sábado, junio 23, 2007

Adiós, Volvo Blanco

Malas noticias: mi estupendo y fiel volvo blanco perdía aseite! Más aceite que la furgoneta de Loco Mia.
A estas alturas de nuestra relación, con lo que hemos pasado juntos, con el amor compartido...

Se ha bebido tres latas en tres semanas, me ha dejado la plaza de aparcamiento irisada en toda su superficie y me ha roto el corasón... snif.

Y yo que pensaba que lo nuestro iba a ser eterno...

Total: con 210.000 km de ná, un pequeño repiqueteo de motor, que yo atribuyo sin pestañear la la impericia del mecánico que últimamente le hurgaba en las tripas, un ligero problemilla eléctrico que hacía que, cuando le aparcaba al sol únicamente, no le funcionase el velocímetro ni los intermitentes a la primera, sino tras un ratito circulando (para rebajar temperaturas) y tras volver a apagar y encender motor, la antena de la radio que se quedaba atascada, lo que proporcionaba al conjunto un ruidillo de 1 minuto de duración debido a los esfuerzos infructuosos del motor izador y replegador que luchaba en vano por desplegar y plegar la vara, infructuosamente, un encintado espantoso (con precinto) en los tubos de refrigeración, nuevamente muestra de la grosería del mecánico que tan poco respeto me merece, un consumo dispratado y antiecológico de gasolina, que nuevamente atribuyo a un chusco ajuste de la estupendísima maquinaria sueca, ligeros bollitos de chapa aquí y allá, y una general falta de lustre...Ya véis: miserias de la edad.

Todo ello rarezas y menudencias a las que me había acomodado gracias al cariño y la rutina de nuestra vida en común.

Pero lo del aceite... hasta ahí podíamos llegar. No. Hay cosas que cruzan la frontera de lo razonable, y que no se pueden perdonar.

Dice el mecánico que no seamos así, que es una simple fuga, que se tapa y tiene arreglo... pero no. Se empieza por una pequeña fuga y se acaba en una cuneta escuchando el sonsonete "ya te lo había dicho yo". Por otra parte, lo del consumo de gasolina me da mala conciencia.

Así que llegado a este punto, lo nuestro ha terminado.

Querido Volvo Blanco. Ahora tengo que dejarte y otro ocupará tu lugar. Pero sabes que siempre te llevaré conmigo, y que en mi interior, tú siempre serás MI COCHE.

El del banco (sí, el de la hipoteca puente que aún no hemos saldado pues aún no hemos vendido nuestro piso, ay) nos va a adorar. Ya nos adora. Cada mes le dejamos sobre la mesa una libra de nuestra carne. Y ahora tendremos que pedirle un poco más para el reemplazo. No os penséis, es una manera como otra de adelgazar. Total, sólo es dinero.
Espero que esto no acabe con un episodio de morosidad y una foto de Xurri entre rejas.

14 comentarios:

Lodovico Simplón dijo...

Gracias por divertirme, y gracias por no cobrarme nada. Cuando caigo por un blog bueno como el tuyo siempre pienso, no puede ser que ésto sea gratis, seguro que con la factura de telefónica del próximo mes me llegara el suplemento correspondiente: Tantas visitas al blog de Xurri : tantos euros; tranquilizame Xurri, y dime que no me cobraras nada. Me gusta tu manera de escribir y tu sentido del humor, y me ha encantado la secuencia del autoretrato, eres buena Xurri. Viva el arte gratuito!!

Xurri dijo...

Lodovico, no me des ideas... ya ves que, con mis deudas astronómicas, no le haría ascos a ninguna posible fuente de ingresos... mmm... cómo podría organizarlo??

Xurri dijo...

(por cierto, gracias! vuelve siempre que quieras, me elevas la autoestima!)

Txacoté dijo...

Xurri,

Buaaa, ip, ip... Pues yo nunca lo hice... no te abandoné, jamás... Buaaaa


Bueno que es broma. Si me has cambiado por otro Volvo, te perdono. Pero como me entere que te trata mal me oirá.

Tu 850.


(mensaje gentileza del Dto. Marketing, Volvo España)

pere dijo...

