domingo, agosto 20, 2006

Fin de fiesta

Hace un rato he (hemos) llegado en barco de Mallorca. Mareada como una sopa, pero feliz, de disfrutar los 5 días que me regaló mi santo, por mi cumpleaños y para que me olvidara un poco que en las próximas 3 semanas no voy a ver la sonrisa de mi niña iluminando cada minuto diciéndome "wola!!!!" cada dos por tres. Que se ha ido al Canadá con su padre, otra vez a ver mundo. Bien por ella, pero es durillo.(Debo explicaros que mi ninia tiene una cualidad extraña en su sonrisa: irradia luz a su alrededor. Si, si, por supuesto es exclusiva suya y de ninguna otra hija de nadie, ejem. Eso engancha.)

Así que hemos pasado estos días solitos, tranquilos, yendo de playa en playa, buscando caminitos insospechados, como el de la foto, que nos llevasen a torrentes poco frecuentados (desde tierra: las barcas son una auténtica plaga!!) de los que acaban en cala con mar entre rocas, como el de la foto. Sobreviviendo a base de fruta y tomates, sobrasada y queso, aceitunas y vino.


Nos hemos alojado en una casa rural del centro de la isla. Acondicionada para alemanes. Un poco pija (ya es eso). Con un peculiar gallo con jet-lag, que cantaba desubicado y con auténtico desespero (y haciendo innumerables gallos) durante todo el día y buena parte de la noche.

Lo se porque he estado leyendo hasta el empacho, noches incluídas, que soy de mal dormir, los dos volúmenes publicados de Memorias de Idhun, por encargo explícito de mi hija que quiere que me lo lea a cualquier precio.
También he estado dibujando, algunas acuarelas de playa y mar, y algo a lápiz para organizar un poco la nueva casa: buscando cómo, para qué y dónde crear espacios especiales. Y he descubierto por fin la clave de mi futuro piso -al que likely nos mudaremos este otoño - y es que necesita color turquesa, palido, aquí y allí. Un poco de color a mar. Como el que contrasta en las playas que hemos visto este verano. Un poquito más verde, más mediterráneo que el galego. Turquesa (véase muestra). Saber esto me hace la nueva casa más acogedora. Ahora hay que concretar ese color en cosas y espacios.

Mañana me toca volver a currar. Pero con otro aire, palabra. Que es la primera vez que tengo tres semanas seguidas de vacaciones en un montón de años. Y para eso la primera tuve que conectar a diario y llevar mi teléfono a punto. Y digo yo que eso no es muy normal. Especialmente considerando que no soy - ni de lejos - la directora general. Algo me huele a chamusquina, miau, gato encerrado: aquí me toman el pelo. Que se me comen el tiempo personal, con tanto viaje y tanta exigencia. Punto muerto y reconsideremos. Pero para empezar, el jueves tengo que marchar 4 días, y el martes siguiente otros dos. Objetivo Octubre rojo: eso hay que renegociarlo. Horario laboral según convenio, resto a compensar, o tiempo a cambio o pasta compensatoria, o puerta.

En fin, estoy contenta de las vacaciones, en general. He descansado, un montón. Casi ni me acuerdo de cómo llegué a las vacaciones, casi a rastras, que me caía a cachos, ni una conversación podía mantener, ni un rato de charla en una cena-copa posterior... eso no debe volver a pasar.
(dice Xurri, ingenua de ella...)

6 comentarios:

Hans dijo...

Xurri dice molt bé, en cuanto a lo de que no debe volver a pasar. Al menos, la voluntad. por lo que respecta a lo de "puerta" si no se replantea lo del curro, empiezo a temblar: en la última ocasión, no poder abrir una puerta en la pared de la cocina llevó a que te comprases una casa nueva... glups! ;-D.
Bienvenida al Continente.

Hanna B dijo...

ah, es que las vacaciones son un gran invento! y si ves el mar y te canta un gallo no digamos!
me alegro de tu vuelta y de que hayas disfrutado (manque los fuegos, grs) y de que les des caña a esos negreros de tu curro, que ya les vale! ole xurri, pide que te será concedido!
petonets
corroboro lo de la sonrisa. a tu ninia además le sonríen los ojazos tambien, es una guapura!

bellosoli dijo...

xurri no saps l'enveja que em fas!!! entre galícia i mallorca quines vacances més xules! i ta filla se'n va a més tres setmanes al canadà?? aaaahhh quina enveja!!! de veure les fotos de les cales on has estat ja em venen ganes de banyar-me al mar, a veure si demà vaig a la platja! tot i que no és el mateix, clar està.

El color turquesa és molt xulo! és una bona opció per pintar el pis! i amb el curro has de lluitar perquè et respectin el teu temps que no té preu! ja està be tant aprofitar-se! on s'és vist que marxis de vacances i hagis d'estar localitzable? fot-lis canya!

manel dijo...

Hoy en día, los directores generales ya no tienen móviles, tienen secretarias y chóferes. Me alegro pues que hayas descansado. En dos lugares muy bonitos. Qué envidia para uno que este año está semicastigado.

Albert dijo...

Algun dia els nostres bons desitjos laborals es convertiran en alguna cosa més (o en aquesta esperança cal tornar a la feina després de les vacances...). Sort.

Arare_ dijo...

Xurri, rebenvinguda. Un big petó. les barques molesten (els velers no)
;)