viernes, marzo 16, 2007

Viernes nubladote

Amaneció el día lindo - que diría un argentino sorbiendo mate* - pero luego se enfeó. Se encapotó. Pero no importa.

Amaneció el día como en estafa sabadil: que anoche me enredé leyendo con la dulce sensación de hoy-es-viernes-mañana-no-madrugo y se equivocó, se equivocaba, se equivocaba... Pero no importa.

Por suerte los viernes son días cortitos. Eufóricos. De tránsito. De corto plazo. Limitados. Fronterizos. San viernes (les oigo a veces decir, a los comerciales).

En teoría los viernes, por alguna extraña regla de tres que tiene que ver con las jornadas intensivas, ya sean tuyas o de los demás, cuentan con una tarde laaaaaaarga en la que caben todos los recados, uno tras otro, en ordenada y coordinada sucesión. Todo queda para "el viernes me acerco en un momentito".

Pero la tarde del viernes es también el espacio para la autoindulgencia. Del "me acerco a casa un momento, me cambio de ropa y como algo antes de salir". Para el regateo íntimo de "bueno, va, me siento un ratito y miro el correo". Para negociar contigo misma la media hora más, "qué agusto estoy sentada en mi sillón, tecleando y mirando por la ventana a ese cielo nubladote". "Que por media hora no pasa nada, luego haré lo que tengo pendiente". El viernes da para todo. A qué tanta prisa, queda todo el fin de semana.

Y sin agobios, que si no se hace el viernes, se hace durante el inmenso sábado, creado exclusivamente para sacarte de apuros.

Y en este relajado estado de ánimo, voy a prepararme algo con chocolate. Si no caigo en una siesta imprevista e imparable, o me capturan esos pinceles que me llaman a gritos desde un mar agitado "ven a pintar rompeolas!!",

pues saldré a hacer los recados. Y si no... pues se hará oscuro, y mañana será otro día. Con o sin cena y copas intercaladas. Feeling free.

A todo esto dicen que mañana lloverá... bueno, en realidad en este ratito ya ha empezado.

*Hace tiempo que no encuentro la ciclopedia de Douglas Wright, una especie de casa de las palabras gráfica bueníiisima, que echo de menos. El dibujo del mate salió de allí.

7 comentarios:

manel dijo...

Acabo de descubrir, gracias a ti, a Douglas Wright. Y la verdad es que es muy bueno. Y "trabajamos" lo mismo, con la diferencia que él sabe dibujar, una envidia que le tengo. Para que veas lo mucho que nos parecemos, te dejo una entrada que escribí hace años, y que publicaré en mi blog para presentar a mi colega.
Abzurdo. Humor generalmente de izquierdas aunque algunos lo consideran siniestro. Unos de los genios del abzurdo fueron los hermanos Marx, sobre todo los dos mayores, Groucho y Karl. Aunque el primero se ganó la vida como comico, el verdadero maestro del humor fue Karl. Algunas de sus obras más conocidas: El Capital Tal y Locomotoro, que trataba del ejército como tren de la economía, y El Capital y Tal, sobre el dinero en el mundo del deporte, o como hacerse rico vendiendo piernas.

Douglas Wright tiene una entrada muy parecida. Y no nos hemos copiado.

violette dijo...

Jo tot això ho penso el dissabte al matí... i després surto i TANCAT, CERRADO, TANCAT...

Osselin dijo...

¡Ay viernes-viernete y sábado-sabadete desahogo de almas y cuerpos!

pere dijo...

I ja és diumenge... Tremolo.

Arare dijo...

doncs jo he arribat el diumenge-vespre... oichs!

Pablo dijo...

Hola! , me alegra que hayas mencionado a Douglas Wright por acá. De hecho tengo que admitir que lo conocí hace ya mas de un año, haciendo clic en el link de TAM TAM en este blog.
Como sea, aprovecho para dejarte un par de blogs de otros dibujantes argentinos que hacen un humor bastante raro, pero muy argentino a la vez.
Liniers-> http://www.autoliniers.blogspot.com/ ; http://www.macanudoliniers.blogspot.com/;

Podeti-> http://weblogs.clarin.com/podeti/

Que los disfrutes. Un abrazo!

bellosoli dijo...

ai ai ai!!! i jo que treballo els divendres per la tarda com si fos un dia qualsevol! quan puc fer els recados??? I aquest divendres q vaig estar fins a quarts de nou del vespre a l'oficina, per anar després a casa a sopar i seguir treballant fins quarts de dues, i Dissabte seguir treballant al tren fins madrid... em vaig sentir una mica com l'antiga Xurri dels avions amunt i avions avall! Ara, que millor la nova Xurri que comença a tenir temps per fer les seves coses, com una migdiada al sofà!!! (això és el que més m'agrada)

I Diumenge també treballant... he de canviar de feina! Si, si, que sóc jove i és el que em toca... però els joves d'avui en dia tenim la pell més fina! sobretot quan els amics que t'envolten treballen la meitat d'hores setmanals... males influències!

Apa, no em queixo més! bona setmana!