domingo, diciembre 02, 2007

Mi planta del dinero

No me gustan demasiado las plantas. Tienen tendencia a secarse o a ahogarse en agua, una autonomía limitadísima, no son nada comprensivas con los olvidos de mantenimiento y tienen una hospitalidad con bichos y parásitos a mi juicio excesiva. Me desagradan los bichos.

Así que mantengo mi parque vegetal en un tamaño controlado, y cada incorporación debe pasar un estricto comité de admisiones, que en un porcentaje elevado de los casos acaba en generosa donación del vegetal en cuestión a quien sepa amarlo como se merece. Él no lo haría, lo sé, pero es por su bien.

Dicen que si tienes en casa una planta del dinero (Plectranthus australis) no tendrás problemas de solvencia; pero no es tan sencillo, que se ve que la planta tiene que ser robada y/o regalada, no se vale comprarla.

Siempre he tenido hermosísimas plantas del dinero. La mejor, una que me dio una amiga mía, que a su vez la había robado (un esqueje, no un tiesto entero, eh!) de una casa rica. Con esta planta en particular, mi economía fluctuaba a la par que la frondosidad de sus hojas; su momento más escuálido coincidió con mi momento de máxima insolvencia, y empezó a revivir cuando - tras un cambio de trabajo - mis finanzas reflotaron. Se xuxurrió un poco cuando compré mi otro piso; se fue rehaciendo, poco a poco, a medida que iba amortizando hipoteca. Y estaba bien, con flores y tal.

Y entonces va y se me seca la planta. Coincidiendo con la nefasta decisión de la compra del piso nuevo. Y no contenta con no hacer caso de la señal, en la mudanza nos dejamos atrás a tan fiel indicador de la economia familiar. Ni pensar en ella, vaya.

Hace unas semanas, en un comentario, me dijo el paseante que le había florecido la planta del dinero. En plena crisis "cagontó, que no vendemos el piso viejo ni pátrás". Y en aquel mismo momento me llevé las manos a la cabeza

- Dios!!!, pero cómo puede ser que no me haya dado cuenta hasta ahora!!!

Mi santo volvió el domingo siguiente con una, bien hermosa. Pero yo me quedo con la mosca tras la oreja... porque la compró, y eso no se vale. De hecho hace ya unos días y, ná, seguimos igual.

Ya sé que esto de las supersticiones no es muy científico, pero, aunque sea sólo por seguridad, alguien que tenga una plantita del dinero mangada en origen me regalaría un cacho? Se agradecería infinitamente...

16 comentarios:

manel dijo...

De momento ya tienes reservado un esqueje de una regalada. Nos la cedió una vecina y, sí, los ingresos aumentaron desde entonces, pero estaba muy fácil, porque en la época peor no podía ir. No debe ser de las más eficaces, pero...

Xurri dijo...

Acepto, enchanté!!

Jordi Gil dijo...

Abra que hacerse con una.

Jordi Gil dijo...

Habra con h

violette dijo...

Llegia l'altre dia a Los aires difíciles d'Almudena Grandes que a casa d'una de les protagonistes hi havia plantes de les que no es compren. Entre altres, citava la dels diners.
A mi aquesta no m'acaba d'agradar, no me la crec. En canvi no puc resistir-me a les cintes que tampoc es compren i que no fan florir diners... però la trobo tan airosa...

Júlia dijo...

Ja fa unes quantes plantes dels diners que se'ns moren de pressa, abans n'havíem tingut de molt maques, però no ho sé, deu ser el destí, la contaminació o les meves vibracions antimaterialistes i anticapitalistes... ara bé, de diners, no me n'havia donat mai.

bellosoli dijo...

coi! si te l'ha regalada el teu sant! doncs si que és regalada! així que val!

altra cosa és que jo cregui en supersticions...

Sani dijo...

La pregunta del milió que no et fa ningú ... te la faig jo ...!):
Amb la planta que tens ara ...com vas doncs de calés i economia general?
Execici: Contesti, sisplau, en no menys de 30 paraules ... ;-)

Xurri dijo...

Pues (h)abrá, Jordi, (h)abrá… cómo se nota que tú sí que sabes de qué hablo, eh!

No és molt maca, violette, especialment si no t’agraden les plantes carnoses (cal dir que és el meu cas?). Però sóc completament presonera de la superstició. Necessito una, robada i regalada. Com aquella que tenia, tan eficaç, robada a un ric. Ja em veig tot el pont de la puríssima pujant per tanques i balcons, robant plantes… espero no acabar corrent davant d’un segurata, o pitjor, dún gos. O dos.

Ai Júlia, kamikace!! No et confíis en les vibracions antisistema, que a la que et descuidis t'has empenyorat. No les deixis morir… mira que m’ha passat a mi, que la deixo secar i em segueix un any d’endeutament salvatge. I espera…

No s’hi val, Bello, que com a mínim la meitat del deute és seu. Les supersticions són ridícules, qué dir, però, per si de cas, VULL UNA PLANTETA ROBADA A UN RIC.

Esther dijo...

Ja n'havia sentit a parlar. La meva mare en tenia quan jo era petita. Serà qüestió de buscar-ne una. Si la trobo te'n dono, ja hi pots comptar! Petonets i bon pont!

Xurri dijo...

Sani, en dues paraules: Van igual.
La resta seria palla, te l'estalvio.

Esther, si la trobes, agafa el brot d'amagat, o sense permís, val? Gràcies wapa!!

Arare dijo...

La de la foto és la planta dels diners?
ÔÔ
i jo sense saber-ho? En tinc una, crec, diria... em sembla... ja t'ho miraré bé.

Xurri dijo...

no us ho creureu... ahir tornava del cine, passada la mitjanit, i al carrer, al terra, vaig trobar un brot de planta dels diners, força perjudicat (gairebé lilós), però encara viu. El vaig agafar, i es podria dir que el vaig acotxar (agombolar, jé) a les mans, i a l'arribar a casa el vaig plantar i regar... creuem els dits, a veure si ara... js us explicaré!

el paseante dijo...

Jajaja, això són ruqueries dona. Fa anys que tinc aquesta planta (regalada per la meva mare) i tinc temporades que em va bé i d'altres que no. Però procuro que estigui ben regada, li poso terra nova, que li toqui el sol. No pels diners. És perquè estigui sana.

Sort amb el pis.

Xurri dijo...

prenc nota dels consells paseante. I seràn xorrades, però... per si de cas, només!

xerito dijo...

Mandenme un trocico a un madriñeo en apuros viviendo por suerte o desgracia en mexico ¿no? que los pesos no llegan, pleeeaaseeee...