domingo, mayo 25, 2008

No me rayes!

Estamos familiarizados con los depresivos. Hasta nos son hasta cierto punto simpáticos, frágiles, debiluchos... si son buena gente no son demasiado plastas, y tienen ese aire de sacrificio constante, un poco martir... se hacen querer. Son pesimistas perpétuos, pero son soportables si saben contener su hipocondria excesiva, no nos persiguen con síntomas nímios de mala salud de hierro, y no nos agobian con discursos repetidos de ruina y desgracia. Es decir, los depresivos silenciosos y disimuladores son encantadores, en general.

En cambio los exaltados, los optimistas patológicos, los maníacos - a esos no les tenemos tan calados. Esos chorros de actividad desmesurada y sin filtro, ese creer que todo es posible y que ellos son capaces de todo, esa autoestima irrefenable y ese arrastrar a todo el mundo tras de su actividad frenética y desorganizada... no aceptan un no por respuesta. Arrasan - y asolan, a su paso, y aunque alguno os habréis encontrado, abundan menos.

Como en todo, hay gente que tiene el tarro, digamos, con una estructura celular alternativa. En grados variables, unos están fatal, otros están un poquillo mal y otros solo tienen un pequeño deje, imperceptible, que uno no sabría decir si es carácter o qué es. El que esté libre de pecado que tire la primera piedra - (veinte a uno a que será un maníaco, je!)

Y como en todo, hay depresivos listos y tontos, buenos y malos, divertidos y plastas, y maníacos listos y tontos, y buenos y malos, y divertidos y plastas. Es más, hay un montón de maníaco-depresivos que oscilan entre los dos polos a la vez, con lo que además parecen una demo de yin y yang que ríete tu de Roger Rabbit.







Y mientras unos abusan de que están mal, y coaccionan con la (hipotética)enfermedad, otros apabullan a su alrededor poniendo malitos a los que tienen cerca, pero unos y otros a veces tienen decencia y procuran contenerse, cuando está en su mano (que no siempre está). Hay una cosa (le llaman "insight" o introspección) que consiste en mirarse pá dentro uno mismo, y analizar si uno se está comportando normal o no. Que los demás miren a su interior para buscar el motivo de sus desazones antes de arremeter contra uno es un detalle, de agradecer. Luego está aquello del locus interno (es culpa mía) y el locus externo (es culpa de la gente), que acaba de matizar la conducta. Como a nadie le gusta que le echen la culpa de nada, la gente culpabilizante es, generalmente, molesta.

Así que, en función de una cosa y de otra, se podría - en parte- encuadrar a la gente en términos generales. Una persona consciente de su comportamiento y que no te culpabiliza de sus neuras es "maja". Otra que no se preocupa de cómo actúa o que te echa la culpa de su incontinencia emocional es "odiosa". Mientras la mania o la depre son cosas que le pasan a las personas, en cierto modo inevitables, esto de la introspección y la culpabilización es cosa de la personalidad, y cada cual es como es, o intenta ser como quiere ser.

Quiero decir que hay gente que se escuda en que es rara, o friki, o enferma, y se dedica a abusar de otros. Les chaparronean con sus neuras para manipularles o forzarles a ver o hacer las cosas según las ven "yo soy así, ya sabeis", o bien "estoy mal, merezco atención especial", o bien "todo me va mal, tenme compasión", o "me has desestabilizado y ahora estoy de crisis por tu culpa, que me has tratado fatal" y sólo pocas veces se paran a pensar en lo que te puede pasar a tí por dentro mientras escuchas, con cara de circunstancias. Se victimizan, y esperan que les concedas especial atención.

Pos nada, eso, que a mi me molesta. Llámame hueso. Además de maniaco-depresiva.

11 comentarios:

el paseante dijo...

Joder vengo de pasar el fin de semana chapoteando en los charcos de los campos de manzanos, feliz como una rana, sin pensar en quién soy, en qué soy: si maníaco o depresivo... Y ya me he leído dos veces tu post.

