lunes, abril 13, 2009

Con pan son menos

Una mañanita Violette apartó los cuadros blancos y azules de sus cortinas, y abriendo la blanca ventana de su cocina dejó escapar el olor a pan, que llegó, cruzando todo Blogville, hasta mi terraza.

Envidiosa, entré a mirar sus recetas, y así en mi cabeza cuajó la idea de conseguir una para mí. Navegué de puerta en puerta, preguntando a vecinos y vecinas para informarme un poco más, y convencerme finalmente sobre cuál era la mejor. Identificada, me suscribí al newsletter del Lidl para que me avisase cuando las trajeran.

Mientras esperaba pacientemente, recibiendo y viendo ofertas de lo más variado (por cierto, habéis visto los telescopios y microscopios?), aproveché para estudiar la fuerza de las harinas y su composición protéica, para saber que el gluten es el que confiere a la masa la capacidad elástica que le permite a la vez ceder y retener las burbujas de la fermentación, y así formar miga. Que el mínimo de proteína que una harina debe tener para que funcione bien es del 11%, y que se reduce al perder el gluten al refinarlas, y aunque la mayoría no dicen cuanto gluten llevan, muchas tienen un 9%, otras un 10%. Eso está bien para repostería pero puede fallar para el pan.


Que en Alemania se clasifican numéricamente las harinas en base a su contenido mineral por residuo de combustión (450, 550, 1050...), y aunque aquí no hay obligación de declarar nada en el envasado - solo que el contenido es harina - la blanca normal suele corresponder a la 550, y la integral normal a la 1050. Aún así, algunas harinas aquí dan la composición nutricional; en el Bonpreu hay harina con 11% de proteína (he comprado), también en el mercadona, en el carrefour y en el hipercor hay harinas de 11% o más (= harina de fuerza), según dicen los blogs. Sé que el control del calidad de las harinas aquí establece otras cosas: por ejemplo, que no tengan bichos. O que no pueden tener más de un 15% de agua. Y que puesto que la harina es higroscópica (tiende a absorber agua), dicen que dependiendo de la humedad del entorno necesitas añadir menos agua a los panes.

Aprendí que el agua hace la costra crujiente, y la leche la hace suave, pero que la leche dora la corteza y el agua la deja más cruda. Que las grasas aceleran la cocción. Que el peso tiene que ser exacto (arg - yo que no tengo ni balanza!). Que todo tiene su orden y hay que ponerlo por capas. Que los tropezones se rompen si los añades demasiado pronto. Que la levadura no se puede mojar. Que el azúcar aumenta el volumen, y que la sal frena la fermentación. Que el pan se desinfla si abres para cotillear. Que se puede programar el olor a pan recién hecho por la mañana.

Al final me llegó un e-mail anunciaba el día X. Me informé de los horarios de la tienda y planifiqué mi expedición. El día X madrugué y salí al trote a buscarla - era como las noticias del primer día de rebajas: la mayoría de máquinas ya estaban en la cola de caja con sus inminentes dueñ@s, quedaban pocas apiladas, pero yo solo necesitaba hacerme con la mía, y lo logré. Llegué a casa con ella en brazos, y unos paquetitos de harina y unas cajitas de levadura en una bolsita colgando de la muñeca.

Desde entonces en cuanto llego a casa no paro de hacer pan. Sin pesos, a ojo. Y sale bien.

Es fabulosa.

Me encanta.

14 comentarios:

Violette dijo...

Olé!!! Doncs per no tenir balança et surten genials aquests pans...
M'acabes de donar una lliçó magistral sobre farines, Xurri! Compartirem truquillus??
;)

La RaTeta Miquey dijo...

Ostres, jo també estava pendent del Lidl però aquest ha estat un mes amb masses despeses... esperaré a la propera tongada per unir-me al club de les veïnes forneres. Aquest té un aspecte formidable, felicitats!!!

Montse/Arare dijo...

oh, deumeu, quin pa! jo el vull tastar, nyam,nyam

el nadador dijo...

Hauràs d'obrir una fleca a Blogville si no pots parar de fer pans. Espero que et surtin ben bons. Encara que no crec que superin els que compro a la benzinera.

fra miquel dijo...

Que bé! Programes que el pa quedi fet al matí i esmorzes pa acabat de fer i calentet.
Mmmm, em sembla que l'oloro i tot!
A quina hora dius que obres la fleca de BlogVille?

tatxe dijo...

Has de probar el pancho. Con la misma masa de pan, la estiras y metes en medio chocolate y al horno. No veas lo buenos que están estos bollicaos hechos a mano.

manuel_h dijo...

diosssss, y yo que lo compro en el kiosko con el periódico!!

jaka dijo...

caram, aixó es una tesi doctoral!!!

;D

Rita dijo...

Ummmmmm sentia olor de pa calentet i m'ha portat fins aquí...

Quina bona pinta!!! I ja posats a fer, tu i la Violette no podríeu posar un restaurantet per als veïns? Jo seria molt i molt fidel... ;-)

Xurri dijo...

Violette, la màquian em va genial, ja compartirem truquillus, es clar !!

Rateta, no te la perdis el proper cop, és perfecte :)

Ja farem per que els provis, arare.

Nadador, això és sense afany de lucre – non profit bread. Amb cafè està estupendu. Res a veure amb el de la benzinera.

fra miquel, l’olor apareix a l’hora la que programis, només cal posar-li tot a dins i programar-ho. A Blogville obro ben aviat, quarts de set.

Ñam, tatxe, esa es una sugerencia perversa!

Manuel: gasolineras, kioskos… diosssssssssss! Pero no es que no sabéis que existen las panaderías?

Noooor, jaka, res de tesi, un copipaste d’aquí i d’allà.

Si Rita, inaugurem en dos mesos. T’hi esperem. Fà, Violette?

Violette dijo...

Fa, Xurri!

issis dijo...

algún día me he acabado un pan hecho por la mañana paseando en tren.
en alemania tenemos más de 300 tipos de pan, las panaderías aqui parecen pobres al lado de las alemanas, pero uno se acostumbra.

Hans dijo...

Con nueces! con nueces! Ñam!

Xurri dijo...

bueno, recordando las panaderias de mi infancia con dos tipos de pan (de barra y de payés), a mi lo de ahora en las panaderias ya me parece una exageración, cómo debe ser en alemania!

Sea pues: nueces. Y eso que tenemos personal alérgico en la casa...