viernes, enero 15, 2010

Pobreza espiritual

Reflexionaba hace un rato sobre las desafortunadas declaraciones en la SER del flamante obispo de Sanse, sobre la gravedad de la pobreza espiritual que padecemos, más digna de compasión, según él, que los muertos de Haití. Y es que para este señor, los muertos de Haití son almas simples, de esas que pasan el infierno en la tierra y luego ya seguro que suben hacia el cielo con poco lastre. Siempre que haya habido presta una mano dispuesta a bautizarles para evitar que vaguen por el limbo, claro. No debe tener el hombre la percepción de que los pobres puedan pecar. Igual no pecan, qué se yo, bastante tienen con comer y con sobrevivir, será.

A mi estas cosas me suelen indignar. No la pobreza espiritual, que también cuando la observo en un pastor de almas, como a veces se les llama, sino el menosprecio por los números grandes.

Porque, desengañémonos, los europeos somos unos mezquinos y roñosos racistas, que medimos los muertos lejanos por miles sin inmutarnos, soltando tantas veces como podamos el adjetivo "dantesco", pero que cuando hablamos de Haití enfatizamos las pocas decenas de españoles que había en la isla, si se han ubicado ya, o si aún hay 10 que no aparecen. Y eso nos mueve más.

El obispo lo hace más bestia, y cuando le oímos decir lo que todos pensamos, nos escandalizamos, pero ni en avatar nos extraña que los muertitos azules se cuenten por veintenas mientras todo el pueblo se vuelca en una ceremonia para conseguir salvar la vida de la única victima americana (la doctora) - es que no hay heridos azules que puedan salvarse? es que nadie llora a los muertitos azules que quedan atrás?

Ay, nosé.

Recordaban hoy en la radio aquella cita de un señor subido a un monte: "Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos será el reino de los cielos". Pues igual se trata de eso.

De momento, mi compasión y su escasa utilidad se quedan en Haití.

8 comentarios:

Emily dijo...

Yo me acuerdo de la parábola de los sepulcros blanqueados. Se la podríamos aplicar al obispo, pero a veces me la podría aplicar a mí misma. No sé. Hay muertos, gente que sufre y como diría el cantante de La polla records, "se preocupan de un grano en su nariz" y a veces, hasta yo lo hago. Somos contradictorios...

Xurri dijo...

Exactamente emily, pero aunque todos lo somos en algún grado, este se ha pasao. No recordaba lo de los sepulcros blanqueados, y es muy acertado.

Josep B. dijo...

Dels bisbes, de la majoria dels bisbes millor no fer ni cas.

Poc abans de Nadal l'empresa on feia feina va engegar una campanya de recollida d'arròs per a no sé quin país, jo vaig dir que no comptessin amb mi, que ja n'hi havia prou d'activitats xeno-buenistes: Ai pobrets que no mengen, portem-los menjar i donem suport als corruptes que es queden la riquesa que els pertany

A Haití passa el mateix, ja no és el terratrèmol, abans ja estaven en la misèria. I sí, ara cal enviar ajut en forma d'aliments i medicaments, però també polícia que detingui els lladres que s'han estat quedant amb la riquesa del país, i no parlo dels pobres desgraciats que assalten una botiga, parlo dels que s'han quedat els ajuts internacionals, els que cobren les ONG perquè no els "assaltin", els que s'han aprofitat d'Haití tot aquest temps. També és possible que no calgui cercar-los allà i que aquí en tinguem uns quants.

Arare dijo...

Com diu Josep B. "aquí en tenim uns quants"!!!!


Benaventurats, benaventurats (els pobres d'esperit, vull dir)

Jordi Gil dijo...

En cuanto a lo del señor obispo, creo que no acaba su frase intencionadamente. Los españoles sufren de pobreza espiritual católica, romana y apostólica, ya que estan hartos de tomaduras de pelo, pero tienen una gran riqueza en otras espiritualidades que a él no le gustan. Vamos que barre pa' casa

el paseante dijo...

Pues un telepredicador norteamericano (Pat Robinson, si no recuerdo mal) ha manifestado que los haitianos se lo tienen merecido por haber logrado su independencia en el siglo XIX a través de un pacto con el diablo. Tal cual lo ha contado. Y se ha quedado tan ancho.

Por otra parte, una de las primeras cosas que te enseñan en Periodismo es que un accidente ferroviario en Catalunya es noticia si hay heridos. Si sucede en Italia debe haber al menos cinco muertos para que le dediquen un espacio en los medios. Y si el tren descarrilla en Indonesia las víctimas deben ser decenas y, encima, devoradas por lobos. Tal cual me lo enseñaron. Y se quedaron tan anchos.

zel dijo...

No mereix cap comentari...és un bon tros d'animal...

Xurri dijo...

Josep, tens molta molta raó. M'agrada aquest concepte de xeno-buenista. I aquí en tenim un bon munt - no era fa poc que deien que la majoria de les fortunes dels burgesos catalans "de tota la vida" procedien del tràfic d'esclaus?

Benaventurats, arare, benaventurats.

Jordi, me has hecho recordar un aforismo de Machado "El español bosteza. ¿Será hambre? ¿Será hastío? - Doctor, ¿tendrá el estómago vacío? - El vacío es más bien en la cabeza". No se yo si somos muy ricos de espíritu, los que sí que se es que eso no se debe a que frecuentemos poco los discursos trasnochados y anacrónicos de los señores de la iglesia.

Se ha quedao agusto el predicador, eh! Siempre hay un peor, como los que alegaban que darles preservativos a los africanos era absurdo, que los iban a romper con esas uñarras que se gastan... Paseante, lo noticiable es aquello del hombre que muerde al perro, y no el perro que muerde al hombre, verdad?

Es peor que el bruto mecánico del doctor infierno... (esto es de mazinger zeta, verdad???)