domingo, enero 27, 2008

Rebajas de enero

Ayer sábado fue un día educativo.

Tenía pendiente llevar a mi pequeña flor de rebajas, a comprarse cosas que le hicieran sentirse wapa en el colegio. Como va a un cole tontorrón, la competencia en cuestión de ropa e inversión presupuestaria es dura, y absurda. Súmale un componente que no se cómo llamar, digámosle "anorexico" por el cual se supone que el cuerpo femenino ideal de la muerte debe ser tal que, al actuar como percha, las camisetas deben colgar en el vacío libre hasta una cadera talla 34, con el breve saliente de una talla 90 o 95 de sostén.

Viene a ser como un mocho hacia arriba, con flequillo cortado en diagonal y dos globos simétricos en línea horizontal a unos 45-50 cm por debajo. Ya véis que, aunque suene simple, la cosa tiene su complicación.

Bueno, el caso es que como la mayor parte de las coleguis de pequeña flor viven en la zona alta, la tienda fetiche en su imaginario ideal de la muerte está "cercaa de caassaa" (léase arrastrando las "a" y las "s" con acento nasal).

Pues felizmente la tienda estaba de rebajas, cosa de la que se informó la florecilla - muy consciente del, por la presente, más que ajustado presupuesto familiar - y así xurri y su flor se subieron ayer a los FFCC hacia arriba (con desviación a la derecha) para comprar trapitos si se terciaba.

Llegamos a la tienda: ideal. Primera constatación: toda las camisetas eran talla "small". Preguntamos a una dependiente monísima (lógicamente ideal de la muerte) y nos informó:
"no,no, pone small pero es talla única. Más grande no tenemos."
(léase con acento nasal)(acompáñese de mirada de arriba a abajo a arriba)

Así que fuimos repasando los exhibidores y seleccionando prendas. Con cierto mosqueo iba viendo que las prendas tenían todas una hechura similar, concretada en una anchura de un palmo a nivel de la cintura: haced la prueba con una prenda cualquiera y veréis que un palmo no es suficiente para embutir dentro a un ser humano. El tejido era elástico? Pues no, no especialmente: al tirar crujía por las costuras. Bueno.

Con unas 7 prendas, pequeña flor (ilusionada) se metió en el probador, pero sólo para irlas descartando una tras otra con cara de frustración: todas (TODAS) pequeñas. Tengo aquí que apuntar que a sus espléndidos casi 15, nini tiene 1,64 y 52 kilos, utiliza una 38 de pantalones y una 40 de camisetas. Dicho queda.
Mientras luchábamos contra la ropa en el cambiador, iban entrando pijitas a mirar trapos con sus mamás y sus perritos ataditos de la correa. Todos muy homogéneos.
Las madres, muy dignas, seguras de si misma y muy señoras si bien juveniles, muy maquilladas (claro) y con pelo rubio muy trabajado; tres o cuatro joyas discretas y barbilla elevada, desordenando ropa y pidiendo a la dependienta que le dijera qué mirar para las niñas. El perrito peludete (hasta tres perros entraron en media hora (?)) blanco o rubito, tirando discretamentede la correa de cuero verde o roja y olfateando las bases de ropas. Por cierto, olían fuertemente a perro, aunque supongo que eso debe ser normal. Las niñas flaquitas y con flequillito en diagonal tapándoles la visión, rectas de espalda y encorvadas de hombros hacia delante, y con carita de asquito (se van entrenando); ropa obviamente de la tienda o similar. Decían continuamente frases hechas, pero con acento diferencial.

Cuando la moral de mi preciosa nini estaba por los suelos, por el pecado de tener un cuerpo armónico y deportivo que no entraba aquella mierda ropa súpercara incluso de rebajas, me harté de tanto pijerío y tanta parida y le dije:
- Te invito a lo que quieras en una tienda cara pero de las de verdad, de esas que tienen una cosa llamada "tallas".
A riesgo de que no sirviese, porque lo que quería pequeña flor era adquirir el uniforme identitario...
Pero aceptó.
Nos fuimos.
Al salir repetimos en voz alta
- "están lokas. ke mierdaropa. kelesdén".
(grafía adaptada)
Pero una nunca sabe qué piensa un adolescente.

Bueno. Trotamos ciudad abajo en dirección a otros locales más razonables, y caímos por casualidad en una tienda de "outlet", que viene a ser como un mercadillo, pero de marca, donde los fabricantes se deshacen de restos de temporadas o prendas que no han funcionado bien.
Por suerte la marca era buena, claramente reconocible y reconocida por mi nini como una marca "wai". Y los precios estaban aproximadamente entre un 5% y un 15% del precio original, que era claramente visible y trazable.
Nos pusimos las botas. Pequeña flor empezó a probarse cosas una tras otra y - efecto del contraste con aquel despropósito que acabábamos de dejar atrás- todo le sentaba precioso (paréntesis de madre-baba: qué guapa es! cierro paréntesis de madre-baba). Fuimos a pagar, y entre 8 prendas pagamos lo mismo que valía una camiseta de la otra tienda ya rebajada al 50%. Pasmoso, no?

