lunes, septiembre 04, 2006

Homométricus

Una de las nuevas y jocosas costumbres de las empresas o compañías es la métrica. Lamentablemente no la poética, sino la biopsicométrica. Siguiendo aquel aforismo por el cual "lo que no se mide, no existe".

No se trata de medir la talla o el peso, ni el color ni la forma corporales (nooo, que eso sería políticamente incorrecto). Ni siquiera se trata de medir el brillo o longitud del pelo - o pestañas.

Se trata de medir la capacidad de éxito de los empleados.

Antes se limitaban a medirte con distintas varas antes de entrar. Un exagerado despliegue de tests y medidas que pretendían cuantificar inteligencia, personalidad, comportamiento laboral, entorno social, psicopatología, grafología y horóscopo, con mayor o menor pericia en función del tipo de psicólog@ al que te enfrentabas. Lo de menos: tus calificaciones. Total, no sabían distinguir los matices de la formación especializada, y para un puesto técnico tanto contaba un doctor en biología molecular como un farmacéutico de oficina, como uno que su tío era catedrático de física cuántica. Por no hablar de las situaciones trampa de psicólogo agresivo o maleducado donde se mide la capacidad del empleado de no partirle la cara al prójimo. Lo cual puede ser tanto bueno como malo. Pero de eso otros ya han hablado con creces.

Además arremetían (ilegalmente) contra tus derechos básicos preguntando estado civil, tendencias sexuales, estatus económico, planes de maternidad, aspiraciones vitales, resolución de crucigramas. Que hasta si tenías SIDA te preguntaban, quins collons! Y tú, pues claro, a callar. Mejor dicho a cantar: Oh, sole mío!!

Que ni tu novio quiso saber tantas cosas tuyas antes de contratarte como esposa.

Ahora siguen midiéndote para entrar en una nueva compañía. No lo pueden evitar, les encanta (y en el fondo es lógico que se quieran evitar sorpresas, algo hay que hacer).

Pero no contentos con medirte una única vez, los de RRHH (que no es que sean muy vascos, son los de Recursos Humanos) han ideado una manera de extender su area de influencia más allá del "recruitment". Y se han inventado lo que eufémicamente se llaman evaluaciones del desempeño, o feedbacks, dependiendo de dónde se ubique la casa madre del chiringo empresarial en cuestión.

El grado de perversidad del asunto feedback depende de la empresa. Se los pueden pedir (acerca de tí) a tus jefes, o a tus subordinados, o a tus compañeros de mesa, o de trabajo, incluso a tus clientes (témino que últimamente está expandiéndose más que las tropas de la OTAN: cualquiera con quien cruces dos palabras es un cliente).

A veces los dichosos feedbacks se usan para clasificar a los empleados en malos, mediocres y buenos (para calcular retribuciones, por ejemplo), con porcentajes prefijados del número que debe haber en cada categoría (10%-70%-20% sería un ejemplo, no necesariamente real). Los del 10% a la p. calle. Otro ejemplo no necesariamente real.

Otras veces se utilizan sólo para detectar oportunidades (= carencias) y así ayudar al empleado a identificar sus áreas de mejora (= defectos).
Por ejemplo:
  • "X podría mejorar su efectividad en las reuniones si procurase sintetizar esquemáticamente las ideas que desea compartir, de modo que sus intervenciones fuesen más claras"
una forma fina de decirle
"chaval/a, eres un plasta y no te aguanta ni la madre que te parió".
  • "Varias personas comentan que se sentirían más cómodas si X tratase de respetar el silencio en las zonas comunes", lo cual en realidad quiere decir
"todos tus compañeros te odian porque te cortas las uñas con las tijeras del papel y canturreas a la Pantoja mientras cuadras la contabilidad".
  • "En su actual puesto, a X se le plantean nuevos retos que le permitirán desarrollar sus capacidades de análisis y síntesis", lo que quiere decir
"No sabe ni hacer la O con un canuto, como no espabile este ceporro....".

Pero no todo es malo, los feedbacks también sirven para detectar y cuantificar las áreas de excelencia (=cualidades) y darle un poco de coba al pobre pringao, animándole a que siga haciendo el primo para el bien de la empresa, con promesas de recompensas inimaginables.

Sobre la base de tus características, aspiraciones y areas de mejora se escribe después lo que es tu plan para el año siguiente, y los venideros, una especie de hoja de ruta, urgs, en la que te ofrecen las oportunidades para brillar en lo tuyo y mejorar en lo que te falta, si quieres, para mayor gloria de la cuenta de resultados. La cosa es un tanto absurda, porque si tú, pongamos un caso figurado (jé) prefieres los números a las personas, odias el trato con el público, tienes un perfil básicamente técnico, reservado y anticomercial, y el pollo que te tiene que escribir el feedback tiene el día espeso, cuando llega a la sección de oportunidades (nunca ha cruzado dos frases contigo), pues tachán!!, idea brillante:
  • "X Realmente obtendría un mayor desarrollo si tuviese más contacto con comercial y con clientes externos, pues complementaría sus profundos conocimientos técnicos con una mayor capacidad de transmitirlos y comunicarlos".

