martes, junio 05, 2007

Pá tí, precisamente, hoy.

Hay momentos de vértigo, en los que te quedas sobre un pie, con el cuerpo inestable, balanceándote hacia el vacío, con un vacío en el estómago, sin saber si te vas a caer o no. Como una bola de nieve que rueda hacia ti mientras dices “no, no, no!!!”

Como el coyote cuando mira hacia arriba y ve la piedra bascular.

O el tren venir.

O el vacío bajo sus pies.

Y ese “bip bip”.

Hay días nefastos en los que ves venir algo catastrófico y no te lo acabas de creer, no te sientes en tu propia piel, incluso crees que sólo estás espectando, viéndote en tercera persona.

A veces te toca, y protagonizas algo que no quieres protagonizar. Como en los dibujos, como en un telefilme de estrenos tv, como en un sueño, como en una novela.

A veces te toca.

Pero luego pasa.

Con el tiempo todo se arregla, cada cosa va a su sitio, la vida se encarrila, los afectos se recolocan, las vidas se rehacen, el tiempo pasa, las lágrimas se secan y te ríes con risa floja. Te tomas unas cañas y sientes que todo está en su sitio, más o menos.

Y el recuerdo, almacenado en tu mirada.

Pasará.

I promise.

Ya lo verás.

Un beso. Sin mariconadas.

3 comentarios:

tatxe dijo...

No hay mal quien cien años dure, ni cuerpo que lo resista (Coplillas boss dixit)

pere dijo...

Sempre passa i gairebé sempre deixa empremta.

el paseante dijo...

Quan vegis que cau la roca, et poses la disfressa del "correcaminos" i ho soluciones. No et quedis com el "coyote" dona, que tu sembles espavilada.