Y aquí la parte educativa, que, cuando es buena, sale siempre sola:
pequeña flor: "Te has dado cuenta que hemos comprado aquello por 10 euros, cuando antes lo vendían a 150?"
xurri: "Si, claro"
pequeña flor:"Y es la misma ropa"
xurri: "Sí, claro"
pequeña flor: Pero enonces... cuanto vale en realidad?
xurri: Pues, básicamente, tanto como tú estés dispuesta a pagar...
pequeña flor: "Y ya les sale a cuenta venderlo tan barato? algo costará, no?"
xurri: "Supongo. Y les da beneficios, si no, no lo harían."
pequeña flor: "Incluso después de descontar los gastos de fabricar la ropa, traerla hasta aquí, tener una tienda y pagar a las dependientas que la venden, etc.?"
xurri: "Sí, les sale a cuenta y les da beneficio"
pequeña flor: "Pero entonces es inmoral, cuando te venden algo a 150, te colocan 140 euros limpios por la cara"
xurri: "exacto"
pequeña flor:"Qué cerdos! y porqué se los compramos?"
xurri:"Pues por el efecto moda, y gracias a la publicidad. Somos consumidores, nini"
pequeña flor:"pues qué gilipollez! ...somos tontas...
xurri: "Bueno, qué, nos vamos a la tienda cara ahora? te lo he prometido"
pequeña flor: "Si hombre... ahora no me da la gana!! Yo paso!!"
Pues aunque sólo sea de palabra, que luego es muy difícil mantenerla, que lo se yo, al menos digo que:
Ole mi pequeña flor!!!!!

12 comentarios:

Tatxe dijo...

Dos cosas importantes y básicas.

1.- Dime como has educado a tu xurumbela. Yo quiero que mis futuros pupis (dentro de 4 meses) reaccionen así. Os invito a cenar a todos si me enseñas el truco.

2.- Ir a comprar ropa es una tortura psicológica. Como bicho raro de mi época que medía (y mido) más de 190 y calza un 48, he visto de todo y al final siempre he acabado con bambas y chandal. Y de las últimas burradas que me han llegado a decir, fue una vez que me quería comprar unos zapatos (uno tiene derecho a vestir decentemente) y al preguntar si tenían zapatos de mi talla la tonta del culo (eso sí, supermona) me contestó con su inefable acento: "Uix, no... pero tenemos cajas que te pueden servir".

Para darles de collejas hasta que se le caigan las retinas.

Lucía dijo...

La verdad es que tu niña tiene bastante bien amueblada la cabeza para estar pasando por la edad del pavo.

pere dijo...

No hi ha res com l'escola peripatètica -eminentment pràctica-per donar i rebre un bon ensenyament. És clar que tant deixeble com professora han d'estar ben disposats i ser intel·ligents, cosa que en aquest cas és evident (tot sigui dit, no ho neguis: l'ambient monotemàtic i monocerebral de la primera botiga us va ajudar força a l'hora de les conclusions).
Desconfiat com sóc, no em crec que no féssiu alguna immoralitat -encara que fos petita- per compensar la moralitat... Va, va, digues...

bitxo dijo...

Ole y ole... Sort que encara queden nenes com la teva. De vegades, en mirar el que puja ara, em sembla que estic enmig d'una escena de la peli "Los invasores de ultracuerpos". És que no tenen res dins del cap! :)

Arare dijo...

Olé tu pequeña flor, i olé sa mare!

Jordi Gil dijo...

Felicidades por la flor!! y la madre que la eseñó.

xurri dijo...

En fin, el tema de las rebajas y el consumo y esas cosas es de un escandaloso!! que me alegro que pequeña flor lo vea claro bien prontito, y que si juega con consumir, al menos lo haga sabiendo de qué va el rollo.
En fin, yo qué voy a decir, si soy su madre, jé, que se me cae la babilla.

Gracias por los piropillos a mi retoño, los vivo como propios. Aunque ahora sufro por si pequeña flor se deja caer por aquí... creo que igual no le gustará que hable de ella... en cualquier caso puedo compartir con vosotros el secreto de que ella sea tan razonable: PURA SUERTE!! Me ha tocao en la rifa, ni más, ni menos.

martí dijo...

mmm... discrepo.,

fou ella qui va tenir la sort d'anar a parar a tu. Que sí, no me hagas esa cara, .

I com que no et deixes veure ni por asomo des de fa un parell de dies, t'ho dic des d'aquí: ETS GENIAL!!!

Hans dijo...

Kleine blume es:
a) una niña extremadamente inteligente;
b) una monada.
Por su parte, XurriMum es muy modesta: la brillantez de la niña (aparte del elemento lotero que siempre concurre en estos casos) se la ha currado mucho.
Hablando del comercio textil, yo, que me considero un tipo elegante, me cabreo bastante a la vista de los excesos del sector y la gilipollez de los tenderos de ropajes; para qué ocultarlo, a mí me suelen hacer la ola cuando entro en mis terrenos de caza usuales, pero me parece odioso que no se la hagan a TODO EL MUNDO, con márgenes de 200%. Es curioso: en las tiendas buenas-buenas de ropa en Paris o en NY, los dependientes son exquisitos SIEMPRE, con todo el que entra. Aunque vayas con bermudas y un polo cualquiera y entres a mirar trajes. Y es que ellos son profesionales: aquí basta tener acento de gilipollas y ajustar tu aspecto al valor estándar de la era (alto y cuasi anoréxico, con cara de asquito) para considerarte asesor de imagen.
Aghs.
En fin, a lo que iba: que tres hurras por KleineBlume y por KleineBlumeMum. Yo no lo he conseguido con UPFM, que también es listísima y una monada :D

el paseante dijo...

Conozco de sobras esa tienda pija. Es el H&M. Lo que me extraña es ese tema de los perros. Al señor Gris jamás le dejaron entrar allí.

Ahora en serio, me ha divertido mucho este post.

vender piso dijo...

Yo creo que no se les puede comprar a los niños todo lo que pidan, y mucho menos formar parte del consumismo exacerbado que practicamos, besos!

Prometeo dijo...

Mientras haya flores, hay esperanza
;)

Abrazos