lunes, septiembre 17, 2007

gruñidos in the night

leo por ahí, y leo gruñidos.

abro las orejas en el autobús, y oigo gruñidos.

miro alrededor, y veo gente que gruñe.

no quiero ser menos, y gruño.

gruñes, gruñen, gruñimos.

yo creo que nos sienta mal el otoño.



(no me atrevo a poneroslo aquí, que son 9 minutos y pico, pero este me ha encantao)

7 comentarios:

tatxe dijo...

Mi duda es porqué los pitufos no aceptan que son calvos y dejan de llevar esos ridículos sombreros...

Albert dijo...

gggrrrrr!!!!! (no diré més)

Albert dijo...

eno, sí, "ggggrrrrññññ"

bellosoli dijo...

avui tinc massa son per a "grunyir"... et serveix un badall?

Esther dijo...

és la vida... mai ningú està content amb tot... sempre hi ha coses per les que queixar-se... per què?????? Petonets!

Athena dijo...

De todos los pitufos el que más cariño me ha inspirado siempre es el gruñ´ón, el más necesitado de un abrazote.

Xurri dijo...

yo creo que lo que les pasa es que tienen frío en la coronilla, tatxe.

grrññ !

badalls també convaliden, bellosoli

queixar-se és l'esport nacional - al final té gràcia i tot.

Sips, a mí también me cae bien , pero el de los pitufos, que es más mono. El de blancanieves es un poco más psicótico-geriátrico-británico y da un poco de mal rollo.