domingo, febrero 11, 2007

Entrada nº 200

Podría escudarme en lo bonito del número redondo - esta es la entrada número 200 - y escribir cualquier chuminada de transición, por aquello de no dejar en blanco el asunto tantos días. Que en realidad, las flores me han tenido entretenida, entre el cuadro y el vídeo. Pero no lo haré.

Hace tiempo que no escribo comme il faut. Me preguntaba por qué, y creo que ya lo sé:

Cambié de trabajo el 11 de Diciembre.

Desde entonces no he subido ni una sola vez a un avión - antes subía una o dos veces por semana. Desde entonces en el trabajo hablo una o dos veces por semana en inglés - antes hablaba una o dos veces en castellano, o catalán. Con suerte.

Puedo ver a cualquiera de las personas con las que trabajo con solo desplazarme unos metros – y no unos miles de kilómetros. Todos trabajamos con el mismo horario; no unos con una hora de retraso, otros con 5, o con 6. Ya no dependo del teléfono: aquellas llamadas que me encontraban en la puerta para irme, y ellos llegaban de su primer café, y querían solucionar algo urgente... o aquel esperar mirando el reloj, porque hasta la tarde no llegaban a su despacho tras encadenar varias reuniones... llamadas de trabajo después de cenar, de las de "por favor, baja la tele, cariño".

Duermo cada noche en mi casa. Ya no paso largas horas de hotel sola y colgada de la red. Puedo quedar para cenar , porque vivo en mi casa y en mi ciudad, con mi marido y con mi hija, y ya no dependo de un calendario impredictible para saber si estoy o no estoy. Puedo hablar cada día con mi madre y recibir llamadas sin “roaming” (= sin arruinarme), puedo recordar lo que hay en mi nevera, si hay que comprar, ir a las reuniones del cole, saber si hay una lavadora puesta o no...

Ahora cada día me levanto a la misma hora: a las 6 - no a las 4:30 para salir corriendo al aeropuerto sin siquiera un café, "ay que pierdo el vuelo!" o a las 6:30, momento pánico desorientación "hoy toca oficina?", o a las 8:30 en una cama de hotel del quinto pino, con el desconcierto habitual de despertadores "pero qué hora es? - Ms Xurri, your taxi is waiting downstairs" .

Llevo a mi hija al cole cada día. No a veces si, otras no, sin saber cuando: aquellas caritas por la noche "jooo, mamáaa, otra veeez!!". Llego del trabajo cada día entre las 6 y las 7, todos los días. No aquel descontrol de llegar con la maleta arrastrando, traqueteando trocotroc trocotroc por la acera solitaria, con dolor de cabeza a las 22:30, con suerte a las 22:00, o con mala suerte pasadas las 12, la 1, incluso las 2... según el tráfico aéreo, las inclemencias del tiempo o las ocurrencias islámicas con pasta de dientes.

Vivía con mi mp3 y portátil, y mi libreta, y mis horas inacabables de un lado para otro, con todo acumulado dentro. Esperando. Corriendo. Esperando. Callando. Era un mundo muy particular y no compartido: yo, sola.

Se perdía un tercio del tiempo de trabajo efectivo, pero otro equivalente lo perdía de mi vida personal. Se me iba en el camino, tiempo inerte, tiempo de nadie, tiempo de espera. Horas de estudio, horas de trabajar para hacer las cosas bien, horas de cenas de los martes, horas de pintar, de comprar, de cocinar, de dormir, de hacer recados, de sentarme a comer, de andar por casa. De sentarnos a charlar, tú y yo. En catalán.

Cambié de trabajo sin querer, hace tres años. Mi trabajo desapareció. Después, lo que fuese tenía que hacerlo fuera, era la mejor opción. Lo intentamos todos, con buena voluntad. Pero tenía un punto majara. Demasiado. Incluso para mí.

Esto ya pasó. Ahora ya no transito encerrada en mis horas de mutismo. Mi mp3 se muere de risa en un rincón y la flamante moleskine que me cayó en reyes está aún por estrenar. Si tengo algo que decir, simplemente lo digo. En castellano. O en catalán. Una sola vez. Sé que mis palabras son exactamente las que quiero decir. En mi idioma.

Otra cosa es que entiendan lo que digo, pero eso entra ya en la normalidad.

19 comentarios:

manel dijo...

felices 200 posts y feliz post 200 y lo que lleva dentro. Felicidades por vivir. Feliz, se entiende.

bellosoli dijo...

Ei! doncs genial! felicitats pel post 200 i, sobretot, felicitats per les avantatges de la nova feina i per deixar enrera tant d'avió i tanta hora morta.

Quin luxe arribar a casa entre les sis i les set de la tarda!!! la tarda per a tu!!! ara que llevar-se a les 6:30... quin mal!!!

Vinga, que vagi molt be!!!

Albert dijo...

