jueves, agosto 16, 2007

Escaparates de consumo humano

No hace mucho hablábamos, no se dónde, sobre el consumo de personas. Con periodos variables, según momento vital, pero con ciclos cortos bastante característicos.

Hoy - aprovechando la tranquilidad relativa del trabajo en agosto - retomábamos el tema del consumo ajeno con un coleguilla, y hablando no tanto del consumo posterior y caducidad progresivamente menor, como de la "adquisición" de pareja, los escaparates a los que vamos de compras. Los encuentros. Las opciones para conocer gente, las situaciones en las que se supone que nos emparejamos.

Coincidíamos en que las salidas "a ligar" en ambientes oscuros y ruidosos, donde ni ves ni oyes, hacen imposible que la selección de pareja se haga en condiciones de éxito. Antes (mucho antes, ejem, en los 80 y los primeros 90) las fiestas de calle daban un poco más de juego (Ay!! aquellas festes del treball en la recta de l'estadi de Montjuic!! las rutas de fiestas de Gracia, Sants y la Mercé, las tardías fiestas de Les Corts y Sarrià). En aquellos ambientes conocías gente con la que ibas coincidiendo aquí y allà, quedando, haciendo "colla". Mucho cachondeo con las rumbas y el pasodoble, y tal. Cervezas a última hora, abandonando calles ya casi vacías. Paseos de vuelta a casa en una ciudad donde aún no había desembarcado Hereu y aún había drogatas que atracaban con nocturnidad - los chicos te escoltaban, protectores, la charleta de camino a casa... Pero ahora: sólo están esas discos donde no hay ni música lenta!! un horror. No se, ilustradme que igual me pierdo algo (soy un diplodocus, ya lo confesé el martes).

Las actividades, los deportes... decíamos, charlando, que son otra posible fuente de conocidos y potenciales amigos, pero a mi también me parece que se han "supermercadizado", rollo consumo de "fast-body", que no "fast-love"... en mi gimnasio todo está lleno de carteles anunciando el club de singles, y las pavas ostentosamente solteras dan mucho miedo, paseando en minifalda y misisostén por las máquinas de musculación con cara de hastío sexual y aspecto de come... ejem, ellos pavoneando musculamen colgados en alguna postura imposible cual murciélagos descerebraos... los recién llegados, los de gafas que pelean con las pesas (y pierden) y los menos agraciados mirando cuerpos ajenos con ojos golositos...no se, muy descarao, muy crudo todo.

Con ¿suerte? decíamos de los encuentros en el trabajo, pero... son tanto más peligrosos cuanto menor el entorno, y -especialmente - mayor la edad. Mal rollo que no suelen ser entre pares, sino en situación de desiguladad. Y lo más sólito en nuestra estupenda cultura machista es que él mande más que ella, sea mayor, esté casado y no esté nada bueno, en comparación. En realidad, el típico rollo secretaria jefe es mucho más frecuente de lo que la dignidad debiera permitir. Y para colmo suele saldarse con el despido de ella y la promoción de él. Eso cuando se hace público y continúa, que lo habitual es que al primer toque jerárquico él vuelva con su legítima y si te he visto no me acuerdo, hasta que se renueva el ganao. Lo cual es tortura china de la mala para la parte emocionalmente despechada... hay historias pá tó. Y si siguen, ains, los malos rollos que se montan, que si favoritismos, que si camarillas, que si discriminaciones por cuestión del rollo, que si segundos planos por efecto cónyuge... uff.

Un paseillo por las páginas de contactos de internet deja entrever que lo que se mercadea no es siempre amor platónico y romántico, por decir. Igual el anonimato relativo aboca a las relaciones sin compromiso, efímeras, promiscuas, escurridizas... por no hablar de lo que se pide a la gente. Estoy segura que a muchos les daría rubor decir en voz alta cualquiera de los criterios de selección que se aplican a los contactos. Amén de que la mayoría de filtros a mí me dejarían (injustamente!!!!!) fuera - bueno, quizás un octogenario se interesaría por una cuarentona - :) . Sorprende la falta de cualidades personales como opciones a incluir en los perfiles: la ideología, la conversación, la inteligencia, el humor: a quién le importan?. Supongo que depende del público al que van destinados. Como decía quel chiste que contaba mi prima con tanto salero:

- Pero güeeeno!!!! cómo te has casao con la Indalecia??? Si es coja!!!!
- Nos ha joío, a ver!!! que yo la quiero pá follar, no pá tirar del trillo!!

Pues eso. Pero cuidao, que otros foros que no son de contactos me parecen similares. Si bien no es lo más habitual, y en realidad una encuentra lo que busca y lo que no lo descarta y arreando, aún no me he recuperado de los asaltos continuos y las proposiciones sadomaso que recibí nada más entrar en la second life, que no me he atrevido a volver, vaya. Según donde te metas, por naïf que vayas, la gente prueba, y si cuela, cuela.

En fin, con lo extrañas que se están volviendo nuestras redes sociales, hoy en día encontrar pareja puede estar de lo más crudo. Y las probabilidades de tener criterios suficientes como para un elección acertada son más que pequeñas, nimias. Lo de casarse virgen con el hombre de tus sueños para un monogamia fértil y duradera, pasó a la historia, juas. Que ni las de "amo a Laura". Y ya, de encontrar un amor de los de verdad, mejor ni hablamos.

