domingo, abril 29, 2007

Antonio Carmona, eres grande

Antonio Carmona, esta noche en el Palau de la Música, ha arrasao.

Ya se que no se hace, pero le he grabao (abajo lo cuelgo). Esta feo, pero es que hay cosas que lo que esta feo es no compartirlas.

Añado: Compraos el CD, id a verle si se os da la oportunidad.

De verdad que es un monstruo, que no se le puede pedir más a un artista.

Y hasta aquí el post breve.

Estáis dispensados de leer el Xurri-rollo minucioso y detallado tras el yutubito:



Crónica detallada y minuciosa:

El otro día en el gimnasio vi un anuncio donde decían que el 28 Carmona venía a Barcelona, y como pensaba que mi santo ese día no estaba, se lo dije a Carlo, con quien compartimos afición, pero Carlo no podía ir, que no estaba, y ya resuelta a que iba tanto si como no, entré a internet y quedaba exactamente 1 entrada. Una, one, una y no más. A 30 euros. Platea. Y pensando que me tocaría ir sola me la compré, yo, que no voy sola ni al super, pero es que Carmona es Carmona. Y luego resultó que mi santo sí que podía, pero ya no había más, y llamó al telentradas y al final encontró una, pero del segundo piso.

Y hoy nos hemos ido pá llá, a decirle "canta, Carmona!", que su disco empieza diciendo "Quiero cantarte yo a tí...", que siempre nos da risa, y como era parte de una cosa de esas culturales de acercar Madrid a Barcelona y a la inversa, pues había estands de la comunidad de Madrid repartiendo invitaciones a troche y moche, con lo que nos daba la sensación de ser los únicos primos que habíamos pagao entrada. Como consecuencia lógica de la gratuidad institucional había un montón de gente muy mayor, con traje y poca pinta de saber quién era ketama y quien es Carmona - "no se habrán confundío? que esto no es Haendel ni Schubert, que es pop-rock flamenquito" nos decíamos - y ale, entre la gente de pro asistiendo by the face & por la gorra, yo a platea y él al segundo piso.

Y 15 minutos tarde ha salido a escena un Carmona un poco tenso, con timidez de quien es sencillo y no se acaba de creer que está ahí pá que le miren, el sonido por ajustar - ya pasa a veces, ya, que hasta la tercera canción el técnico ha tenido que ajustar muchos volúmenes -, pero luego se ha ido soltando. Cuando le he visto, tan cerquita (fila 12!!) he pensado "como gana en directo", y venga las mujeres a decirle ¡¡guapo!!, pero él se quejaba un poco, como diciendo, "eps, eso no es verdad y en cualquier caso no venimos a eso, venimos a cantar". Y es cierto, pero hay que decir que estaba de lo más seductor, y, jó, cómo baila!!. Se ha ido creciendo, con esos músicos buenísimos que traía, (que llevar esa banda era como llevar un Cadillac, ha dicho, y sí, hay que darle la razón), y él que en las primeras canciones se olvidaba de las letras y se iba de ritmo, se ha ido centrando y creciendo y se ha empezado a sobrar y a derramar. Especialmente a partir de "Para que tu no llores": esa es una canción a dos voces, y ha invitado a Miguel Poveda para la ocasión. Compartir escenario le ha sentado bien, y ya sin miedo ha regalado todo el arte que le sale por los poros, cantando, tocando el cajón, bailando, llenando el espacio con magia y alegría.

Ains.

Al cabo de una hora ha dicho que vale, basta, hora de que le pidíeramos bises. En el bis, generoso, de 45 minutos, ha cantado la cancion que os cuelgo ("Vengo venenoso"), y se ha bajado a cantar otra entre la gente, ha subido a gente a bailar al escenario, ha dao palmas para unas bulerías de Poveda, y en resumidas cuentas nos ha acabado de derretir. A todos. Incluso a los del traje.

Que se ha acabado y he salido flotando, para encontrar a mi santo flotando. Abiéndonos paso entre gentes flotantes, y flotando, nos hemos tomado unas birras a su salud. Sonriendo. Ole. Carlo, te lo has perdido.

Carmona, qué grande eres!

2 comentarios:

Hans dijo...

Por fin consigo comentar en tu bló!!!! Ultimamente me rechazaba mucho y se cargó un comment empático que había puesto ayer con tó mi cariño.
En fin, hablando del Carmona, que ya sabes que no es mi palo pa ná, pero describes la sensación exacta de flotación que debe presidir cualquier conclusión de concierto excelso. Así que me alegro por Vusaltres. Molt. Besos.

manel dijo...

Dan ganas de enviarle este artículo. El tipo parece de lo más honesto. Y hoy se agradece esta virtud escasa.