sábado, octubre 28, 2006

Lo obvio

Se supone que, con la edad, ganas madurez.
Qué és la madurez? eso es motivo de diversas y largas disquisiciones, pero en general se te supone haber aprendido aprendido a ajustar tus expectativas a la realidad, de modo que prevés la mayoría de las cosas que te ocurren, a gestionar la frustración, y a reaccionar por tanto de forma emocionalmente estable, por contraposición a los berrinches infantiles.

Obvio es que nacemos solitos y desnudos, y que la soledad no mola. Es peligrosa y da miedo, te deja desprotegido y triste. Es obvio que crecemos tratando de aprender a comunicarnos y a comulgar, que sentirse entendido o comprendido – si no ya compartido – es una recompensa tremenda, sensación grata que nos aleja la soledad.

Y buscamos, buscamos, buscamos.

Buscamos sin cesar. Pillamos a un candidato plausible y, soltando nuestra imaginación temerariamente, proyectamos expectativas desconsideradas y abusivas sobre el primero que pasa. A saco. Repartiendo un buen montón de refuezos positivos – modelo generoso, suelen ser bien recibidos. Pero ojo, no hay que confundir la seducción con el altruismo, que no es generosidad, es inversión.

Provocamos y observamos reacciones, y como quien lee los posos del café, queremos intuir respuestas confirmatorias de nuestros objetos de afecto: sí, sí, son así, entienden, comprenden, comparten. Los mensajes de alerta (ojo, que no: esto no cuadra, no será que te lo inventas?) se descartan con un gesto de la mano, nah!, será casualidad, un mal momento, una mala interpretación. Si es preciso se echa mano de la racionalizada imposibilidad de la comunión completa dentro de la casi perfección. Pero claro, con el tiempo la evidencia va saliendo, como flores en un campo de primavera (o setas en un bosque otoñal).

Y te encuentras con un saldo negativo en tu contra, de obligaciones, coacciones, emociones, gestos, decisiones, condiciones, concesiones… todas ellas no solicitadas, pero entregadas, y que ahora tienes que saldar. Si los años han pasado en balde, llegan las cuentas por lo no vivido. Si los años han sido fructíferos, llegan las cuentas por los cuidados. Si se han regalado créditos, llegan las cuentas del activo utilizado. Si se han recibido ayudas, hay que devolverlas. Aquí nadie regala nada. Pero pocos avisan del precio. Como un mêtre de restaurante de playa: tenemos pescado fresco fuera de carta, está buenísimo! . Como un banquero dándote un crédito: pase, pase, doña Xurri, por favor, está Usted en su casa, estamos aquí para cumplir sus ilusiones.

Es obvio. Nacemos solitos y desnuditos, y crecemos solitos y desnuditos. Vivimos solitos y desnuditos y morimos más que solos, más que desnudos.

En el trayecto cada cual mira para sí, y si cuadra contigo, okey, pero si no, te jodes. Compartir es algo que ocurre sólo en el propio beneficio, que si puede ser mutuo, mejor, pero que necesariamente tiene que ser propio. Yo a la mía y tú también a la mía, y si no, ya encontraré quien vaya a la mía. Y eso aplica a todos, a mí, a ti, a ellos, incluso al famoso lucero del alba.


Que tampoco es nada ni malo ni bueno, ni es criticable ni elogiable, ni deleznable ni alabable, es como es: que se trata de buscar sinergias, y eso, lo que es ,es difícil, muy difícil.

Lo de tontos es no saberlo. Lo de tontos es no querer creérselo.

Es obvio, Xurri, es obvio.

(Haz el favor, mujer!!!)

14 comentarios:

martí dijo...

Penso que les sinergies no s'han de buscar, sinó que es troben nisesabecomo.

La resta, com una plata d'espaguetis a la carbonara abocats per sobre el cap.

Bon diumenge!

Arare_ dijo...

¡Haz el favor, Xurri!

Si. I què? què esperaves, reina mora?

Si hi ets a temps, rectifica. Si no, no t'hi amoïnis, que no val la pena.

I recorda allò que em va dir una vegada la meva àvia...

"Nunca corras detrás de un hombre ni detrás de un autobús... etc.etc"

(si no recuerdas el resto de la sentencia, te la digo en privado)

petonets, bonica! i recorda que avui ens "han regalat" una hora, què més vols?

denke dijo...

Tengo una creencia que lleva años metiendome en discusiones.
Todas las relaciones son de interes.

Amamos por el interes de ser amados, de tener a alguien.
Tenemos amigos por que nos reportan satisfacciones, compañia, empatía...

Y un largo etcetera... El interes tb puede ser bueno. Lo que pasa es que al pobre lo han criminalizado

Jordi Gil dijo...

Exígete mucho a ti mismo y espera poco de los demás. Confucio.
No es ningún consejo, ni quiero, solo una frase queme ha venido a la cabeza leyendote.

Arare_ dijo...

Denke, en psicología social eso se llama "teoría del intercambio". Y tienes razón: el interés (el bueno, como el colesterol bueno) está criminalizado. Y no debería, no!!!

Aix, Xurri, permíteme que le salude en la salita de tu blog!

Date por saludado/a, Denke.

Violette Moulin dijo...

Jo m'he adonat de tot això fa poc... però m'ho he pres bé. Al cap i a la fi, l'interès sol crèixer.

Marga F. Rosende dijo...

Jope nena, lo de la gestión de la frustración, entre otras cosas, me ha llegado al alma.Cuanta lucidez guapa.
Un abrazo totalmente empático.

Albert dijo...

Tornaré més tard, quan pugui dedicar un petit temps a reflexionar-hi i desenvolupar la meva posició sobre el "tema", que ja saps que, de tant en tant, em torna a aparèixer. T'envejo molt, moltíssim, com a mínim, la capacitat d'explicar-te.

tatxe dijo...

Filosofic mode on.

La vida es un constante perder para poder ganar algo que no sabemos lo que es y que además no queremos.

Hanna B dijo...

madurez = resignación. lo de las pataletas se evita por el miedo al ridículo, una pena porque luego te desahogas por cualquier otro lado y el ridículo a veces es aún peor...
solitos estamos, sip... lo de negociar compañía, de la que sea, es como todo en esta vida: ganas algo y pierdes otro algo, la vida es asín, y lo de las almas gemelas es un timo de la estampita que sólo sirve para frustrar aún más por comparación con la realidad. si yo por ponerme de ejemplo (je) no me entiendo ni a mí misma como voy a pretender que me entienda otro??
enfins, pensemos y recordemos los buenos momentos, esos que compensan todo lo otro, que haberlos haylos, eh??
petonets

Pablo dijo...

Hola, muy de acuerdo con el Sr. Denke y la Sra. Arare, hace unos años descubrir este concepto significó meses de reflexión y desazón, posteriormente aprendí a convivir con la idea de que todos priorizamos a la larga intereses individuales y, aunque me ilusionan las excepciones, creo que en cierta forma el "egoísmo" con el que conducimos nuestra vida y la conciencia del mismo terminan en definitiva reportando un beneficio para todos.
Un abrazo.

pere dijo...

obvi, xurri, obvi. De tant en tant ho recordem.

manuel_h dijo...

me ha entrado frío, por lo de desnudito, pero qué obvio, xurri, qué obvio

Albert dijo...

He acabat publicant el meu comentari en el meu blog, per excessivament extens. No sé si me n'he sortit prou bé, però que consti que és "sin acritud ninguna". Gràcies per fer-me pensar.