Doncs m'uneixo al clam general de felicitació. Jo no he tingut mai una vida com la descrius de fa uns dies, ni em fa falta, crec. Amb la versió actual que dones, penso que n'hi ha ben bé prou i suficient i, n'estic convençut, unes quantes coses es començaran a desorganitzar elles soletes i hauràs de córrer i bla, bla, bla (ès allò de no sé quin principi de la termodinàmica, el segon?). A la meva ciutat, l'eslògn és "viure i gaudir". Com a "aborígen" no ho soporto gaire, però com a cosmovisió, sí.

nimue dijo...

my gooooooood!!! em sembla que has eixit guanyant molt amb el canvi de feina! sisisi! enhorabona per tot! :))

Hanna B dijo...

los numeros redondos se prestan mucho a celebrar y no digamos si es un 200... no veo otras ocasiones para celebrar esa cantidad, así que felicitats!!!!
sobre la feina, que t'haig de dir... que me alegro mucho de que tu vida personal se haya podido armonizar con la laboral, y que lo otro era de locos, y que hay que celebrar lo del cambio y sus positivas consecuencias, esperando que el blog se reanime pronto :))!!

Pablo dijo...

Hola, me alegro mucho que estés por fin donde querés estar, cómoda con trabajo nuevo, en casa nueva y en familia :).
Desde afuera la vida de viajes y reuniones constantes tiene cierto glamour, pero imagino que será muy estresante y bastante frustrante... sobre todo para la gente que nos gusta llegar a nuestra casa-santuario al final del día.
Por cierto, 200 post! :) FELICITACIONES!!
Abrazo

martí dijo...

Sempre és millor celebrar 200 posts que 200 viatges en avió per anar a la quinta pinta, felicitats per tot plegat!

pere dijo...

Que em sembla molt bé la teva nova vida perquè estic segur que enyoraràs molt poc l'altra (una miqueta?)
Que continues escrivint uns posts magnífics.
(que les teves sabatilles -necessito dir-t'ho- em creen sensacions estrayes i contraposades)

violette dijo...

Sí, felicitats per la teva nova vida! Sembla que tothom n'ha sortit guanyant del tot.
I permet que et feliciti també per l'agilitat de la teva prosa... dona gust llegir-te!

tatxe dijo...

Que nos den dos piedras. Es mejor tener vida privada de calidad y que los "bloggers" se queden con las ganas. De verdad que me alegro que escribas menos "comme il faut" y disfrutes más.

Hans dijo...

A mi me da pena que escribas menos en el bló, pero como bien sabes me alegro infinito de que tu vida sea mejor. Besos mil & enhorabuena por los CC.

manuel_h dijo...

pues muchas felicidades por todo!!!

(aunque eso de levantarse a las seis... buff)

besoss

Xurri dijo...

Gracias manel, doscientas veces.

Merci, noi, però luxe… Bellosoli, que són 12 hores fora, que dic jo que ja n’hi ha prou, o no?

Viure i gaudir sona bé, Albert. Prenc nota pel salvapantalles?

Gràcies Nimue, besets, jé.

HannaB, no me ves cumpliendo los 200 años? Con lo que yo me cuido en el gimnasio y tal, oh. Esta vez el cambio ha sido de los que sí que se notan, y para bien! Si que era de locos, sí.

Pablo, el glamour se acaba pronto, a la que pillas tres retrasos de avión seguidos. Abrazo también.

Martí, m’ha agradat aixó de la quinta pinta – de lager? Jé.

Ai pere, si, una miqueta l’enyoro – miqueta. Gràcies per llegir-los, i ja em diràs que li passa a les meves (meves?) sabatilles… ben xules que es veuen!

Ja veus, violette, ara pinto, faig galetes, arrós amb llet, o no res.

Pos dos piedras pá ti, tatxe. Gracias, wapetón.

CC??? Besosmil para Vladivostok.

xurri dijo...

manuel, una se hace a todo...ya son más de 10 años con ese horario, y tiene su qué.

Arare dijo...

Hala, doncs mira, estic molt contenta per tu i per mi, que m'agrada llegir-te. Confesso que feia dies que no venia perquè pensava que no hauries escrit encara. I m'alegro d'haver vingut ara.

Moltíssimes felicitats, reina mora!

Ja cantes?
;)

pere dijo...

(teves, encara que no siguin teves, evidentment)

bellosoli dijo...

jjejeej, per això acabo dient que llevarse a les 6:30 fa mal! jejeje!

Marga F. Rosende dijo...

Suena bonita tu nueva vida. Un abrazo muy cariñoso.

Xurri dijo...

Doncs si que canto arare, com que ningú em sent al cotxe… 

Evidentment, pere minúscul i desaparegut.

Mira, Bellosoli, avui t’h deixat unes mostres que demostren que a qui matina, Deu li ajuda… no saps el que et perds.

Un abrazo, Marga.