"Tócate los güevos", piensa X, "si quisiese comunicarme ya me habría ido a comercial, que para algo ganan el doble y trabajan la mitá, joé. ¿O es que te crees que estoy aquí porque no me gustan las casas con piscina?".

Eso de mezclar no puede salir bien: Cada cual a lo suuuuyooo, que ni todos somos iguales, ni falta que hace, hombre poddió!

Hay que andarse con tiento porque donde las dán, las toman. Porque - sabed vosotrosustedes- estos feedbacks se comparten con el interfecto. Si. Pelín sádica la cosa. Así que: que se vaya calzando el que opinó que debería relacionarme más con comercial!!.

El caso es que todo este rollo modenno de qué guapos somos todos se lleva muchísimo tiempo. Ahí, midiendo las palabras para no ofender (hay que ser muy asertivo en estos menesteres, y demás, nunca sabes a dónde van ni quién los lee - y quién te evaluará después, glups!) y echando mano de inventiva. Muy tedioso.

Viene a colación porque hoy he ventilao otros dos feedbacks, me queda uno y habré hecho un total de 6 - de momento. Como si no hubiese más tela que cortar, con la de faena colgada que tengo.

(Las fotos, que hoy no suben, tiene blogger el dia tonto. Las tengo ya identificadas, no obstante, así que mañana las coloco. Bonanitatothom)

(Ayer lo intenté de nuevo: nada. Hoy otra vez: que no. Que no suben las fotos. Lo siento, os quedáis sin ilustraciones)

(hoy he colgado montón de fotos en el post nuevo, sin complicaciones. Se ve que es este post en el que no puedo colgar imágenes. Raro raro. En fin, se queda sin.)

12 comentarios:

Hans dijo...

Ah, el encanto de la evaluación del desempeño. Cuánto tiempo perdido. Cuánta chorrada. Cuánta pasta gastada en asesores externos para que vengan a decirnos lo que ya sabemos.

tatxe dijo...

Se nota que eres ya perro viejo en esta cosas... ya detectas las frases estilo "tienes el perfil adecuado para liderar este proyecto", o "tenemos que hacer", o tantas y tantas frases que salen en las reuniones.

De todos modos, esto de la evaluación de 360º, evaluación continuada y todas estas mandangas, en el fondo no son tan mala idea, el problema es que la gente aplica sin tener ni idea. Es como si alguien se leyera un manual de "Como hacer un bypass a corazón abierto" y fuera por ahí operando a la gente sin ton ni son, fijo que más de la mitad palman.

pere dijo...

A veure si ho entès bé, quin dia dius que ens preguntaran als teus lectors?
Més seriosament, que cansat tot això... i realment és efectiu en molts casos?

Arare_ dijo...

ai com he rigut! (vigila, que no ens toqui avaluar-nos l'una a l'altra perquè ens faríem un fart de riure, col·lega!) un petó i un P.A. (progressa adequadament)

Violette Moulin dijo...

Ah sí, sí... ja seria divertit això: fer feedbacks a través dels surrealismes d'alguns blogs i de molts posts... i que es publiquessin els resultats per internet i que se'n fessin powerpoints per descobrir als matins a les safates d'entrada i obligar als col·legues a seguir-los enviant en cadena amb l'amenaça de deixar d'aconseguir la felicitat absoluta...

bellosoli dijo...

m'agrada aquest post perquè és més llarg que els meus!!! jejejeje!!! per fi algú s'enrolla més que jo!!!

Entenc que les empreses vulguin assegurar-se abans de pillar algú però crec que els seus mètodes no xuten massa. A més, per exemple en els camineros, per què ens fan tests d'intel·ligència quan ens hem tret la carrera? mmm... ha qdat una mica sobrat em sembla... el que volia dir és que si hem sigut capaços de treure'ns la carrera és que som prou intel·ligents per desenvolupar la feina d'un caminero, que si no fos així els profes ens haurien catejat! (q els hi mola molt!!!)

Be, el que realment em pregunto és per què ens fan tants tests si al final ens contracten en pràctiques durant sis mesos, després uns altres sis, després un any, i despré ja es veurà... i a més poden rescindir el contracte durant el primer mes! aleshores... per què tanta parida que no serveix per res?

manuel_h dijo...

Muy interesante. He tomado notas, para cuando me toque.

issis dijo...

pues debe ser que un día quise dedicarme a esto o porque alguna fé guardo en la psicología pero creo en los feedbacks. no soy religioso, no te preocupes y en ellos creo mucho más desde que un amigo economísta te describe como si fuera de letras intringulis que con feedbacks se solucionarían mas facilmente.
y aunque no fuera así, ¿a que te ha sentado bien la gimnasia mental? decir bien, pensar bien, escribir mejor...

