miércoles, agosto 23, 2006

María

María es un regalo.
Un descanso.
Un punto de confluencia.
Un lugar de certezas y verdades,
de sinceridad vergonzante,
de crudeza, de risa.
Un principio de realidad.
Un punto de entendimiento,
sin palabras y con ellas.
Un punto de luz.
Una razón para el afecto,
incondicional,
para el buen humor.
María es compañía en un mundo extraño.
Un interés desinteresado.
María es mi amiga.

En mi descargo: escrito bajo el influjo hechicero de las palabras melodiosas y el chupito embriagante - senso estricto - regalado por un camarero de acento cantarín y ojos cautivadores.

9 comentarios:

Pablo dijo...

Bellísimas palabras... ando necesitando una probada de ese elixir inspirador :). Un abrazo.

Arare_ dijo...

Que contenta es posarà la Maria :)

si, jo me la imagino tal com dius!

Hans dijo...

Bien!!!!
:-D

manel dijo...

y solo está cuando la necesitas...

Hanna B dijo...

que bonic xurri!!!
la tal maría no será una planta, verdad?? ;)
si es persona, seguro que piensa recíprocamente.

pere dijo...

Estic segur que sense "xupito" ni mirada de cambrer les paraules serien les mateixes, no? Que bé tenir la Maria i viceversa.

denke dijo...

los chupitos...
aix... cuantos ojos maravillosos nos han hecho ver!
;)

Hans dijo...

Estoy muy de acuerdo con Hanna B. :-D

Anónimo dijo...

Ejercicio de memoria