sábado, junio 07, 2008

El placer de dormir a pierna suelta

Muy alto en el ranking de los placeres normalillos y fácilmente (¿?) asequibles está el dormir cuando una tiene sueño. Dormir a pierna suelta con los brazos y las piernas blanditos, pesados, inmóviles. Bajo el roce mínimo de una sábana ligera y limpia, fresca, que retiene un calorcillo tenue. Envuelta en silencio, en penumbra, sobre colchón y almohada mulliditos... Respirando despacio entregada al descanso, perdida la noción del tiempo, de la propia existencia, de las responsabilidades, de las cosas pendientes, de los demás, de los problemas, de las ansias y las frustraciones, de los deseos y de las realidades, de la propia edad.
Dormir tan profundamente que sueñas que duermes profundamente...

11 comentarios:

tatxe dijo...

Y digo más... no hay más placer que pegarse un sueñecito salivero (cuando dejas una marca sospechosa en el cojín que en el que reposa la cabeza) y despertarse diciendo "que hora é?"

Hans dijo...

Cuán exacto, Xurri. Exactamente lo que me ha sucedido la pasada noche...

Violette dijo...

Ahir a la nit em vaig adormir al sofà i em va passar el que explica tatxe... un gust!

pere dijo...

A mi el que m'agrada és el cansament que em fa mig perdre el món de vista mentre sento llunyanes les converses dels amics, que no em retreuen que els perdi de vista perquè són amics... i després recuperar una altra vegada la plena (sic) consciència.

issis dijo...

Katrin coincidió contigo en sueños...
a hans: finalmente entendí que no era lo que parecía.

maggie dijo...

Ves? En esto sí que estamos de acuerdo. Cuando no se tiene muy buen dormir, como es mi caso, el día que consigues un sueño como el que describes, es la felicidad absoluta.

Xurri dijo...

Tatxe, se trata de la famosa siesta-baba!!!

Hans, Violette, será una mosca tse-tse?

Si, pere, no hi ha res com dormir quan penses que no pots, que no és convenient, que has d’obrir els ulls… i… caus fregit. Fa vergonya, però son minuts de la son més plàcida que existeix.

Ay,.issis, con Katrin nos plagiamos a veces….
Pues si, maggie, no hay como dormir para un insomne.

bellosoli dijo...

dormir... com mola!

bellosoli dijo...

tot i que ara que hi penso... em molava més abans, quan dormir em semblava una pèrdua de temps perquè me'n restava per fer d'altres activitats. Potser ara m'agrada tant dormir perquè no tinc tantes coses que m'agradi fer, o poder és que ja no tinc l'energia per fer-les i em contento planxant l'orella.

el paseante dijo...

Me asusta cuando tengo muchas ganas de dormir, cuando disfruto durmiendo. Sé que no estoy bien con el mundo. Pero igual no es tu caso.

Jordi Gil dijo...

A mi lo que me sorprende lo savio que es el cuerpo, que cuando ve que vas a llegar al límite te dice, "De hoy no pasa, hoy duermes a piernas suelta y te borro cualquier problema por unas horas."