Tu coche dejarás, no su recuerdo:
será chatarra, pero tendrá sentido;
hierro será, mas hierro enamorado.

bellosoli dijo...

ai pobret volvo!!! era blanc?? recordava haver-te vist en un volvo, però no recordava pas el color...

els comiats dels cotxes sempre són tristos. Jo també n'he viscut (seat 131, opel omega...) Però quan n'adquireixes un de nou les seves modernes comoditats fan que se t'oblidi la malenconia per l'anterior i, poc a poc, comences a estimar-te el nou cotxe.

Comparació brusca, insensible i el que es vulgui, però no per això menys certa: és com acabar amb una parella i, al cap del temps, començar amb una altra. Coi! aquesta emoció i aquest neguit feia molt que no el sentia! papallones a l'estòmac i txuminades diverses. Així se t'oblida la ximpleria pel passat i acabes pensant: per què no vaig canviar abans?

Si, si, potser això ens pot portar a pensar que tota relació es rovella i es queda anticuada tal i com ho fa tot vehícle. Però be, a aquí jo no hi arribo pas, que encara em queda una mica d'idealisme degut a la meva joventut! (ja es sap: amor per tota la vida i unes quantes cursilades més d'aquestes)

Hans dijo...

Dilecta Xurri,
Tú, que conoces a Quieta,Leona, te pasmarás pensando que la primera vez que cambiamos un coche en común (el AXGT a bordo del cual la conocí), QL lloró. Luego no ha vuelto a llorar por un coche. Yo, que soy más 'sentío', estoy con Pere, que lo ha descrito muy bien.
P.S.: no pases pena: en España la prisión por deudas desapareció hace ya mucho tiempo. Y ten por seguro que tienes un amigo 'bogao' dispuesto a darse de hostias con el acreedor que sea por vosotros :-D

Pablo (olvidé mi contraseña de blogger xD) dijo...

Hola! ayyy... estamos parecidos, vos cambiando auto, yo por comprarme el primero, solo que en Argentina los créditos funcionan un tanto diferente (cuando funcionan. Como sea, si me hacés un buen precio te compro tu volvo y balanceo la pérdida de aceite con los intereses del préstamo :-).
"hierro será, mas hierro enamorado" inmejorable lo del Sr. Pere XD

Xurri dijo...

Txacoté, me has hecho sentir culpable… lo cierto es que él nunca lo ha hecho… en fin, es ley de vida. Efectivamente, otro volvo duerme en su sitio ahora.

Pere, genial. No digo más.

Potser si, Bellosoli, que estic fent el típic canvi per un de més jove, jé.

Querido caballero Hans, retomando la imagen (genial) de pere, mi llama nadará la agua fría, y con tu defensa perderá el respeto a la ley severa. Cuento contigo para evitar las escenitas con la ley tipo Pantoja. Aunque no me quedarían mal las gafotas de sol, a que no?.

Hola Pablo! Te lo hubiese mandado, pero nos iban a cobrar más por el transporte que por mi nuevo coche, me temo. Y dejaríamos el océano perdido de aceite… pobrecito Volvo. A estas alturas ya le ha adoptado una amiga mía que acaba de sacarse el carnet de conducir, y no le ha mirado el dentado. Les deseo lo mejor.

Leuma dijo...

Hay historias de amor que acaban así, perdiendo aseite, y se les repone y punto, pero el recuerdo...Ay mi volvo!Muy divertido, un beso

Xurri dijo...

sips, hasta que te hartas de andar choreando por ahí. Gracias, leuma.

el paseante dijo...

Avui escoltava l'entrevista a 5 personatges que no tenen ni cotxe, ni carnet de conduir: Alfons Arús, Sergi Belbel, Carod-Rovira, Mathew Tree... (no recordo el darrer.) I estaven encantats de la vida. A més, no contaminen massa. Tu mateixa.

issis dijo...

es horrible separarse de tu coche. nunca he tenido uno en propiedad, siempre lo he compartido...
mi sentido pesame.

Anónimo dijo...

ME HA GUSTADO TU HISTORIA CON ESE VOLVO. YO HEREDÉ DE MI PADRE UNO IGUAL EN DIESEL, LO TENGO DESDE LOS 19 AÑOS Y TENGO 23. SE SALTARON UN STOP Y REVENTÉ EL COCHE QUE SE LO SALTÓ, A MI VOLVO SOLO EL FARO. BUENO CRACK, ESPERO QUE CUENTES ALGUNA HISTORIA CON TU VOLVO. ADIOS. mike9_robert@hotmail.com