domingo, noviembre 11, 2007

Transformers (y 2)

People: en el blog transformacions hemos empezado un ejercicio a lo Queneau, como ya os contaba hace un par de posts.

Básicamente el asunto consiste en hacer versiones a partir de un único texto que sean distintas en forma pero iguales en fondo. El texto de partida es el mismo para todos, y se trata de que en la transformación que escribáis se puedan reconocer los elementos básicos del texto de partida. A partir de ahí, el límite es sólo vuestra propia imaginación y habilidad. Del resultado, lo de menos es el contenido (lo es?), y lo de más, el estilo, los cambios y las variaciones.

¿Que cómo se participa? Pues escribís vuestra transformación, y cuando la tengáis acabada me la enviáis por correo a mi (xurriblog(arroba)gmail. com) o a pere (salla (arroba)menta.net). Las ordenaremos según vayan llegando y las iremos subiendo en forma de post, a razón de una al día, y evitando repetir autores en días consecutivos, de modo que nadie acapare titulares.

No hay premios, pero es francamente divertido, doy fe! El asunto no tiene más misterio que lo que digo arriba, pero bueno, si alguien no se aclara con las bases en catalán que hay en el blog, please, que me lo diga y yo le cuento. Que no hace falta ni siquiera ser bloguero.

La gente ya se está apuntando con entusiasmo, y nos mandan textos con un fervor que no anticipábamos: hay en batería, esperando ver la luz, unas 15 transformaciones (3 mías, y ya preparo más!).

Ya os dije que se podía participar en cualquier lengua, pero como el texto original está colgado sólo en catalán, os lo he traducido aquí al castellano, a ver si os animo a que alguien se venga a hacerme compañía con los textos alternativos, ya sea en castellano, galego o aranés, o en inglés, en francés, en italiano, en latín, en griego, en fortran, en morse, en código binario... a ver a quién se le ocurre más gorda!!!

Ea, ya me callo, espro que os animéis!!! Y aquí, el texto base:

Caminaban despacio. El más alto era un hombre solemne, bien vestido, con barba gris y pómulos algo enrojecidos; el otro, flaco, sin afeitar, parecía que acabase de salir de alguna enfermedad. Estaban abstraídos en la conversación, y el más alto se paraba de vez en cuando y se pasaba la mano por la barba, como si quisiera sopesar bien las palabras.

-En la vida no hay tiempo para todo. Reír y llorar, divertirse y abatirse… y en el punto de nacer ya tienes que prepararte para morir. Porque las ganas de llorar que tienen las criaturas de pañales es porque ya lo sienten.

-¿ya sienten el qué?

- El olor de muerte que hay por todas partes... Después uno se acostumbra...

Fragmento de "El mar", de "La meva Cristina i altres contes". Mercè Rodoreda.

1 comentario:

violette dijo...

Ja he vist que la gent va enviant coses... jo encara estic fent l'esborrany!