden ultimament els estereotipus aquests que tan be descrius dels teus companys de taula , no arriban ni a snobs , horteres i filibusters enfundats en "marques " quin fastic, que per no tenir ,ni conversa, aixo si que es ser pobre.
salut

Dicarlo dijo...

Corre, Xurri, corre, y no pares de correr!!

Jajaja!!! siempre digo esta frase cuando cruzo un semáforo en rojo, corriendo con un amigo.(Evidentemente sustituyo el nombre de Xurri por el de mi amigo).

Bss