miércoles, agosto 09, 2006

Xurri pirofóbica

Xurri tiene un defecto (entre otros miles) que a los más y menos avispados no les habrá pasado inadvertido: Xurri es pesimista y tiende a echar agua al vino. Siempre piensa en lo peor y siempre tiende a quejarse.

La niña de Xurri le advierte a menudo de los peligros de las palabras “siempre” y “nunca”, que hieren mucho más que las palabras “a menudo” y “pocas veces”. Pero Xurri reincide, porque Xurri ya es muy mayor y le cuesta cambiar sus maneras de sufrir, y de optimizar el sufrimiento propio, al tiempo que trata de minimizar el ajeno. Si por torpeza no consigue minimizar el ajeno, consigue aumentar el propio, lo cual -al tiempo que altruista- ha probado ser una medida de lo más ineficaz y absurda.

Lo cual nos sitúa en estos momentos en una playa idílica de Galicia extrañamente respetada por el fuego hasta el momento. Situada estratégicamente entre Muros y Noia, ambas localidades pasto de las llamas, de momento sólo hemos recibido humo y cenizas. Pocas, debo decir.

Lo cual, en vez de llenarme de gozo, me inquieta sobremanera. Manifestando lo más patético de mi forma de vida y arruinando cualquier atisbo de disfrute vacacional.

Al menos trato de explicarlo en tono mordaz para que otros sonrían, ya que personalmente me siento más próxima al llanto ecológico que al bronceado compulsivo.

Esta mañana nos debatíamos mi santo y yo entre lanzarnos con las niñas (una mía y una prestada, con el apuro que da ser responsable subsidiaria por terceros!!) a la carretera, en nuestro tan sobrevalorado como invencible Volvo, o por el contrario permanecer en nuestro relativamente seguro reducto al pie de los que hoy en día deben ser los únicos pinos verdes de toda A Coruña. A 15 metros de la playa. Listos (nosotros) para salir corriendo hacia la inmersión salada en caso de lumbre resinosa y conífera. Otra noche pendientes de las ráfagas del viento. Del olor del humo, del resplandor en la noche. Urgs, que diría Hans.

Con la experiencia del humo y el fuego que casi palpamos ayer en Louro, el coche ya cargado de objetos y enseres, planteada ya como firme la alternativa de pasar dos días midiendo la anchura de Castilla, hemos bajado a mojarnos los pies a la playa, a fin de despedirnos del lugar.


Pero la vista de la otra orilla de la ría nos ha reanimado la moral, algo. Amén que el azul increíble de las conchas de mejillones erosionadas por el mar, el brillar del nácar de las caracolas, el ruido del agua en torno a las rocas... snif.

Después, tristones por la marcha con la cola entre las piernas, nos hemos sentado a escuchar la radio y a leer la prensa del día, a fin de verificar el estado de las carreteras. La lectura de la epopeya que supone echarse a la carretera estos días nos ha arrugado un poco.

Total, el viento ha aflojado, la vista se ha despejado un poco de humo, la gente con la que estamos se quedaba, la playa tan bonita, el miedo a la autopista… nos hemos quedado. Y aquí estoy, sufriendo. En vacaciones. En vez de disfrutar. Xurri en estado puro. Es mi sino: zufrí! (no tengo remedio).

8 comentarios:

bellosoli dijo...

em sap greu que no puguis estar gaundint de les vacances. Per la part de la flagelació pensa que el fet que la vostra zona no s'hagi cremat no t'ha de fer sentir culpable (culpabilitat que sol sorgir com a mostra de solidaritat cap als menys afortunats) ans al contrari, has d'alegrar-te per la gent que hi viu i que, almenys, podran seguir gaudint del seu entorn tot i que els poblats veïns ja no. I per la part del perill, tal com descrius l'indret, i per les fotos vistes, sembla un lloc prou segur amb el mar al cantó, així que no cal que pateixis.

Et recomano que et deixis anar una mica, gaudeix d'aquests dies que després es troben a faltar! Vinga, molts ànims!!!

manel dijo...

Igual es una idiotez lo que voy a decir, pero creo que la mejor ayuda que se puede hacer a Galicia es: apagar el/los fuego/s, quedarse y disfrutar, cagarse en todos los pirómanos y buscar responsables. Y cada una de as cosas debe hacerla unas personas determinadas. Creo que a vosotros no os toca apagar.
Otra cosa. Ayer leía tu anterior post y quería recordar a Perich, un humorista ya fallecido. Al slogan de principio de los 70 "Cuando un bosque se quema, algo suyo se quema", le añadió la coletilla "señor conde". Porque es así. ¿Cuántas urbanizaciones actuales son ex bosques?

Hanna B dijo...

qué rabia todo esto... yo también sufro empáticamente desde aquí... pero no es eso, claro. se supone que las vacaciones son descanso, desconexión, calma, tranquilidad... espero que consigan apagar los fuegos, y el mal ya estará hecho, pero al menos la angustia se apagará tambien... y podrá llegar de nuevo la calma que se leía en tus primeros posts..
besiños... castración a los pirómanos!!! (no existen pirómanas según mis fuentes)

Albert dijo...

Petonet per la Xurri patidora.

Arare_ dijo...

Un petó, Xurri-gallega. I la meva solidaritat... tinc molts amics, a Galícia, que s'ho estan passant fatal.Impotència i ràbia, diuen que els focs els provoquen màfies... ens hem tornqat tots bojos, noia!

Xurri dijo...

De vuelta y con aquello algo más tranquilo, hoy por mi cumple me han regalado un viajito express a Mallorca.

Espero no llevar ninguna catástrofe natural conmigo esta vez!

Gracias por los buenos deseos a todos, sois un solete (de verano)

Manel, recuerdo perfectamente el chiste de Perich! una coletilla que siempre salía en casa a continuación del anuncio - que era bastante difundido en la tele y en la radio.

Anónimo dijo...

You have an outstanding good and well structured site. I enjoyed browsing through it mci conference calling Personal photo printer review erectile dysfunction orange county http://www.voip-0.info Houston wedding invitations

Anónimo dijo...

Enjoyed a lot! » » »