domingo, octubre 08, 2006

Mi tesooorooo...

Debe estar de moda, porque no me caracterizo por la originalidad de mis gustos, pero hace varios meses que me apetecía tener un anillo gordote. Por gordote entiéndase anillo aparatoso, visible, molesto de llevar, ineludible, ideal para dar capones.

Mis deseos eran difusos... quería un anillo con piedra. Eso estaba claro, nada de bandas metálicas. A ser posible que irisase la luz, pero no en plan piedra o cristal tallados, fuese a parecer pretensión de poseer gran poder adquisitivo en plan mafiosillo, nooo, más bien rollo mágico de piedra luminosa con vida propia. Habida cuenta que es improbable que jamás me pueda comprar un ópalo lo suficientemente grande, trasparente y satisfactorio, mis difusas aspiraciones iban hacia una gema semipreciosa claramente no muy valiosa, pero a poder ser brillante e irisada. Alargada, en el sentido del dedo, no transversal. Montada sobre plata, algo lunar.

La lectura inducida de Memorias de Idhun a la que me sometió mi hija este verano materializó el nombre de la piedra en lágrima de unicornio, que convenientemente traducida a lo que a mi me parece - y con la consecuente pérdida de concreción en la traducción - acabó en la búsqueda compulsiva de una piedra de la luna. Que además de brillar, tiene su puntillo esotérico. (prescindible).

Todo el que haya paseado conmigo en los últimos 3 o 4 meses ha sufrido en sus carnes ese "espera, espera, un minuto solo, déjame ver los anillos, a ver si hay una piedra de la luna" en todas las tiendas de bisutería y joyerías de poco postín por las que he pasado.

Por fin me decidí por el que véis en la foto. Que es una piedra de la luna pero que tiene trampa, pues el hermoso azul que refleja (la piedra es transparente /blanca) no se debe a la energía positiva que emana mi persona, si no que se debe a un truco del joyero, que la montó sobre una base azul. Las hay más caras y más bonitas, que reflejan azules espontáneamente, claro. Pero mira, a mí esta me gusta, y no he arruinado a nadie, que me ha costao veintipico de euros.

Post frívolo, donde los haya.

11 comentarios:

Violette Moulin dijo...

Estava penjant un comentari al teu post anterior quan s'ha penjat internet i en tornar... oh! màgia! em pensava que m'equivocava admirant una pedra de lluna en la teva mà. I doble sorpresa, perquè últimament, després de sentir-me atreta inexplicablement per nàcars i perles, també busco una pedra de lluna... Diuen que aquestes són les pedres que van amb els nascuts entre finals de juny i finals de juliol. I no és que a mi em vagi el rotllo esotèric (prescindible).

bellosoli dijo...

el cert és que a mi els anells no em diuen res i no t'enganyaré, aquest tampoc massa... ho sento! de totes maneres admeto que és un plaer aconseguir el que es busca! així que enhorabona!

el que em crida l'atenció és què feia tanta gent davant teu, aturada. Massa gent per ser un pas de peatons... algun espectacle de carrer?

pere dijo...

El titol (allargat) i l'anell m'han fet pensar en el Gollum, del Senyor dels anells. En el teu cas segur que és un anell èlfic.
Igual que en bellosoli, i aquesta gent?

Xurri dijo...

Violette, deu ser algun implant mental que ens han colocat els petits homenets verds que venien amb el cartellet dient "hola" "hello" i "hi". Si no no s'explica aquesta necessitat compulsiva de col.locar-se una pedra de lluna al dit.
La prova és que jo sóc d'agost, i hauria d'estar (estotéricament parlant)(prescindible) buscant quelcom menys sensitiu i més dominant.

Bellosoli, era un espectacle, efectivament, davant l'institut del teatre, al mercat de les flors.

M'agraden els elfs, com a concepte (prescindible).

Hanna B dijo...

ohhh!!! es lo que parece? un anillo que envía vibraciones paralizantes a las masas urbanitas pastantes?
a cuanto asciende el caché? me lo podré permitir?
me gusta la teoría de que deseas algo justo cuando se pone de moda, pero antes de que lo sepas (aix, corderos de diossssss)

jbauer dijo...

Hola Xurri, jo también tengo un anillo grandote. Un ambar con àgata. te sientes divina, verdad?

Arare_ dijo...

Con semejante piedro en la mano, más vale que nos coloquemos a su lado que enfrentarnos a ella, ¿no?

Xurri, bonic pedrusco!
;)

bitxo dijo...

Genial, el teu anell. Sóc una incondicional dels anells grans. Tinc unes mans enormes amb uns dits llargs i els anells petits semblen insignificants quan me'ls poso. Jo en tinc un sense pedra però que, segons la meva besàvia, semblava "una peseta de las de antes, aplastada por un tren". Per cert, tens unes mans boniques :)

Marga F. Rosende dijo...

Querida, me reconforta que alguien tan inteligente como usted haya sido presa de esa tentación pedrúlealunatica, con perdón. Por si le sirve de algo, mi atracción reciente por las pedrerías me ha llevado incluso a considerar el inscribirme en un curso de joyería artística. No se que me pasa con los piedrones ultimamente, debe ser la edad.

Ther dijo...

M'agrada més la teva mà q l'anell. Però l'anell és Fashion.

Albert dijo...

Doncs no sé massa què dir. D'entrada, molt respectacle la teva opció. Per continuar, jo he perdut l'únic que tenia, al que tant em va costar acostumar-m'hi i que se suposa que hauria de significar tantes coses. I, sobre la frivolitat, visca!, sobretot si et serveis de font d'inspiració bloguística.