8 comentarios:

tatxe dijo...

En la facultad decían que si quieres concer gente (y algo más), comprate un perro.

Claro que con los tiempos que corren que lo queremos todo rápido y sin problemas, el trabajo de conocer gente no se valora y se toman decisiones basándose en parámetros no óptimos (primeros chistes, aspecto físico) y se deja de lado otras variables más importantes para construir relaciones a largo plazo.

bellosoli dijo...

Coi! que xungo ho pintes! La disco fosca i amb música alta té les seves avantatges, a mi m'ha anat força bé. Per contra, les festes de barri amb massa llum no m'han funcionat mai... suposo que a cadascú li funciona el que li funciona!

Al gimnàs sempre hi he anat per fer esport. Això si, de tant en tant apareix alguna noia ben maca i se me'n van els ulls! que sóc humà! però si, és ben cert, hi ha molta gent que va al gimnàs a lluir i intentar pillar catxo.

El tema feina és el que més por em fa! Per la part que em toca, estic condemnat a treballar amb homes, per la carrera que vaig escollir (en mala hora!) Així que per mi no cal patir. Ara, això que descrius de la noia jove que cau rendida al seu cap que, a més, no val un xurro... aleshores perquè cau? Em tocarà, doncs, patir sempre perquè la parella no s'enrotlli amb els seus companys de feina? Que ja sóc prou alt jo! no em calen unes banyes!

Tema ligoteo d'internet no ho conec en absolut. No m'interessa massa, la veritat.

M'ha agradat com has abordat el tema! ara... quina conclusió més negativa! de debó creus que ja no es pot trobar l'amor durader? Estem condemnats a les relacions finites?

Jordi Gil dijo...

Dudo que ni con perro en ristre, sea mas fácil, pero como decía Albert (o sea el señor Einstein) "Si quieres resultados diferentes, no repitas las mismas pruebas". Así que habrá que econtrar otra manera, fuera de internet, gimnasios, oficinas,... de encontrar a la princesa.

el paseante dijo...

A mí me funciona muy bien lo de asistir puntualmente a la misa de las doce en domingo. No hace falta levantar pesas, ni someterte a los caprichos del jefe/jefa, ni joderte el hígado en los locales nocturnos, ni apuntarte a esos portales de internet.

Simplemente entras en el templo, te sientas al lado de una señorita, y cuando el sacerdote dice aquello de "os podéis dar las manos" entras en contacto físico con ella y la miras gentilmente.

Ara en sèrio, sempre he pensat que per trobar no has de buscar.

Xurri dijo...

Es verdad que he oído la teoría de ligar con perro varias veces. Una de ellas narrada de forma francamente graciosa en "no sos vos, soy yo". Me acuerdo y aún me río a carcajadas.
Si, Tatxe, eso intentaba decir, que nos fijamos en primeras impresiones (y en unas situaciones)que difícilmente dicen algo de la compatibilidad a largo plazo.

Bellosoli, que a tu tot et funcioni no és significatiu. Ets molt jove i molt guapo i no s'hi val. M'ho tornes a explicar d'aquí vint anys, vale?

Jordi, en realidad todos los sistemas pueden funcionar o fallar. Como decía no se quien (creo que el señor anónimo), probando cosas distintas al menos se conoce gente.

Marededeusenyor, paseante, frivolizar en la casa del señor!! (me santiguo).
Avisaré al párroco de Sant Gregori Taumaturg para que ponga sobre aviso a las mujeres, no vayan a perder la concentración debida para el rezo. Está claro, no obstante, que la elección de pareja es algo completamente aleatorio e imprevisible: no se puede afrontar como un proyecto controlable y sistemático. Pero para nada, vaya.

Prometeo dijo...

Para ligar está claro que cada cual tiene su estilo, su objetivo, y sus circustancias. La gracia acaba siendo encontrar cierta armonía entre estos factores.
Aunque por lo general lo que ocurre es que acabamos teniendo por objetivo a cualquiera que por las circustancias no se de cuenta de que no tenemos estilo.

(ooh! que gran reflexión!! Dios mio! debería apuntarmelo para que no se me olvide, que grande.... que... ups, se me olvidó ya)

El caso es que para ligar lo mejor es olvidarse de ligar. Al final resulta que un día coincides con alguien, con el que empiezas a hablar sin más y te das cuenta al cabo del rato que es la mejor conversación que has tenido en tiempo. Esto despierta tu interés y en ese preciso momento tus probabilidades de "cagarla" aumentan hasta infinito. Pero si superas ese instante, y consigues quedar otra vez, y todo va tan bien que sin darte cuenta pasan los meses junto a esa persona, entonces puedes darte con un canto en los dientes.

Claro que llegará el día en el que te confiese que en realidad nada fue casual sino que puso todo de su parte y al final resulta que te ligó.

Conclusión: Ligar es lo que hace todo el mundo menos yo.
(apliquese el yoismo cada cual como considere oportuno)

Un abrazo!

Xurri dijo...

Qué buena la reflexión inicial, Prometeo! qué inspiración :)))
Me la guardo (te citaré si la uso).

Por cierto, úsala para ligar, no te puede fallar!

Arare dijo...

Sublim!