martes, octubre 14, 2008

Líquido


Las gotas de agua no lo saben, pero quieren ser impermeables y esquivas.

Y se envuelven de elasticidad y discreción para reflejar decididas la incidencia directa; también la tangente.

Discreta y elásticamente.

Así, preservándose, descomponen. Reflejando el blanco en rosa y verde crean color. Brillante. Como las perlas jugando a ser piedras preciosas. Como la piedra de luna jugando a la magia.

Las gotas de agua no lo notan, pero quieren ser blandas y suaves.

Y por no pelear se amoldan dóciles y conciliadoras a las fuerzas opuestas; también a las confluentes.

Generosa y abiertamente.

Así, sin estridencias, se derraman. Absorbiendo el mundo a su paso. Sumisas. Como el aire al dejarse respirar. Como el calor radiante.

Las gotas de agua lo ignoran, pero quieren ser libres e independientes.

Y desprendidamente se deslizan a su antojo, sin penar por dejar atrás; también sin afán de encontrar.

Ineludible y fatalmente

Así, inconscientes, se unen. Creciendo sin ceremonias. Promiscuas. Como la luz bañando el día. Como la noche sembrando el silencio.


Las gotas de agua no lo entienden, pero quieren ser valientes e inconscientes.

Y atolondradamente columpiarse sin complejos, sin temor al vacío; tampoco al destino.

Suicida e insensatamente.

Así, imprudentes, se asoman. Asumiendo el vértigo a caer. Temerarias. Como el sonido explorando la negrura del túnel. Como la onda surcando la tersura de un charco.


Las gotas de agua se saben inmortales, anónimas, iguales, secretas y eternas. Como la lluvia. Como las profundidades abisales. Como la nieve perpetua. Como un vaso a medio llenar.

9 comentarios:

Albert dijo...

M'ho estudiaré.

Jordi Gil dijo...

¿Se mojan las gotas?

Tenblog dijo...

y...este relato es claro, redondo, perfecto y refrescante como una gota de agua.
Me ha gustado muchíísimo

Xurri dijo...

no t'ho estudíis massa tampoc, que perd la gràcia!

buena pregunta, Jordi... pues no sé... a tí qué te parece? (...diría que si...)

me alegro tenblog, gracias por decírmelo

Matilde dijo...

Precioso... físico y física.

martí dijo...

Una bona manera d'entendre la resurrecció.

el paseante dijo...

Tan poquita cosa que son, tan gratuitas, tan insignificantes... y cuando las veo caer por las varillas del paraguas o las veo resbalar por un plato recién lavado en la repisa pienso en cosas como las que has escrito.

Xurri dijo...

gracias matilde.

martí, no extrapolis tant :o)

son preciosas paseante, y tan enigmáticas... no te parecen absolutamente milagrosas?

Imposivle dijo...

adios, gotas, adios