sábado, agosto 05, 2006

Sesta galega

Fuera crepitan las piñas.

Puro calor seco, que las abre para que lluevan piñones.

Un poco de brisa mueve los pinos, y alguien baja chancleteando por el camino de tierra hacia la playa.

La luz vibra brillante, implacable, dibujando perfiles y aumentando los contrastes.

Todos duermen.

Pero el día sigue abierto.

Días como hoy se ven interrumpidos por la siesta ajena. Segados en dos. Yo no duermo. No hago la siesta. Dormir me produce la sensación de perder el tiempo. Siempre me lo ha parecido, y no cambio con los años.

Comer, dormir.

Mi día no precisa ninguna de estas interrupciones. Lo prefiero. No necesito irme de las rocas, de buscar caracolas, de mojarme los tobillos con esa agua que de tan fría duele, de sentir el sol que me despelleja la piel morena. No quiero.

No necesito sentarme y aturdirme con vino y comidas contundentes para recuperar energías nunca gastadas, ni caer embotada bajo el sopor de la digestión. Ni hacer cafeteras cargadas para contrarrestar los efectos del alimento. Ni las largas sobremesas achispadas a base de copas. No. No va conmigo. No me gusta. No lo tolero en mi, y mal en otros.

Todos duermen.

Y a mi me pesa que el día se me escapa.

De niña salía de casa en cuanto podía. Tras mal comer para desesperación de mis padres. Con la bicicleta, a las 3 de la tarde. Me sorprendía que no hubiese nadie en la calle. Me entretenía pedaleando aquí y allá, aprovechando baches para levantar rueda, gravilla para derrapar. Me subía aburrida a un árbol, a esperar a la sombra. Hasta que aparecía alguien.

O leía y me ensoñaba con mundos paralelos de aventuras, de naves espaciales, de palabras, de pensamientos, de sentimientos.

O pintaba y dejaba que mis manos llenas de manchones eligieran dónde ir, con qué colores, se fundieran en los cuadros, mezclando donde el pincel no podía.

O me escondía en el trastero, a revolver en cosas viejas, siempre con un poco de miedo a encontrar algún bicho inesperado y agresivo.

Hace un rato he empezado a pintar. Un pastel, en las cartulinas grandes. Usando un modelo pequeño, que me ha costado elegir. No tenía mucho para escoger, y dudaba, ninguna composición acababa de estar equilibrada. Falta de previsión. Y al empezar me he equivocado una y otra vez: acuso la falta de práctica. Dudo, corrijo, pierdo diversión. Cautiva otra vez de la técnica más elemental. Ahora descanso un rato.

Al asomarme me ha llamado la atención el crepitar de las piñas, tan de verano. He ido a compartirlo, pero en la casa duermen y se lo van a perder.

Tal vez aquí hay alguien despierto? (a quien le interese)

6 comentarios:

bitxo dijo...

M'encanta la teva crònica de les vacances... i sobretot aquest darrer post. Té alguna cosa... com màgia :)

Hanna B dijo...

se sienten como si se tocaran esos sentimientos en horas de siesta. recuerdo momentos así, todos durmiendo y yo escuchando los grillos o mirando las agujas de los pinos moverse...
comparto tambien el no querer dormir, en mi caso, por no querer dejar de "vivir" lo que fuera. aunque una vez puesta, soy marmota. con lo de no hacer lo que sea que haga el resto de gente: yes, me too ;)
con lo de comer sí que no coincido... ay, la gula!
de todo tiene que haber en la viña (?) del señor (?)
besiños

nimue dijo...

a mi! a mi m'interessen les pinyes obrint-se! xiqueta, que bonic...

A mi em passa una cosa semblant amb la migdiada i el menjar. Amb tot el que hi ha per fer allà fora...

bellosoli dijo...

a mi em passava igual de petit. No suportava la migdiada i mai no en feia. El problema és que tothom en feia. Així que m'avorria molt i molt esperant que tothom es llevés. Era una gran pèrdua de temps.

D'un any ençà m'he rendit. Diguem que els dies se'm fan molt llargs i he descobert que la migdiada i el dormir molt els escurcen força. Així, tot i que no m'agradin massa, faig migdiades. El dia es retalla i se'm fa més curt i ni em ratllo ni m'avorreixo tant.

Però si, a mi m'agradaria poder gaudir de tot el dia sense perdre el temps dormint. El problema és que jo sóc animal de companyia, i tot sol m'avorreixo, i tothom dorm o es desconnecta al migdia/tarda. Un pal.

Xurri dijo...

Característica comú bloggera*: si hi ha coses per a fer la migdiada no interessa.

__________________

Conclusió estadística:

El 75% dels que han comentat aquest post estàn més interessats en les pinyes o en fer qualsevol parida (els varons matissen que preferiblement acompanyats) més que no pas en dormir la migdiada.

Anónimo dijo...

Very nice site! Fetish amateur enema Motorcycle specs 2005 suzuki 650sv hosting 1991 audi coupe for sale http://www.buy-prozac-7.info Who should address wedding invitations Progressive auto insurance website Big cock tight pussy clips Telemarketing call center west cliff