lunes, diciembre 28, 2009

Candi

Conocí a Candi hace muchos años, diría que 23, pero me cuesta precisar. Entonces ya era mayor, simple, buena y dulce. Tras unos pocos años acabé siendo la madre de su nieta y también su vecina. Un par de años y una mudanza después las cosas cambiaron, pero ella no, ella siguió siendo conmigo esencialmente buena y dulce, un ángel.

Que Candi era un ángel se le notaba en la luz de su cara y de sus ojos verdes, la misma luz y los mismos ojos que tiene mi nini, que también es esencialmente dulce y buena. Candi era prudente, bien pensada, generosa, servicial y muy sencilla. Nunca quiso atención, ni molestar. Sólo quiso querer. Cada día.

Esta navidad se marchó, por la mañana. Por más que intentase frenarlos, ayer se me caían sin querer los lagrimones cuando me despedí de ella: Sin querer, porque me daba vergüenza: me sentía intrusa entre una familia que ya no es la mía.

La vi en paz, su cara bondadosa y dulce, y sobre el pecho la foto del día más feliz de su vida - su boda. Una instantánea que congeló su belleza y la luz de la ilusión que desde sus ojos llenaba su cara. Esos mismos ojos que ahora lloran lagrimones de profunda pena en la carita de mi nini.

10 comentarios:

Violette dijo...

Em sap greu... Espero que la teva nini i tu estigueu bé.

La RaTeta Miquey dijo...

Un petonet molt gros

fra miquel dijo...

Una abraçada, Xurri

El veí de dalt dijo...

Vaja..., doncs plorar sempre va bé. Ànims!

el paseante dijo...

A Candi le diste la nini, que tiene sus ojos. Alguna vez, cuando te pelees con tu hija o te rías con ella, verás a Candi en su mirada, en una mueca de sus labios. Siento que se haya ido, Xurri. Aunque no lo haya hecho del todo. Creo que me hubiera gustado esa mujer discreta. Una abraçada.

Rita dijo...

Persones així no acaben de marxar mai, perquè sempre es porten al cor, Xurri. I si la teva Nini té els seus ulls encara menys.
Una abraçada.

Arare dijo...

vaja... no havia llegit aquest post, ho sento.
Una abraçada, Xurri.

Xurri dijo...

Si, Violette, moltes gràcies, guapa.Un altre per a tu, rateta. I abraçada, frare. Gràcies pels ànims, Veí, ara ja han passat les dies i és millor.
Te habría gustado seguro, paseante. Era buena, como mi nini. Tens raó, Rita, els bons sentiments sempre es queden amb nosaltres, jo la recordo molt. Gràcies per la abraçada.
I gràcies a tu també, reina mora.

Hans dijo...

Muchos besos, niña. La familia de las personas queridas es ajena a las personas queridas. Y ya.

Ángel dijo...

Pues buenas tardes, para empezar. No nos conocemos, pero he llegado hasta aquí tras hacer escala en Vladivostok. Me ha parecido bonito, sincero y sentido, de verdad. Todo esto es muy personal, ajeno a mí y, por lo tanto, siento que me entrometo. Sin embargo, no me resisto a comentar que lo que cuentas de ella y escribes de ti, dice mucho de las dos.