lunes, julio 28, 2008

Contención!!!

A mí que me gusta rimar, me cuesta a veces recordar qué pequeña es la distancia entre unos versos con gracia y unos versos graciosos. Similar a la escasa distancia que existe entre un retrato agraciado y un retrato cómico.

Pero cuando repaso mis escritos el resultado es generalmente una mejoría, y en cambio el repaso de una pintura es la crónica de una muerte anunciada, un vicio que debo que mantener a raya, especialmente en ese momento en que ya he lavado los pinceles. O (mucho peor) una semana más tarde. Es como abrir el horno antes de tiempo: no se vale volver a poner el pastel en el horno si se ha quedado crudo: ya no hay quien remonte una masa interrumpida a media cocción.

Será porque, dentro de mis limitaciones, me siento mil veces más segura escribiendo que pintando (lo cual no quiere decir que escriba bien, sino que pinto con muy poquita seguridad). Pero el caso es que debo procurar recordar en letra de fuego aquello de "ante la duda abstención". Que empecé un retrato para regalarlo, y ahora tengo una caricatura bizca guardada en un cajón.

Me lo escribo aquí, por si alguna vez se me olvida. Y no lo ilustro por pudor.

Post autoflagelante (catxus!)

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Au vinga ...
Que no n'hi ha per dir això...
Potser cal que t'ho plantegis de manera light ..
En comptes de fer una tela o un paper ... fes.ne uns quants i així si ho as d'ensenyar no preguntis si agrada o no sinó demana que triïn entre dues o tres versions ...

No hi ha com aplicar estratègia a les coses ...
Bé, què t'exoplicaré jo a tu, oi?

Bises
Sani

gemma dijo...

Però esto justifica que te saltes el mes de agosto de golpe??? ;) Y tus vacaciones??

(que ocurre con las fechas de tu blog...?)

Xurri dijo...

Ya me cuesta pintar uno, voy a pintar 5 para camuflar... ains, sani, que poco práctico!

uuups, no se que ha pasado con las fechas... además, con esta versión de blogger en teoría debiera haberse programado en vez de publicarse, no?
Anyway, ya lo he corregido.

Hans dijo...

Siejke, Xurri, no eres consciente de lo puñetera que es la renacenticidad: capacidad de ser profesional sensacional, Y poetisa, Y escribir bien en general, Y pintar, Y cocinar sensacionalmente, Y madre admirable, Y artesana de Ars Tesellatum en versión mesa&silicona... juerl, todo no lo vas a hacer el mismo nivel de excelencia, ¿no? Hay que ser un poco indulgente con uno mismo. Un poco, na' más: no bajar el (alto) nivel de autoexigencia, pero aprender a decirse 'Hombre, pues no está tan mal, no?'

Xurri dijo...

Oh, Hans, esencialmente tienes razón. Pero la lucidez... si está mal, está mal. Y fode. Porque en mi cabeza está lo que quiero, y frustra no ser más hábil... o más razonable. Cualquiera de las dos formas de perfección (la habilidad o la sensatez) están lejos, como también la discreción de callarse y la humildad de ajustar las ambiciones a las capacidades.

Así que... dos petras. :)

el paseante dijo...

Pero eso también pasa con los textos. Si les das demasiadas vueltas acaban irreconocibles, muchas veces más postizos (como caricaturas bizcas) que el original improvisado y fresco. Cuesta encontrarle el punto de cocción adecuado a las cosas. Incluso a la vida.