sábado, octubre 30, 2010

Ecuación en verde y rosa

Recuerdo vagamente los problemas de derivadas e integrales, los vectores, las matrices. Cosas abstractas que me encantaban, me daban una sensación de orden y encaje mental, adivinanzas que me entretenían durante largos ratos tratando de encontrar el camino correcto hacia una solución única y unívoca de números redondos, no siempre racionales. Me gustaban las mates, tanto como no me gustaba la física (aunque sí el físico del profe), con sus resultados inciertos y llenos de decimales absurdos, feos, carentes de elegancia.

Me parecía hermoso desear que la naturaleza estuviera organizada de modo tal que pudiese ser explicada con fórmulas elegantes y simples, intrigantes en su planteamiento, originales en su resolución, obvias una vez concluidas. Vaya, lo que había encandilado a muchos filósofos a lo largo de la historia: la verdad y su precisa elegancia, el rollo del número áureo, conceptos puros de simplicidad extrema aunque no evidente, vínculos entre los conceptos de exactitud, determinación y belleza. Imagen y color, ya puestos.

No siempre estoy convencida de si la vida sigue unas normas más o menos constantes, a veces me parece que sí, a veces me parece que no, a veces simplemente me da igual. En mi rutina diaria predictible y gris se intercalan periodos atípicos e inesperados, que de entrada no acierto a explicarme, pero que con el tiempo se desvelan como hechos simples explicables con fórmulas sencillas, más viejas que el ir a pie. Imágenes de colores, ya puestos.

Esta mañana me he despertado pronto, como de costumbre cuando no toca, precisamente porque no toca. En un rato de no hacer nada he dejado vagar imágenes de colores, sensaciones de días atrás, con la ilusión (tal vez vana) de intentar pintar, de plantear una ecuación que refleje, de lo que pasa estos días, sólo las cosas lindas. Que las feas pesan y duelen, están ahí, ahí deben estar, pero ya no quiero que crezcan más, quiero que se las lleve el viento, el tiempo, la memoria.

No sé si seré capaz, hace mucho tiempo que no consigo hacer nada con mis manos, pero intentaré esta ecuación equilibrada y sencilla, verde y rosa sobre un blanco onírico y atemporal. Ya os contaré qué sale, si es que soy capaz de intentarlo.

9 comentarios:

Emily dijo...

M'alegra molt aquesta reflexió que has fet. Pinta i escriu. Esperarem :)

El veí de dalt dijo...

Clar que sí! A pintar...!
Jo les mates les avorria cordialment; però he d'escollir....fer la sina i cosina era el més excitant... Ah? Això no són mates. Poz igual!

Arare dijo...

pinta, pinta... per cert, ja vaig veure els teus alter egos (no, no els coneixia, gràcies per enviar-me'n l'adreça, reina mora)

un petonet!

el paseante dijo...

A ver, si nuestra sociedad está preparada para que un asesino en serie salga algún día de la cárcel, para perdonar a terroristas, incluso a pederastas, me pregunto ¿por qué no podemos perdonarle a alguien que le gusten las mates? Unos años de trullo, y luego te reinsertas en la sociedad.

Y dicha mi tontería habitual, espero que hayas pintado en tonos verdes, rosas, blancos y oníricos.

Ulmaria dijo...

El tiempo acompaña. Yo me voy a ver el mar en tonos grises. Ma.

Hans dijo...

Comprendo tu aprecio por las matemáticas, así explicado. Así, hasta a mí. El problema es que su debida administración exige unas dotes intelectuales de las que, me temo, carezco. O a lo mejor no, pero creo que el ámbito en que vivo mejor es otro.
Me gusta la reflexión más general, pues me es muy próxima. Ya ves, me dedico a hacer canciones entre qué y qué no, y, a no mucho tardar, podrás escuchar 'Mil tonos del gris'. Recuerdo que te gustó el título cuando sólo era eso, y estamos grabándola. Besos, niña.

fra miquel dijo...

Val la pena intentar-ho. Surti el que surti et servirà. Si més no mentre ho fas.
Un dia, un bon amic va començar a pintar unes petúnies:

http://playadepatos.blogspot.com/2009/08/regalo.html

I durant molts anys les anava retocant. Anaven canviant segons l'humor amb que les abordava, suposo.
El cavallet amb les petúnies sempre tenia un racó allà on anés a viure. Ara estan inacabades, potser no són una gran obra d'art, però a mi m'encanten.

Que tinguis sort amb el verd i el rosa :o)
Petó

MK dijo...

Allá por el Cretácico Superior un profesor de Bellas Artes me dijo que la vida debería pintarse con la infinidad de tonalidades del gris.Era un hombre con una sólida formación en dibujo y adoraba las "grisallas" los escorzos y las sombras. Y yo ,de naturaleza festiva , caótica y colorista decidí que no servía para esto del arte con mayúsculas después de pasar el filtro de exàmenes fallidos .Mis paisajes azules , tierras ,naranjas, ocres y amarillos quemados por el sol no eran lo suficientemente abstractos , ni lo suficientemente figurativos , ni lo suficientemente grises.
He tardado un montón de años en pasar de todo.No seré ya una joven promesa de la pintura catalana ni he hecho ningún esfuerzo para ser una vieja gloria.Pero pinto cuando me apetece y como me apetece .No me gano la vida con ello pero sigo teniendo la ilusión de hacerlo.. porque yo de pequeñita odiaba las matemáticas que no entendía nunca y que tampoco me entendian a mí y soñaba con ser pintora hippy.
Lo único que puedo aconsejarte es que mientras no te dañe a tí ni a nadie ,no te cortes nunca en hacer algo que te apetezca
¿Y qué daño puede hacer pintar retazo de vida en un luminoso rosa y un esperanzador verde ?
En cambio puedes conseguir añadir algo hermoso a este mundo..demasiado gris ,demasiado en escorzo , demasiado en sombras...besos guapa!

Xurri dijo...

Gràcies Emily, et dec un text, el faré!

Veí, perquè serà que no em sorprén qué és el que recordes de les mates....?

Gràcies per llegir-los reina mora, jo et segueixo llegint puntualment, tot i que no comenti... :( perdona la descortesia. Un petó!!

Paseante, siempre me haces sonreir, de un modo u otro. Me traerás bocatas con una lima escondida en la tortilla?

Si, ma, el tiempo acompaña y por eso me he puesto. Ya lo verás. Qué bonito siempre el mar....

Son hermosas, Hans, las mates aparentan ser perfectas, en un mundo tan caótico. Aparentan la verdad. Me gustará escuchar mil tonos del gris, me sigue gustando el título. Besos siempre.

Ho intento frare, gràcies per les petúnies i pel desig.

MK, eres maravillosa, ya te lo había dicho? Tienes una energía vital que se desborda hasta de un comentario en blogger... es verdad, hay que meter color a este mundo tan gris, como sea. Besos!!