Ahora me siento fatal, porque soy todo eso que has contado (menos introspectivo -eso no lo sufro). Por tu culpa comenzaré mal la semana. Ya te vale.

pere dijo...

No diré que em passa com al paseante (tampoc en l'aspecte dels camps de pomeres: que més hagués volgut!), però no deixa d'inquietar-me no estar segur fins quin punt sóc un o l'altre i fins quin punt hauré de cuidar el meu llenguatge i les meves actituds. Va, a veure si ho puc resoldre en dos o tres setmanes, a veure si aconsegueixo fer un exercici d'introspecció valent.
I que sí, xurri, que tens raó, però...

Arare dijo...

aixxxxxxx, creo que cuando estoy en fase maníaca debo ser arrolladora, lo siento, reina mora, no quería crearte problemas... cuando estoy en fase depresiva soy más hueso que tú, así que tú misma.

Petonets remullats.

Xurri dijo...

**paseante, pues ya sabes: vete a paseo! (habla la maníaco-psicótica).
**paseante, espero que sea broma y que en realidad estés bien, yo no te quería molestar ni darte la semana, nadie me entiende, te mando un abrazito cariñoso, (ahora habla la neurótica depresiva).
******Tu eliges ;)********

pere, sembla que aquest post te el do d'aconseguir que qui el llegeix es dona per al.ludit (fins i tot m'ho ha dit algú que no comenta). Val a dir que jo mateixa m'hi veig força ben descrita.
Que no va per ningú en particular, però explico coses que veig sovint i em son familiars... però aixó ja ho saps, de fet és continuació d'una tertúlia poc concorreguda, recordes?

Arare, en fase maníaca debes ser absolutamente gloriosa, y en fase depresiva completamente adorable. Aunque no te he visto en ninguna de las dos, creo. Problemas...? como no sea eso del hueso... ejem, oiga, que yo soy pura dulzura y algodón!! un cacho pan total! Besotes, y tápeseme, que los catarros de mayo son mú malos para las Reinas Moras que van al sur.

Grigri dijo...

Ostres Xurri, quanta raó tens!!
Jo en coneixia un que, com que fa 15 anys se li va morir una germana, encara ara ho aprofita per arrepenjar-s'hi i explicar amb aquest argument qualsevol anada d'olla. Tot el què trobàvem injustificable doncs ell ho acabava justificant amb això. QUINA RÀBIAAAA!!!!
perquè es clar, el susuditxu tenia ja 34 anyets, kasiná, i encara al·legant traumes infantils...

martí dijo...

Hombreeeee... és la primera vegada que trobo algú que no fa servir un terme indo-japo-xino per descriure una cosa d'aquestes!!!

I així de passada, a quin grup pertànyer aquell parell d'amics transformats en tota mena de coses? :D

Violette dijo...

Resumint, la meva àvia deia mirant-me al bressol : "Aquesta nena és l'ull de la perdiu, tant aviat plora com riu". I sí, jo també em sento identificada amb el que expliques al teu post!

Xurri dijo...

Ostres, Grigri, aquest era per nota!!

Un yin yang si que s'hi ha colat, martí. I aquell parell són leonsio el león y tristón, oi?

Bona aquesta, violette. La meva era més rústica, i deai que "tan pronto es una alcachofa mustia, como un cohinillo bajo el sobaco". Jé. I jo, i jo.

Albert dijo...

Culpable! (jo, quedi clar). Afegeix-me a la llista d'arrepenjats i d'autoal·ludits!

Xurri dijo...

Juas, que no!!!!! que no va per cap de vosaltres!!! Si de cas va per mi!!!!

Júlia dijo...

Fins i tot si algú sembla que t'escolta en silenci i amb atenció, com vaig llegir una vegada a Quim Monzó, en realitat està pensant en el rotllo que t'amollarà després i no en el que dius tu, ai.