Hanna B dijo...

ay madre! que me reincorporo al infierno de ser candidata en unos meses y todo esto me da dolor de tripas.... por otra parte, yo lo pasaba pipa haciendo tests, lo peor es responder en directo a preguntas que no esperas (si pudiera ser en diferido al menos...)
lo de los feedbacks me parece muuuy perverso.... por otro lado, hay realmente consecuencias? o no deja de ser como los comentarios de los profes en las notas de antaño (desconozco si en las de ahora)
el mundo labora, qué cruel!

Grigri dijo...

Sí senyora! a la meva empresa fa temps que aquests rollos es porten. Nosaltres tenim "grading" de 1 a 5. Els 1 serien els de "ja els podeu fotre a la puta calle que fan més nosa que servei" i els 5 serien els de "si aquest paio se'n va a la competència ens enfonsa el negoci, doneu-li tot el què demani".

És una collonada perquè perds força estona omplint el maleït qüestionari. I després toca contrastar el què tu has respòs amb el què ha respòs el teu superior de tu.. patètic i delirant.

Conec el cas d'un crack de tio que treballava en una mega-empresa a les ordres d'un capullo. Com que els resultats de la unitat eren molt bons, el jefe-capullo a l'hora de graduar-los sempre els puntuava bastant baix. Així es podia posar les medalles ell. Perquè es clar, si l'equip era tant mediocre i els resultats eren tant bons estava clar que era gràcies a les seves habilitats com a director.
El meu company es trobava lligat de peus i mans a l'hora de valorar els què penjaven d'ell. La seva valoració estava condicionada completament per la que havien fet d'ell. Per molt que pensés que tenia gent molt bona al seu càrrec no podia puntuar-los alt. Perquè com imaginaràs, si el jefe-capullo es penja medalles i el valora a ell amb un grading baix, i després ell valora alt a un subordinat, la conclusió de RRHH segurament seria que el subordinat havia d'ocupar el lloc del meu amic.

PERVERSITAT EN LA MÀXIMA EXPRESSIÓ. I GANES DE FER PERDRE EL TEMPS, AIXÒ SON ELS FEEDBACKS!!

Xurri dijo...

Si, Hans, la de pasta derrochada en asesores y en tiempo de los empleados.

Tatxe, perro viejo pero veo que menos que algunos de vosotros. Me preocupa ese “tenemos que hacer”, que a mi me sale de natural desde pequeñita. A ver si es que tengo dotes de mano y yo sin saberlo.

Ay Pere, qué miedo si de golpe empiezo a leer “Xurri mejoraría la legibilidad de sus escritos si pasara el corrector ortográfico antes de publicar, abriese los interrogantes al inicio de pregunta y no abusase de las frases subordinadas encadenadas hasta el infinito, y más allá”. Sobre la efectividad de las evaluaciones, pues no sé. Ni idea. Yo me noto igual.

Oh, Arare, qué decepción, yo pensaba que me ibas a poner un “constantly exceeds expectations” Petonets, wapa.

Violette, no seas mala, no menciones las cadenas de mensajes que amenazan con desgracias inimaginables, que luego no duermo! (además de no alcanzar nunca la felicidad absoluta, a ver si va a ser eso?)

Bellosoli, el comentario sobre la longitud del post es con intención de modificar mi desempeño?? Dices que a un caminero la inteligencia se le supone, pero chico, te prometo que ese axioma es falso (al menos en mi área, que no son camineros pero vaya, se les supone un mínimo de razonamiento). Un test de inteligencia y uno para descartar psicópatas, pues vale, pero luego te vienen con chorradas como la de ordéname estos colorines para ver que persona eres y te dices, pero bueno!!
Cierto que lo único que demuestra un título es que eres capaz de pasar los exámenes que te separan de él, pero luego, en la práctica, gente tituladísima (carreras de 6 años + 4 o 5 de formación especializada) se ahoga con un vaso de agua. Eso sí, tanta historia para luego hacerte un contrato basura. Qué tontería!

Issis: lo irritante del tema es que iré lo que me parezca, pero sin entender ni pizca de lo que me piden, y movida más por mis emociones que por criterios objetivos. Y si soy injusta, qué? Y si me expreso mal y me malinterpretan. O peor, y si yo lo hago bien pero quien lo hace mal es quien habla de mí?? Eso es mucho peor!!!!!!

Hanna B, agárrate a la brocha, que te quitan la escalera! Hacer tests tiene su qué, pero es cierto que las entrevistas son odiosas, más que odiosas. Y sí que hay consecuencias, por ejemplo mira lo que dice Grigri.

Grigri: osti, yo debo ser una auténtica bleda soleiada porque ni se me había ocurrido sumar 2 y 2. Sabía que se hacían trukis para darle los peores ratings a las embarazadas y a la gente que estaba de baja o iba a cambiar de departamento, pero de ahí a manipular los ratings para dejar al aire al mando intermedio, joé, qué mala leche más perversa!!!

pere dijo...

Jo te veo igual, hasta mejor, diría. (muchas faltas ;-)?